PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Con solo 12 años, esta niña se ha convertido en la actriz revelación del verano Historias

Historias

Con solo 12 años, esta niña se ha convertido en la actriz revelación del verano

H

 

La nueva promesa de Hollywood se llama Millie Bobby Brown y ha enamorado a todo el mundo con su papel en Stranger Things

09 Agosto 2016 06:00

I

La niña del once tatuado

Cuando termina un capítulo de Stranger Things, el primer nombre en aparecer en los créditos es el de Winona Ryder.

Tiene sentido. Su aparición supone un comeback por la puerta grande de la que fuera uno de los grandes iconos de los noventa.

Sin embargo, todo el que ha visto la serie está de acuerdo: Winona Ryder no es la actriz clave de la serie. Este honor recae, sin duda, en Millie Bobby Brown. Tiene solo 12 años, pero su interpretación de Eleven ha sido la prueba definitiva de que le aguarda un enorme futuro por delante.


Detrás de la nueva promesa descubierta por Netflix hay una historia de suerte y superación que pocos actores de su edad han vivido.


Eleven es un personaje difícil de interpretar. Sin apenas mediar palabra, tiene que enternecernos, atemorizarnos y hasta hacernos llorar. Lo que no parece tarea nada fácil para alguien que apenas ha llegado a la preadolescencia.

Aun así, Bobby Brown consigue hacer todo eso y mucho más. Consigue eclipsar al resto del reparto y graba a fuego en nuestro cerebro un rostro que, hasta el día de hoy, pocos conocían.

Quizás los que sí sabían de ella fueran los seguidores de Intruders, Modern Family, Once Upon a Time o Anatomía de Grey. En todas estas series ya había demostrado ser una promesa de la actuación. Especialmente en la primera, de la que los críticos solo salvaron su sorprendente interpretación.

Pero, a pesar de su talento innato, no lo ha tenido fácil.


II

Una pequeña estrella circense

Nacida en Marbella de padres británicos, la infancia de Millie es digna de la de una joven aprendiz circense. Cuando tenía cuatro años, se trasladó con su familia a Inglaterra. Y cuatro años más tarde se fueron a Los Ángeles, pues su padre iba a poner en marcha una empresa de blanqueamiento dental.

Mis otros hijos solían ver dibujos animados, pero Millie se interesaba más en musicales como Chicago o Moulin Rouge. Canta desde que aprendió a hablar”, cuenta su padre, que tuvo claro que el interés de su hija por el arte no era una simple afición.

Pero a Millie no le hizo gracia mudarse de nuevo. Había pasado la mitad de su vida en España y la otra mitad en Inglaterra. Y ahora, sin previo aviso, le hacían cruzar el charco para un negocio que podría salir tan bien como ser un fracaso. Por ello, su padre, que sabía bien el lugar en el que se encontraba, se propuso potenciar el hobby de su hija.


Gracias a Intruders, Millie se ganó la aprobación de Stephen King.


Millie comenzó a recibir clases de interpretación y, ante la petición de los profesores que veían un gran potencial en ella, asistió a diferentes castings de series televisivas. Sin comerlo ni beberlo, llegó a Once Upon a Time in Wonderland como una jovencísima Alicia.

Al igual que el personaje, la actriz estaba viviendo un sueño. El conejo le había brindado la oportunidad de hacerse hueco como una pequeña estrella y pensaba aprovecharlo. Gracias a un carisma impropio de su edad, pronto consiguió ser una de las actrices recurrentes de su generación.

Intruders fue la serie que la puso en la vanguardia televisiva. Aquí interpretaba a Madison O'Donnell, una niña de nueve años de armas tomar. La perfecta preparación para hacer más tarde de Eleven.

Gracias a esta interpretación, se ganó la aprobación del mismísimo Stephen King, que no dudó en tuitear: "Millie Brown, la niña de Intruders, es increíble. ¿Es imaginación mía o los niños actores son mejores ahora de lo que solían ser?".

Sin embargo, en cuanto concluyeron los ocho episodios de la serie, la carrera de la joven actriz pareció estancarse. Aunque apareció como actriz puntual en Navy: Investigación criminal o Modern Family, sus personajes no eran más que simples secundarios sin mayor trascendencia.

