PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo 5 cosas que demuestran que te has hecho mayor Skoda

Skoda

5 cosas que demuestran que te has hecho mayor

H

 

Que no cunda el pánico, también te demostraremos que aun así puedes seguir sintiéndote como unx niñx de la mano de Skoda Fabia

Nadia Elgabu

28 Marzo 2018 13:41

Siempre llega un punto en la vida en el que te miras al espejo y piensas “menuda cara de adulto que gasto”. Y para corroborar esta tesis, aquí te traemos 5 “primeras veces” que te lo van a demostrar (y si no te sientes identificadx con ellas, tranqui que ya te llegará.)

1. La primera vez que te das cuenta de lo imbécil que eras de adolescente

Esa amarga y repentina comprensión hacia tus padres al recordar alguna discusión de cuando tenías 15 años o el hecho de haber montado un drama porque querían llevarte a Roma (o a cualquier otro destino vacacional).

2. La primera vez que dices “una y me voy”, te tomas una y te vas

Y encima tus amigos no insisten en que te quedes porque comprenden tu cansancio (o porque directamente ellos tampoco aguantan más de un cocktail).

3. La primera vez que lees que Macaulay Culkin tiene casi 40 tacos

Sí, sí, el niño de Solo en Casa tiene casi CUA-REN-T-A.

4. La primera vez que te salen pelos en sitios donde nunca creíste posible

Y no nos estamos refiriendo a pelos en el pezón o en la espalda. Queremos decir un pelo blanco de 10 centímetros en el antebrazo.

5. La primera vez que te compras un coche

Y lo tratas como si fuera tu bebé. La primera vez que tienes un coche para ti solx en el que puedes hacer lo que te de la santa gana. Como por ejemplo, en un Skoda Fabia.

-

Porque en realidad ser joven depende de uno mismo, ya que significa vivir la vida con una actitud desenfadada, tomándonos las pequeñas cosas como un juego.

El Skoda Fabia está pensado justamente para eso, para jugar y divertirse tanto dentro del coche como fuera de él. Un Skoda en el que puedes hacer lo que quieras, comer si te da la gana o ensuciarlo si así lo deseas, en el que tú decides qué música poner, a donde ir y si usar la parte de delante o la de atrás. Porque no vas a poder volver a ser un niño (de hecho, quién quiere volver a serlo), pero puedes disfrutar como si lo fueras.

Si te has sentido identificadx con alguna de nuestras primeras veces, pásate por las RRSS de Skoda y déjate caer por su web.

share