PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Opinion Eres lo que publicas, no lo que te comentan Studio

Eres lo que publicas, no lo que te comentan

Opinión

H

 

Eres lo que publicas, no lo que te comentan

3'

390

2.000

share on

Celebridades y marcas se unen para combatir el hate con cinismo

¿Te acuerdas cuando no existía el internet? Un puñado de canales de televisión dominaban la agenda pública y encontrar contenido original era más difícil que generar el propio.

Ahora que todos cargamos con un teléfono inteligente en el bolsillo y tenemos acceso a la red, ¡todos podemos hacer contenido! ¡Yay! Pero nos vendieron el combo completo: todos también podemos opinar e incluso dar retroalimentación directa a nuestros creadores favoritos.

Eso te incluye a ti.

Sí, tú, instagrammer de viajes, sextuitero, streamer de mukbang, youtuber de maquillaje. Tú eres propenso a recibir mensajes de amor, pero también de hate.

Desde que uno abre su cuenta empiezan las etiquetas: nombre de usuario, género, primera publicación… “¿¡qué quiero que piense la gente de mí!?” Luego cae el primer follower, el despistado que le dio clic al botón de ‘Suscribir’… OMG. ¿Qué pensará?, ¿qué va a comentar?

…"lol pinche loser, mejor ponte a estudiar gg ez"

Mario Ruiz

B!tch please! ¿Sabes cuántos tutoriales de loquendo se tiene uno que aventar para finalmente aprender a hacer la miniatura del video?, ¿lo que cuesta aprender qué es una apertura de diafragma, el ISO y la composición perfecta para una fotografía?, ¿las horas y el dinero que cuesta lograr el tutorial de maquillaje perfecto?

Lo mejor es no engancharse; haters siempre habrá.

Engancharse y contestar es agotador e innecesario. Lo importante es ser perseverante y fiel al mensaje que quieres dar. ¿Se imaginan que todos hiciéramos caso a la gente que cree que tiene la autoridad de decirnos cómo se hacen las cosas?

No podríamos ver el lado juguetón y random de nuestras estrellas favoritas en shows inherentes a internet com Carpool Karaoke o Celebrities Read Mean Tweets, que episodio con episodio reciben millones de views y likes de gente de todo el mundo. Esto no podría ser posible si solo contáramos con la televisión nacional.

¿Qué importa si eres una adolescente subiendo videos a TikTok “haciendo el ridículo”? Hoy puedes estar de gira tocando el ukulele como mxmtoon. Restriégale al mundo que eres gay, furry y campeón mundial en juegos de peleas como SonicFox.

Da gracias de tener 1, 10 o 1000 followers. Las tres personas que estén hoy en tu stream son las que mañana, orgullosas, presumirán que estuvieron ahí desde el principio. Lo importante es que seas fiel a tu mensaje, que sigas tu brújula interior y hagas lo que te gusta sin dejar de dar amor ni a quienes te siguen ni a quienes te joden.

Hay marcas como Sprite, que con creadores de contenido buscan cambiar el paradigma actual del “hate”. En vez de combatirlo con represión y coerción –como en ciertos países en los que sí puedes demandar a alguien por acoso selectivo en redes sociales–, buscan el aliviane y en enfocar los esfuerzos en tener un buen mensaje.

Por ejemplo, ha ce casi una década, nadie daba un peso por Mario Ruiz, un man que aprendió que antes de poder darle gusto a la gente, tenía que estar satisfecho consigo mismo. Algo muy real si queremos lograr el éxito allá afuera.

El mensaje es sencillo: no eres el número de likes que recibes, solo sube las cosas que más te gusten y que no te importe lo que piensen los demás. Y a los que no les guste, diles #ILoveYouHater

share