PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo 19 fotografías del sueño americano rompiéndose en las calles de Las Vegas Studio

Studio

19 fotografías del sueño americano rompiéndose en las calles de Las Vegas

H

 

Debajo de la resplandeciente fachada de la ciudad del pecado solo parece haber tristeza

Elena Rue Morgue

20 Septiembre 2016 19:06

Antes de esta última crisis, Las Vegas era famosa por permanecer inmune a los altibajos enconómicos que se vivían en el resto del país.



Pero eso era antes de la crisis.



Ahora, con un 14% de paro, una de cada siete casas deshabitada y con el agua potable agotándose progresivamente, la ciudad se ha convertido en la capital del desempleo y los juicios hipotecarios del país.



La resplandeciente fachada de la ciudad del pecado lleva tiempo descascarillándose, y debajo solo parece haber tristeza.



"Llegué aquí cuando la crisis estaba en lo peor" explica el fotógrafo suizo Christian Lutz.

Lutz pisó Las Vegas por primera vez en el invierno de 2011. "Ver la situación me reconcomía, tenía que fotografiar lo que veía".



Y después de ese invierno volvió cada verano durante tres años, vagando por la ciudad que nunca duerme hasta 10 horas cada noche, en busca de las grietas más vulnerables en este espejismo de fiesta y dinero fácil.



En su nuevo libro, Insert Coins, Lutz nos muestra a aquellos afectados por la recesión económica.



Algunos buscan suerte trabajando en casinos mientras otros sueñan con triunfar en la industria del entretenimiento.



En ambos casos, la historia se tuerce y acaban con la cuenta vacía y malviviendo en las calles, donde muchos optan por disfrazarse intentando rascar algunas monedas a los transeúntes.



Otros se abandonan y resignan a fusionarse con el mobiliario urbano.



"El sistema alimenta el rechazo. Te dice que siempre puedes arreglar las cosas por ti mismo: si consigues unas monedas o dólares mendigando, puedes meterlos en una tragaperras y a lo mejor puedes volver a remontar."



"Esta promesa de que puedes encontrar una ruta alternativa a la riqueza es muy poderosa, pero es una ilusión. No hay atajos hacia el sueño americano".



Las imágenes de Lutz revelan un escenario postapocalíptico:

Una pareja cubierta de pintura dorada duerme en la acera.



Donald y Daisy matan la noche tirados entre latas de cerveza y restos de fritanga.



Un hombre cubierto con una manta de primeros auxilios deambula mirando vallas publicitarias de todo lo que no puede permitirse.



"A veces estaba con ellos, haciéndoles preguntas" dijo. "En otras ocasiones prefería mantener la distancia y simplemente observar."



"La mayoría de la gente ni si quiera notaba que estaba allí, pero muchos vieron en mi cámara una oportunidad de expresarse porque, de alguna forma, eso es todo lo que les queda".



Lutz se abstiene de ofrecer una interpretación de sus fotos poniéndoles un título o un pie de foto. "Me encanta el silencio" explica. "Hoy en día se habla demasiado. Hay demasiadas imágenes, demasiado ruido, demasiados discursos".



"Yo estoy más interesado en conducir a mi público a sentir algo más que a entenderlo. Respeto el fotoperiodismo que ofrece hechos, pero personalmente estoy mucho más interesado en lo subjetivo y sugestivo de una imagen".


share