PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Así es como Podemos arrasa en las redes sociales Social Elephants

Social Elephants

Así es como Podemos arrasa en las redes sociales

H

 

Tuiteros nivel dios

Antonio J. Rodríguez

03 Noviembre 2014 06:00

Cuando Évole le preguntó si anhelaba la destrucción del capitalismo, él contestó algo así como que antes había que arreglar otras cosas, y cuando en otra ocasión le preguntó por qué había omitido Venezuela de su ruta latinoamericana, Iglesias no titubeó al decir que un viaje de esas características sería perjudicial para su imagen. Formado en la izquierda más académica, es ese pragmatismo de navaja suiza el que ha convertido a su formación en un rodillo electoral. La última gran noticia para los suyos venía ayer de la mano de El País, donde el sondeo de Metroscopia situaba a Podemos como la formación más votada, por encima de PSOE y PP.

Aunque ni unos ni otros dirán que Podemos es el espejo del 15-M, todo apunta a que la victoria de Iglesias vendría a ser el delta al cual desembocaría el proceso que empezó en Puerta del Sol: la mayoría de los que entonces decían “no nos representan”, ahora sólo pueden asentir ante las propuestas del partido. Muchos incluso lo hacen con la sospecha de que Podemos pueda repetir la experiencia del PSOE en 1982, o sea, poco más que un fraude incapaz de congeniar los programas electorales con el gobierno real. Con todo, parte de su éxito puede explicarse por un sentimiento de deber generalizado: lo que se empieza, hay que terminarlo, y la manera más fácil de acabar con ese “no nos representan” ahora se llama Podemos.

Que su habilidad comunicativa ha sido capital para explicar este ascenso ya es un lugar común. Pero, ¿hasta qué punto son tan buenos en materia de comunicación? De la mano de Social Elephants nos asomamos a algunos hitos de su evolución en redes sociales para ver su posición en el tablero de juego. He aquí tres lecciones aprendidas:

1. Iglesias VS Podemos, ¿un partido personalista?

Suele decirse que el gran vicio y la gran virtud de Podemos es el carácter personalista del partido. Sin embargo, la evolución de las páginas en Facebook de Podemos e Iglesias dice otra cosa. Tomando datos desde el 1 de enero, esencialmente son dos los puntos de inflexión que se observan. El primero de ellos es el 17 de enero, momento en el cual Podemos se presenta oficialmente en Madrid. En ese momento, Iglesias suma 14.000 seguidores, Podemos 1 (la página de Facebook acaba de crearse) y Rajoy 95.000.

A partir de entonces, la cosa empieza a crecer.

Por supuesto, el siguiente punto de inflexión vendrá de la mano de las elecciones europeas del 24 de mayo. En aquel momento Rajoy sigue sumando más seguidores que Iglesias (más del doble, de hecho), pero Podemos ya lo ha rebasado:

No obstante, en los próximos días la fiebre se desata: para el 5 de junio, Rajoy tiene 107.000 seguidores, Iglesias 152.000 y Podemos…  505.000. En adelante, el partido crece de manera salvaje, muy por encima de su líder. La tendencia continúa hoy:

2. Rajoy VS Iglesias, el debate en Twitter

¿A quién sigue más Twitter? ¿Al actual presidente, o a su principal rival? Según datos de la última semana de octubre, la diferencia no es, aparentemente, muy acentuada: del total de followers que suman los dos, Iglesias posee un 54,2% y Rajoy un 45,8%.


Mención aparte merece el ratio implicación de las respectivas comunidades. Comprendido a partir de una fórmula que divide el número de interacciones entre número de tuits y  el número de followers, Iglesias se apropia del 71’8% de engagement total, mientras Rajoy se queda con el 28,2%.

La ventaja de Iglesias sobre Rajoy se dispara si hablamos de FAVS: del total de favoritos recibidos por ambos, Iglesias tiene el 90,2%, mientras Rajoy apenas se queda con el 9,2%.

La conclusión primera de estos datos salta a la vista: si fuera por Twitter, Iglesias barrería brutalmente a Rajoy. Sin embargo, la ventaja que metroscopia le da es mucho mayor. La política, así pues, se sigue jugando en espacios más tradicionales que Internet.

3. La clave del éxito NO es la indignación

Ignacio Urquizu se quejaba recientemente en eldiario de que “los dirigentes de Podemos, en lugar de hacer un mensaje positivo (…) se recrean en este estado de ánimo, añadiendo más leña a la indignación. Su discurso es pesimista y catastrofista”. Al menos en lo que respecta a las redes sociales, la conclusión no podría ser más desacertada. Basta pasearse por los posts más celebrados en los respectivos muros de Iglesias y Podemos para advertir que los mensajes que mejor funcionan no son la crispación, sino la esperanza.

Un ejemplo, el día que más likes recibió la fanpage de Pablo Iglesias fue el 31 de mayo.

¿El motivo? Este post:


Algo similar sucede en la fanpage de Podemos, donde, evidentemente, el éxtasis llega con el anuncio de los resultados de las europeas:

Esta vez, el entusiasmo derivaba de una declaración de intenciones, y de una foto de equipo en la que, por cierto, la pluralidad de perfiles manda:


Otros ejemplos sobre cómo el entusiasmo prevalece sobre la crispación son este meme de… ¡Gandhi!:


O esta viñeta de Mafalda:


O este ejercicio de auto(¿meta?)promoción:


Definitivamente, Podemos se ha convertido en esa institución que puede emocionar con algo tan poco empático como una estadística. Más aún, desde el sondeo de ayer. Meritorio, ¿no?


share