PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo 10 lecciones de economía que aprendimos de Pablo Escobar Netflix

Netflix

10 lecciones de economía que aprendimos de Pablo Escobar

H

 

Hay tres maneras de hacer las cosas. Bien, mal, y como el protagonista de Narcos, que convirtió una planta en el mejor negocio del siglo

I.P.

05 Septiembre 2016 18:22

Pablo Escobar no fue un hombre rico. Fue mucho más que eso: un hombre pobre con dinero. La suya es una atractiva contradicción andante entre Robin Hood e hijo del libre mercado; alguien que le declaró la guerra al mismo sistema que hizo posible su ascensión. Su cartel convirtió el alcaloide de una humilde planta sudamericana en el mejor negocio del siglo. En el camino dejó algunas lecciones de economía.



1. Practica el monopsonio

En el monopsonio, un único comprador monopoliza un mercado. Al hacerlo, determina el precio que pagará por la mercancía. Como el cartel con los cultivos de hoja de coca. La destrucción de laboratorios nunca encarecía el precio de la materia prima.



2. Anticipa nichos de mercado

En 1975, Colombia ya había metido 4.000 kilos de cocaína en EE.UU. Solo era el comienzo. El gran logro de Escobar fue saber olfatear la demanda de millones de estadounidenses en Miami o Nueva York deseosos de noches interminables a ritmo de música disco. 



3. Aprovecha las ventajas que da el rival

Por rival del cartel de Medellín podemos entender los controles de droga férreos en los aeropuertos estadounidenses, y estos no llegaron hasta los 80, cuando ya habían aterrizado allí toneladas de polvo escondidas en simples forros de maletas.



4. D.I.Y.

Do It Yourself. El socio de Escobar Carlos Lehder se hizo en 1979 con el control de Cayo Norman, una islita de las Bahamas en la que aviones con coca colombiana aterrizaban a plena luz del día. De ahí a Florida en aviones indetectables por los radares gringos ya no quedaba nada. Háztelo tú mismo.



5. Sé creativo. Usa la ciencia

Nadie se lo enseñó en el colegio, pero los narcos de Escobar sabían que la coca es muy soluble. Se puede diluir en la pulpa de una fruta, en cacao, en vino o en pescado deshidratado y después volver a extraer mediante sustancias químicas. Extra: el mismo procedimiento fue aplicado en pantalones vaqueros, los famosos jeans nevados de Medellín.



6. Haz pagar al consumidor el costo de transacción

Esto es, el transporte y riesgo que comporta acarrear un producto ilegal. El kilo que en Colombia cuesta hoy 2.000 dólares, vale en las calles de Estados Unidos más de 100.000. Pablo Escobar también lo sabía.



7. Goza de comercializar un producto con una demanda inelástica

El vicio es el vicio. A quien se entrega a él, le importa relativamente poco el precio que paga. Los economistas lo llaman demanda inelástica. Como pasa con el tabaco, el precio de la coca puede aumentar que su demanda apenas baja.



8. Trabaja tu responsabilidad social corporativa

Campos de fútbol, iglesias, escolarización de niños o barrios enteros como el "Medellín Sin Tugurios" que llevaba su propio nombre. Escobar lo hizo posible. Es cierto que por el mismo precio legimitaba la imagen del cartel, pero no menos cierto es que los políticos no se habían preocupado por los humildes de Medellín.



9. Sé inteligente con(tra) la competencia

Cuando había narices gringas de sobra con ganas de fiesta, Escobar se las repartió con el cartel de Cali. Para Medellín quedaba Miami y para los de Rodríguez Orejuela, Nueva York. El de la droga no tiene por qué ser un sector de suma cero.



10. Keep it cool en los momentos feos

Aunque haya nubarrones sobre tus negocios, siempre hay un momento para cuidar a la gente que quieres. Pero cuidado, una llamada de teléfono puede ser el fin...


Ahora que ya sabes todo esto, puedes elegir apuntarte a Administración y Dirección de Empresas o ver Narcos. Ya tienes todos los episodios disponibles en Netflix.



share