PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Por qué puedes comer yogur si no digieres bien la lactosa Artículo Co-Branded

Artículo Co-Branded

Por qué puedes comer yogur si no digieres bien la lactosa

H

 

No es ninguna broma, y de hecho tiene una explicación científica

Nadia Elgabu

02 Marzo 2018 12:14

Hoy en día, es cada vez más frecuente encontrar a personas que tienen problemas para digerir la lactosa. En España hasta un 30% de la población tiene dificultades digestivas de este tipo.

Debido al crecimiento de casos en todo el planeta, se han extendido muchos mitos en torno a la lactosa que no llegan a ser del todo ciertos. En realidad, la lactosa es el azúcar natural de la leche como la fructosa el de la fruta, nada de añadidos ni conservantes.

Las personas a las que la lactosa les provoca malas digestiones son capaces de digerir menos gramos de estos azúcares debido a una deficiencia de lactasa, una enzima que se encuentra en el intestino delgado y se encarga de absorberla. Esto provoca que al sobrepasar la cantidad de lactosa que son capaces de digerir- normalmente 12 gramos - experimentan problemas y malestares.

Es por ese motivo que para las personas con este tipo de problema, no es lo mismo un vaso de leche que, por ejemplo, un yogur. Un solo vaso de leche ya contiene 12 gramos de lactosa mientras que un yogur contiene aproximadamente 4. Esta diferencia se debe al proceso de fermentación del yogur, en el que los fermentos -valga la redundancia- rompen la lactosa y la reducen. Además ya dentro del intestino, aquellos fermentos que continúan vivos ayudan a seguir digiriendo la lactosa que queda en el alimento.

Por lo tanto, si estás dentro de ese 30% que hemos mencionado antes, que sepas que no tienes por qué privarte de consumir productos lácteos. De hecho, al contrario de lo que muchos piensan, la lactosa no es perjudicial ya que es un nutriente que consumido en su justa medida aporta energía.

Por ese motivo no es recomendable eliminar fulminantemente los productos lácteos de nuestra dieta y, para la gente a la que le cuesta hacer la digestión, el yogur es una buena opción que tener en cuenta. Sus propiedades lo sitúan dentro de la pirámide nutricional como una fuente de calcio y es considerado un producto beneficioso para el consumo diario gracias a la cantidad de vitaminas del grupo B que contiene.

Además hay muchísimas formas de combinarlo, como por ejemplo con frutas o cereales convirtiéndolo en una buena opción para el desayuno. Además, si ya se consumía antes de que existiera la agricultura (o eso dicen), por algo será.

Así que tranquilo, si eres un fan de los lácteos pero tu estómago se empeña en decir lo contrario, no descartes el yogur como una opción.

share