PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Virales

El dramático momento en el que una anciana discapacitada cae con su silla de ruedas por una escalera mecánica

H

 

Bernice Kekona murió el pasado mes de junio debido a las lesiones provocadas por el accidente. Nadie la acompañaba en aquel momento

Berta Arpon

12 Enero 2018 16:50

74 años, incapacitada. Bernice Kekona se desplazaba por el aeropuerto internacional de Portland cuando sucedió el accidente. Se desplazaba sola, sin ayuda de nadie, en su silla de ruedas. A pesar de la rápida reacción de los dos viajeros que tratan de socorrerla, Bekova murió el pasado mes de junio debido a las lesiones provocadas tras caerse por esas escaleras mecánicas.

Tras el accidente, la familia demandó a la compañía aérea, Alaska Airlines. Ellos han probado que contrataron a una persona para que la anciana viajara segura, pero la compañía no cumplió con lo debido y no prestó dicho servicio.

La anciana, al encontrarse sola en el aeropuerto, fue de lado a lado preguntando cómo llegar a su destino. La información que recibió fue tan confusa información que Bernice acabó tomando el camino equivocado. No encontraba el ascensor que buscaba, así que se aventuró por las escaleras mecánicas.

Bernice sufrió un fortísimo traumatismo en la cabeza y en el pecho. Además, sufrió un gran corte en el tendón de Aquiles y varios cortes en su cara. Después de unos meses de dolores, los médicos se vieron en la necesidad de amputar la pierna de Bernice ya que se había producido una fuerte infección. La operación fue bien, pero durante el postoperatorio llegaron las complicaciones. Su presión arterial empezó a caer y la mujer terminó falleciendo.

Entre los gastos médicos y los de la defunción, la familia tiene ahora que afrontar una factura de unos 300.000 dólares. Nada de esto hubiera pasado si alguien hubiera acompañado a la señora Kekona aquel día, tal y como había solicitado su familia.

Con su muerte queda una pregunta en el aire. Lo de olvidarse de asignarle un asistente de tierra a Bernice, ¿fue un “despiste” de la compañía o una decisión consciente para ahorrarse unos dólares en costes?

Sí, las decisiones empresariales a veces matan personas.

share