PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Así es como las redes sociales están transformando el oficio del periodista Social Elephants

Social Elephants

Así es como las redes sociales están transformando el oficio del periodista

H

 

¿Es peor el periodismo que se hace en Internet?

Antonio J. Rodríguez

24 Noviembre 2014 05:00

Hace unos meses se filtró el informe de estrategia digital del New York Times. Algunas de las ideas allí plasmadas presagiaban tiempos duros para la cabecera centenaria, pero también para los medios de todo el mundo. Por ejemplo, resulta que entre 2011 y 2013 el tráfico directo a la página se había hundido en un… ¡50 por ciento!

El dato confirmaba una intuición que en los últimos años venía mascándose. Como resumió Quartz en su momento: "El tráfico a la home está en retroceso en la mayoría de sitios de noticias". ¿La razón? "Los lectores se han acostumbrado a encontrar enlaces a noticias en redes sociales, en el correo electrónico y a través de otros canales". Digamos que si en el pasado el lector tenía que acercarse al quiosco para conseguir las noticias, ahora son los medios los que se introducen en nuestras conversación a través de las redes sociales. Ya se sabe, si Mahoma no va a la montaña… 

Ahora bien, ¿qué está pasando en España? De la mano de Social Elephants nos hemos fijado en algunas cuantas cabeceras que consideramos relevantes por diversos motivos. Tomando datos de las páginas de Facebook en el último medio año (del 20 de mayo al 20 de noviembre), en el estudio que sigue se encuentran diarios tradicionales como El Mundo y El País, medios generalistas exclusivamente digitales (El Confidencial, El Huffington Post y El Diario), revistas populares (Yorokobu y Jot Down) y medios de ficción (El Mundo Today). Por supuesto, nosotros también nos prestamos a la auditoría.

A continuación os contamos algunas de las conclusiones más interesantes que leímos. Veamos.

1. La ficción es la manera preferida de entender la realidad

El siguiente gráfico muestra la distribución del engagement entre las comunidades de Facebook de los medios analizados. Para medir este dato se emplea la siguiente fórmula: número de interacciones entre el número de posts publicados entre el número de fans, multiplicado por mil. ¿Qué significa esto? El engagement viene a explicar la implicación de la comunidad con la información que la cabecera postea en sus redes. Lo que leemos en el gráfico no deja lugar a dudas: con un 48% de engagement sobre el total para El Mundo Today, está claro que preferimos entender la realidad a través de la ficción. Mejor aún si puede ser a través de la sátira.

Porque, no nos engañemos, posts como éste hablan estupendamente sobre la decadencia de Occidente de la que tanta gente opina, pero al menos no aburren…

2. Las buenas noticias son buenas noticias

Uno de los lemas clásicos de la prensa afirma que “las malas noticias son buenas noticias (para los periódicos)”. El proverbio se refiere a que nada invita más a comprar un periódico que las guerras, los conflictos y las catástrofes. Pero eso fue hasta que llegó Facebook y nos obligó a pensar en positivo con su botón de “Like”. Fijémonos si no el gráfico de likes recibidos por todas estas cabeceras en los últimos meses:


La tabla muestra tres picos destacados. El tercero tiene lugar el 13 de octubre y pertenece a El País. Ese día publicaron la noticia que sigue:

El segundo pico se corresponde con el 27 de mayo y pertenece al Huffington Post. Su noticia que más gustó fue esta:

Ya en primer lugar, con más de 163.000 likes, se encuentra el desenlace de una de las historias del año, con fecha del 19 de octubre:

3. ¿Están los medios “serios” pasándose al entretenimiento?

El gráfico que hay a continuación muestra los posts compartidos de las cabeceras dedicadas a la información dura, es decir, El País, El Mundo, El Huffington Post, El Diario y El Confidencial.

El día que se recibieron más compartidos se corresponde con el día que más likes hubo, es decir, el desenlace de Teresa Romero. Nuevamente, la primera posición vuelve a ser para El País. Seguidamente, y con fecha de 10 de octubre, el segundo pico pertenece al día en que el Huffington Post publicó una denuncia de manipulación informativa en RTVE:

En tercer lugar se encuentra un pico de El Mundo correspondiente al 18 de junio. Ese día hablaban de los chistes que Twitter hacía acerca del paso de España por el Mundial:

Igualmente destacada es la presencia de El País el 30 de septiembre. ¿La exclusiva que daban? Esta… 

Memes y pueblos bonitos, manipulación informativa y ébola… Quien temiese que los medios estaban convirtiéndose en un contenedor de fotos de gatos puede respirar aliviado. Eso sí: parece claro que en la batalla por la audiencia, la carta de la distensión es imprescindible para ganar. Antes que a un periódico, los medios online en la actualidad se parecen más a canales de televisión, por los cuales circulan noticias, pero también información blanda y programas de entretenimiento.

4. ¿Quién se ha comido el queso de Twitter? (¡Cebrián!)

Deudas inasumibles, gazapos editoriales, credibilidad bajo cero… Bromear sobre la decadencia de El País y su futuro incierto se ha convertido ya en un deporte nacional. No obstante, parece que el camino para destronar a la cabecera de Cebrián es muy largo aún. O al menos eso es lo que se deduce leyendo este gráfico sobre el reparto de seguidores en Twitter. Aquí vemos que los viejos medios en papel ganan de largo a los digitales, y que, curiosamente, El Mundo Today tiene más followers que El Diario, El Huffington y El Confidencial. LOL.

5. Facebook suena así 

Uno de los conceptos más recurridos en publicidad es el share of voice, con el cual se alude a la presencia de una firma en un canal determinado. En resumidas cuentas, el share of voice expresa el grado de notoriedad de la marca. Para obtener este dato hay que dividir las interacciones de una cabecera entre el número de interacciones totales. A diferencia de lo que veíamos en el punto anterior, las distancias entre medios tradicionales y nuevos medios son mucho más estrechas.

¿Podremos entonces pensar en un "Podemos" para el periodismo, un actor nuevo que amenace a las viejas instituciones con el lenguaje y la sensibilidad de los nuevos tiempos? Quién sabe… Mientras tanto, la guerra por la información en Internet continúa reñida.

share