PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Semana violenta en la NFL: amenazas de muerte, violación, racismo e intentos de suicidio

H

 

Un jugador intentó lanzarse desde el 30º piso de un hotel completamente desnudo

Omar Naboulsi

22 Marzo 2018 12:56

Jonathan Martin ha pasado de ser una víctima de mobbing laboral a agresor. Este ex jugador profesional de la NFL ha sido acusado de amenazar a dos ex compañeros que lo acosaban cuando jugaba en los Miami Dolphins: Richie Incognito y Mike Pouncey.

La fiscalía del Condado de Los Ángeles también lo acusa de amenazar a los compañeros que tuvo en la escuela preparatoria privada Harvard-Westlake.

Martin se ha declarado inocente de los cuatro cargos por delitos graves de amenazas criminales y un cargo menor por portar un arma de fuego cargada, aunque el mes que viene puede ser condenado a pasar 6 en años prisión si la Corte lo considera culpable. Publicó el mes pasado en su cuenta de Instagram una imagen que mostraba un rifle, balas y los nombres de usuario de Pitino, Pouncey y los compañeros de la escuela preparatoria.

"Cuando eres una víctima de bullying y un cobarde, tus opciones son el suicidio o la venganza", decía el mensaje que acompañaba a la fotografía.

A los pocos días de subir la foto fue internado en una clínica para luchar contra su depresión. En 2013 dejó la mitad de temporada los Dolphins después de acusar a sus compañeros de equipo de acoso. Tras pasar por los 49ers y los Panthers de Carolina, se retiró en 2015 a los 25 años.

Gracias a su denuncia, la NFL realizó una investigación y descubrió que Incognito, Pouncey y algún que otro jugador -en menor medida- martirizaban a Martin. Aquel demoledor informe de 144 páginas también reveló que lo amenazaban con violar a su hermana, que siempre le estaban insultando y que le intimidaban por no ser "lo suficientemente negro".

El cabecilla era Incognito, quien lleva acumulando polémicas racistas desde su etapa en la Universidad de Nebraska.

Tras la investigación fue suspendido durante ocho partidos y la siguiente temporada no encontró ningún equipo que le quisiera fichar, hasta que un ex compañero convenció a la dirección de los Buffalo Bills para que lo contratasen. Aún sigue jugando allí.

Precisamente un actual compañero de Incognito en los Bills, Zay Jones, ha protagonizado el otro gran suceso de la semana en la NFL.

Se ha filtrado un vídeo de Jones en el pasillo del 30º piso de un edificio completamente desnudo y gritando "lucharé por Jesús". Al parecer el jugador trataba de arrojarse a al vacío través de una ventana. Su hermano Cayleb -también jugador profesional de los Minnesota Vikings que estaba en otra habitación con su pareja- logró frenar el intento de suicidio tras una dura discusión y un forcejeo.

No pudo evitar que Zay se produjera varias heridas en todo el cuerpo por culpa de los vídrios rotos, dejarando las paredes y el suelo del pasillo lleno de sangre.

Zay Jones acabó recluido en el USC Medical Center de Los Ángeles después de ser detenido por vandalismo y haber pasado la noche en comisaría. Fue su propio hermano el que llamó a la policía, que le interpuso una fianza de 20.000 dólares.

¿Habrá explotado él también por el acoso de sus compañeros?

share