PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Virales

“Le matamos cuando intentaba dispararnos, y este vídeo lo demuestra”

H

 

La policía de North Little Rock publica imágenes del forcejeo en el que murió un adolecente de 17 años. La familia no cree la versión policial

Alejandro Rodríguez

12 Enero 2018 20:15

No hay una cifra exacta de cuántas armas de fuego hay en manos de civiles en EEUU, pero se estima que son unas nueve por cada diez ciudadanos. Cada vez menos gente guarda armas en sus casas, pero los que sí las guardan acumulan cada vez más. Ese arsenal andante se traduce en más de 33.000 muertos al año por armas de fuego. Cada día, 309 personas reciben disparos en EEUU. 93 de ellas mueren.

A esa cifra hay que sumar las muertes provocadas por disparos de la policía. Bajas que en demasiados casos aparecen envueltas en dudas sobre si el agente usó su arma de manera legítima o disparó cuando no debía disparar.

En el caso de la muerte de Charles Smith, la familia sostiene que hay algo más que dudas. No creen la versión que les da la policía y ven indicios de discriminación racial. Por eso la policía de North Little Rock ha publicado la grabación de la cámara corporal de uno de los agentes que intervino en la detención de Smith y sus amigos. Los momentos a cámara lenta y los círculos rojos fueron añadidos por la propia policía.

En el vídeo podemos ver cómo se está produciendo la detención pacífica de dos de los jóvenes cuando, de repente, Smith entra en el plano como huyendo de algo. Un agente se abalanza sobre él y le tira al suelo. El joven empuña una pistola.

Tras un forcejeo de varios segundos, los agentes disparan desde muy cerca al joven, que parece estar a punto de usar su arma. Según la policía, Smith llegó a realizar un disparo, sin alcanzar a nadie.

La policía se ha visto forzada a hacer público el vídeo de lo sucedido después de varios ataques por parte de la prensa, instigados por la familia del joven fallecido, en los que se decía que la víctima no iba armada ni intentó herirles de modo alguno. En el vídeo se puede ver claramente lo realmente ocurrido.

La situación comenzó como un control rutinario de velocidad. Los agentes pudieron apreciar desde el primer momento el nerviosismo del conductor. Tras un examen exhaustivo del vehículo, encontraron una bolsa con marihuana y varias armas robadas, según versión de la policía. Entonces procedieron a la detención. Lo que pasó después lo acabas de ver en el vídeo.

"A pesar de que ningún agente quiere verse envuelto en este tipo de situaciones", declaró Davis, "a estos policías no les quedó más remedio que defenderse y devolver los disparos".

share