A medida que su suerte se esfumaba, también lo hacía la de su familia. El negocio de su padre no salió como esperaban y el sueño americano acabó convirtiéndose en la pesadilla europea. De nuevo una mudanza. De nuevo, volvían a Inglaterra.

eleven stranger things elle millie brown season 1


III

La mezcla perfecta entre Imperator Furiosa, E.T. y Poltergeist

La situación comenzó a empeorar. Una agente de casting dijo a Millie, literalmente, que "era demasiado mayor" cuando tan solo tenía 10 años. La que fuera una joven actriz con un prometedor futuro se había convertido en un juguete roto antes de que pudieran jugar con ella lo suficiente.

La peor parte de ser actor le había llegado de golpe. Pero, de pronto, apareció Stranger Things.

Por aquel entonces, el proyecto de los hermanos Duffer era un riesgo para Netflix. La idea había sido rechazada en hasta 15 ocasiones y dependían de un gran casting para convencer a una productora escéptica.

Para entonces, Millie ya estaba en Inglaterra. Desde su regreso, no había hecho ninguna audición, en parte por las pocas oportunidades que se presentaban y en parte por la poca autoestima con la que contaba en ese momento.

Pero parecía que Eleven estaba hecho para ella, así que después de pasar por varias pruebas en las que tuvo que llorar y enfadarse, los Duffer estuvieron de acuerdo con su referente Stephen King: aquella niña era un verdadero diamante en bruto.


"Eleven es un personaje muy, muy emocional. El mayor reto fue hablar con sus expresiones faciales, sin palabras".

Aunque todavía quedaba por llegar una noticia que no gustaría nada a sus padres: si quería ser Eleven, tenía que raparse el cabello.

Fue una dura decisión para su familia, aunque los productores sabían cómo hacer para que aceptara. "¿Has visto a Charlize Theron como Imperator Furiosa en Mad Max? ¿A que se ve realmente imponente?", le preguntaron. A ella la convencieron rápido, pero cuando su padre la vio rapada se puso a llorar.

Millie comenzó a grabar Stranger Things con varios referentes muy marcados. Le hicieron ver Los Goonies, Cuenta Conmigo y Poltergeist para adaptarse al personaje. Además, le dijeron que sería una especie de E.T. para los otros niños, por lo que acabó entendiendo que, entre su look y su actitud, interpretaría más a un alienígena que a una niña cualquiera.

"Eleven es un personaje muy, muy emocional. El mayor reto fue hablar con sus expresiones faciales, sin palabras. Es muy diferente a los personajes que había interpretado antes", reconoció la actriz en una entrevista.

Pero donde estuvo la dificultad también se encuentra su encanto. Porque, sin mediar palabra, ha conseguido enamorarnos a todos... y eso que tiene una voz prodigiosa.

IV

Un prodigio, también, musical

A la vez que aprendía a actuar y participaba en pequeñas obras en las que demostraba sus dotes para la actuación, Millie comenzó a desarrollar un vozarrón que no tiene nada que envidiar a sus dotes interpretativas. En su canal de YouTube lo deja claro.

Lo mismo canta Imagine de The Beatles...

Que se atreve con You Know I'm No Good de Amy Winehouse...

O hasta con All of Me de John Legend:


V

El legado de Winona

Teniendo en cuenta el talento innato de esta joven británica, no es de extrañar que la propia Winona Ryder la haya acogido como una especie de alumna a quien enseñar todo lo que sabe.

La relación entre ambas no podría ser más idílica. Durante el rodaje de Stranger Things, Ryder entregó a Millie una alianza de boda irlandesa, que simboliza el amor, la lealtad y la amistad. La ex de Johnny Depp sabe lo que es sufrir en este mundillo siendo muy joven, por lo que se muestra dispuesta a hacer todo lo que esté en su mano para que la nueva promesa de Hollywood no corra la misma suerte.

"Se ha convertido en una muy buena amiga, una de mis mejores amigas. Es muy buena conmigo, y también una actriz increíble. Cuando me entere de que también formaría parte del reparto me emocioné muchísimo. Ha sido un gran honor trabajar con ella, es una leyenda", se sincera la joven cuando le hablan de la que ya toman como su mentora.

eleven stranger things elle friends done lie season 1


"Solo es una niña".


Millie ha llegado a la fama cinco años antes que su predecesora, quién se dio a conocer con Beetlejuice, cuando tenía 17 años. Pero el inicio de ambas carreras se asemeja bastante. Ahora, en manos de su familia y sus compañeros queda que no se convierta en un juguete roto. Porque, tal y como dice su padre:

"Es importante que Millie no se sienta bajo presión. Solo es una niña. Tiene que cumplir con sus deberes y obligaciones y todo lo demás solo será un plus añadido".

share