PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo 12 tips para no echar de menos la cama en vuelos de larga duración Iberia

Iberia

12 tips para no echar de menos la cama en vuelos de larga duración

H

 

De la mano de Iberia, te contamos cómo hacer que tu asiento sea mejor que una habitación de hotel

Cristina Tosca

28 Noviembre 2017 18:13

Viajar es cool. Integrarse con la gente de tu destino y vivir como un verdadero autóctono también. Lo que no está tan cool es ESO que pasa entre que cerrás la puerta de tu casa y llegas al centro de la ciudad que decidiste visitar.

Trayecto hasta el aeropuerto. Cordón de seguridad. Espera hasta el embarque. Eternas horas de vuelo. Pfff. Retiro de valijas. Otra vez trayecto aeropuerto-ciudad. H.O.R.R.O.R.

A todo esto, sumale la posibilidad del jet lag. TU-PER-DI-CIÓN. Ese síndrome que hará que los primeros días de tu viaje parezcas parte del casting de zombies de The Walking Dead. ¡Pero ojito, hay soluciones!

De la mano de Iberia, te traemos los mejores trucos para combatir estos tiempos muertos dentro del avión y hacer que la parte menos cool de tu viaje sea lo más top -y cómoda- posible:

(Presta MUCHA ATENCIÓN si dormir es una de tus actividades favoritas)

1.

Nunca asientos pares o impares… de las primeras filas

Mejor tirando al medio o al final. Evita las filas delanteras si tu objetivo principal es dormir. Las familias suelen tener asignados esos asientos.

2.

La lluvia y el bosque se llevan el podium

(Bueno, eso si sos de los que pueden dormir con los auriculares en ON)

Preparate una lista de música con ruido blanco. Está comprobado: FUNCIONA. Sonidos de gente en la calle, pasos… son capaces de anular los sonidos del avión. Ah! Y si sos fan de los videos de ASMR, un vuelo de larga duración es la mejor maratón que puedes hacer.

3.

Ostrich Pillow. Lo más top.

Agregala a tu lista de regalos navideños y convertite en la persona más feliz de la Tierra. Porque esta “almohada para cabeza y manos” no sólo te va a servir para cuando vayas a aeropuertos o quieras dormir en aviones, sino que también puede ser tu must para el trabajo. Ya estamos sintiendo la envidia de tus amigos y compañeros.

4.

Hacé ejercicio antes de tomar tu vuelo

Este es el consejito más básico de esta lista y te lo habrán dicho mil veces. Pero es tan efectivo, que no podíamos no ponerlo. Pero hacelo a conciencia. Hasta el punto de estar tan cansado que caigas rendido antes de siquiera despegar. Emm… eso sí, duchate antes de ir al aeropuerto. Los pasajeros y el personal de cabina lo agradecerán.

5.

Costuras no

Usa ropa cómoda o deportiva. Acá lo del deporte no importa. Hacé ejercicio o no lo hagas. Por suerte para vos, el Trap, el Rap y los looks de Eva Longoria con sus Juicy Couture siguen manteniendo esa ropa en la cima de la moda. Y además, las costuras no te molestarán mientras te revuelves durmiendo o te estiras en el asiento del avión.

6.

No tomes alcohol

Lo de emborracharse para dormir en el avión es un mito, sí. Y de los grandes. Si tomás mucho, la deshidratación hará que te despiertes rápido y no puedas seguir durmiendo. En lugar de eso, tomá algo caliente. Algunas infusiones y tés actúan como sedantes sobre el sistema nervioso.

7.

Llevate una manta. Será tu mejor amiga

¿Que no te gustan las bebidas calientes? No te preocupes. Pero este accesorio sí que es un básico. Tienes que asegurarte que vas a estar calentito. Y no lleves una de esas que parecen una hoja de papel. Tu mejor opción es una manta de calité porque, en caso de no usarla para taparte, siempre podrá ser la sustituta de la almohada o del almohadón para la espalda. No lo dudes, las mantas son para los pasajeros lo que una navaja suiza sería para Macgyver. LA GLORIA.

8.

Si sos de clásicos… los tapones de esponja nunca fallan

No sabemos si existen desde el s. XVIII antes de Cristo, pero sabemos que es el típico accesorio que te recomendaría tu abuelo. Evitarán que escuches al de al lado masticar o al de la fila ocho pidiéndose otro snack. Despedite del ruido y olvidate de ese oído de Superman que aflora en cuanto menos quieres.

9.

Y si sos de los que con un rayo de luz ya no pegan ojo, mejor esto

Simple, pero efectivo. Y también en uso desde tiempos inmemoriales.

10.

Lee ‘La historia interminable’

Su nombre lo dice todo. Y no es porque no sea una buena novela, sino porque seguro que en alguna de sus más de 500 páginas tus ojos caerán rendidos a la luz tenue del avión y vas a dormir como un bebé.

11.

Ponete zapatos cómodos

Si podés, evita los cordones. No sólo va a servir para pasar más rápido (y no provocar filas) por la seguridad del aeropuerto, sino que será la mejor decisión que hayas tomado cuando estés dormido en el avión, te levantes con ganas de ir al baño y tengas que hacer malabarismos entre tu asiento y el de delante para atarte los zapatos con elegancia.

12.

Dejate de accesorios, trucos u otros consejos y reserva un asiento en el Business de Iberia

Así de simple. Son más grandes. Son más acolchaditos. Y son más cómodos. Y hacen que te sientas como en una cama hasta que llegues a tu destino. Eso sí, decidí vos si en un asiento cómodo te va más lo de dormir o lo de ver una serie en tiempo récord. (Nosotros apostamos por lo segundo).

Mirá en la web y RRSS de Iberia y descubrí todas las comodidades de las que podés disponer volando con ellos.

share