PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo ¿Por qué todo el mundo está flipando con Stranger Things? Netflix

Netflix

¿Por qué todo el mundo está flipando con Stranger Things?

H

 

La serie de Netflix que nos trae de vuelta a los 80... aunque no los viviéramos

01 Agosto 2016 13:43

Stranger Things es el Pokémon Go de las series. Todo el que lo ha visto dice que es la sensación del momento y que ha conseguido que los días de Netflix & Chill veraniegos sean mucho más apetecibles.

Pero ¿cuál es su secreto?

I

Una infancia que vivimos… aunque no estuviéramos ahí

Dragones y Mazmorras, la música de The Clash, la estética del mejor Spielberg, la trama a lo Stephen King, los detalles de Akira, los personajes de Los Goonies, la ambientación de Twin Peaks… tal y como todos afirman, Stranger Things es un perfecto homenaje a los años ochenta.

De este modo, la audiencia que pasó su infancia viviendo lo mismo que los protagonistas de las series tiene una gran excusa para verla. Las referencias son constantes y la estética clava a la perfección una época de la que no hemos terminado de despegarnos.

Pero da igual que hace veinte años fueses tan pequeño como para no recordar nada de los ochenta. La melancolía que provoca Stranger Things te retrae a una época que no viviste, pero que recuerdas perfectamente.

Todos hemos crecido con el cine ochentero, ya fuera en la sala, en VHS o en DVD. Y Stranger Things es la batidora perfecta para llevarnos de nuevo a todos aquellos momentos que creíamos olvidados.

"Stranger Things puede ser muchas cosas: King, Spielberg, los 80's, incluso yo mismo. Pero lo que es, por encima de todo, ¡es buena!".

Guillermo Del Toro ha dejado claro lo que representa Stranger Things. No inventa nada nuevo, solo mezcla todos los ingredientes en un cóctel cargado pero apetecible. En un momento en el que el cine intenta reinventar las franquicias con fracasos como Cazafantasmas, llegan los Hermanos Duffer y demuestran la manera correcta de jugar con nuestra infancia.

D&D

II

Un elenco digno de un blockbuster

El primer nombre que aparece en los créditos iniciales de Stranger Things es Winona Ryder. Sí, la misma que nos enamoró en Beetlejuice y Eduardo Manostijeras.

¿Hay alguien que nos retraiga más a esa época que Winona Ryder?

Con el tatuaje de Johnny Depp sustituido por un precioso “Wino Forever” y después de años desaparecida del mapa, Ryder vuelve con Netflix a través de una madre coraje. Demuestra así, de paso, que sus dotes para la interpretación no se basan únicamente en una estética emo-burtoniana.

Junto a ella se erige un magnífico sheriff encarnado por David Harbour, quien al principio parece que no pincha ni corta pero que acaba proclamándose como uno de los protagonistas absolutos. En Stranger Things aprovechan todos los clichés en torno a su figura, dejando claro que es él quien manda y que puede hacer mucho más que ir en contra de quienes se saltan la ley.

Y, aunque parece tener su destino tatuado en la frente desde el primer momento, acaba demostrando que todavía existe algo de originalidad en Hollywood.

Aun así, quienes realmente se llevan el mérito son los críos. Crear unos nuevos Goonies en pleno siglo XXI parecía un reto prácticamente imposible, pero después de ver la primera temporada es difícil no enamorarse de Mike, Eleven, Lucas y Dustin.

Habrá que seguirles la pista de cerca. Si consiguen sobrevivir al mito del "juguete roto", estos pequeñajos lo tienen todo para protagonizar futuras buddy movies.

Love these kids.

III

Una serie perfecta para el verano

A excepción de notables excepciones, en verano la gente se aburre. El tiempo libre florece de repente, no sabemos qué hacer con él y las series que seguimos ya han finalizado sus temporadas.

Así que, a falta de Juego de Tronos, buena es Stranger Things.

Y más buena es si solo cuenta con ocho capítulos de una hora. Vamos, que si no tienes nada que hacer, en lo que dura una jornada laboral puedes verla. Y si solo tienes un rato al día, en una semana la tienes lista.

Además, la trama de misterio envolvente y los cliffhangers tan bien utilizados hace que sea una de esas series que no puedes dejar de ver hasta que la terminas. De hecho, más que una serie se trata de una película seccionada.

Cada episodio se conforma como un capítulo de un libro tipo Pesadillas. Podemos pasarnos 2, 3 o hasta 4 horas observando algo que ni siquiera sabemos de qué trata. Pero, cuando cada elemento se une y el misterio comienza a desentrañarse, acaba enganchándonos como cuando éramos niños y flipábamos con las pelis de terror para mayores de 13 años.

Aun así, tal y como informan en IGN, la segunda temporada de la serie no será una continuación directa sino una secuela ambientada en el mismo contexto.

Crucemos los dedos para que no ocurra como con True Detective.

Tell us more about your beauty regimen.

Si todavía no conoces Stranger Things, ya puedes ver la serie en Netflix.

share