PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo En Colombia, la música nos une Coca-Cola

Coca-Cola

En Colombia, la música nos une

H

 

Aquí encontramos centenares de sonidos que, cuando llega la Navidad, se convierten en la razón perfecta para que todos compartamos y disfrutemos de todo lo que tenemos en común

Alex Arevalo

03 Diciembre 2019 21:29

Si hay algo que caracteriza a Colombia es su gran variedad de sonidos y músicas. Ritmos tropicales que llenan la Costa Caribe y Pacífica, músicas cargadas de arpas y notas altas que hacen retumbar Los Llanos o sonidos andinos que se toman la parte central país son solo algunos de los ejemplos de lo que suena en el territorio. Y a todas estas músicas se deben sumar otras tantas que han llegado del exterior, que han ganado espacio entre los más jóvenes y que no sueles ser muy bien vistas por los más grandes; ejemplo de ello es el reggaetón, el rap o el trap.

La discusión es amplia y siempre se da. ‘Que tal sonido no es música’ o ‘que esa música solo la escuchan los más viejos’ es lo que suelen decir muchos en varios momentos o en todo tipo de espacios. Sin embargo, cuando la Navidad llega dicha discusión pasa a un segundo plano y todos encuentran en la música una opción de unión y de diversión. Ven en tan variedad oferta musical una oportunidad para bailar, para compartir y para pasar momentos que serán recordados con añoranza.

GettyImages-129308971

Por eso, no es de extrañar que, cuando es Navidad, en las casas de todos los barrios de Colombia se bailen todo tipo de sonidos; que se escuche desde una guitarra eléctrica hasta una marimba y que se vea a la tía bailando con el primo amante del punk o que mientras vas a comprar una Coca-Cola a la tienda, lo hagas al ritmo de lo que esté sonando en la calle. Pues en Navidad, esas diferencias que pueden darse con la música desaparecen y se vuelven excusas para bailar solos, para conocer a los a los vecinos o para practicar con la mamá; todo porque, en últimas, lo que compartimos es más fuerte.

GettyImages-1170711892

Algunos podrán decir que este cambio de actitud se da por del espíritu navideño. Otros podrán decir que se da por la felicidad que sentimos por reencontrarnos con esos familiares o amigos que no vemos hace mucho. Lo cierto es que, sin importar cuál sea la razón, esta se convierte en la ocasión perfecta para que disfrutemos y aprovechemos de esa expresión de empatía que invade a todas las personas y que pone sonrisas en todas las personas con las que nos encontramos.

BannerJourney

share