PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Salah se mete en problemas posando con el presidente de Chechenia

H

 

La foto más inoportuna de la estrella egipcia

Omar Naboulsi

12 Junio 2018 13:09

Mohamed Salah está en Grozni acompañando a sus compañeros de la selección egipcia durante la concentración para el Mundial de Rusia, aunque él no se ejercite por la lesión que se hizo en la final de la Champions League.

A pesar de su ausencia en el césped, está siendo la persona a seguir estos días en la capital de Chechenia por ser el nuevo símbolo del islam en un territorio donde esta religión es la mayoritaria. Aparte de ser aclamado, también se ha visto envuelto en una gran polémica por haber visto el último entrenamiento del equipo junto a Ramzan Kadyrov, el presidente de la República de Chechenia, leal al régimen de Vladimir Putin y defensor del islamismo tradicional.

Kadyrov está acusado de violar sistemáticamente los derechos humanos de los ciudadanos chechenos -asesinatos, tortura y persecución de los homosexuales-, así que se ha aprovechado de la figura de Salah para intentar lavar su imagen pública.


El presidente checheno es un gran aficionado al fútbol. De hecho, también preside al club Ajmat Grozny -antes conocido como Terek- que cambió su nombre el año pasado en honor a Ajmat Kadyrov, su padre.

Pero, ¿cómo consiguió que Egipto se concentrara en las instalaciones de su club?

En los meses previos al Mundial se dedicó a invitar a selecciones de estados musulmanes clasificadas para el torneo a cambio de un buen pellizco. Putin sería el hombre que financia el proyecto, ya que tiene a Kadyrov como hombre de confianza y embajador de Rusia con los países árabes, a sabiendas de que cuida la identidad chechena a la par que la soberanía rusa en el territorio.




Al mencionado Ajmat Kadyrov, padre de Ramzan, se le consideró un traidor de los independentistas chechenos a finales de los 90. Fue elegido como presidente en las elecciones de 2003 bajo supervisión europea, pero su llegada al poder está empañada por la adulteración de votos, la intimidación a los votantes por parte de soldados rusos y el veto de los partidos independentistas en las urnas, tal y como denunció en su momento la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa -OSCE-.

El 9 de mayo de 2004 Kadyrov padre fue asesinado en el estadio de fútbol de Grozni tras la explosión de una mina plantada bajo un escenario.

Aquel estadio fue derribado para construir el nuevo Ajmat Arena, donde juega sus partidos el Ajmat de Grozni de la primera rusa y donde está concentrada la selección egipcia. Fue edificado gracias a otra subvención de Putin, inaugurado en 2011 con un partido amistoso entre una selección de futbolistas del Cáucaso y un combinado de estrellas mundiales como Diego Maradona, Luís Figo, Franco Baresi, Enzo Francescoli, Iván Zamorano, Fabien Barthez o Jean-Pierre Papin.

El propio Kadyrov disputó el partido, además de organizar hace un año otro amistoso con cracks de talla mundial para homenajear a Putin por su 65 cumpleanos: Ronaldinho, Schillaci, Dossena, Delvecchio, Ambrosini o Ravanelli entre ellas.



Sergey Abramov sucedió al padre de Kadyrov, pero en 2005 su hijo fue elegido primer ministro interino y en 2007 acabó siendo nombrado nuevo presidente. Decenas de informes apuntan que es uno de los hombres más ricos de Chechenia y que tiene bajo su control una gran milicia privada conocida como "kadyrovtsy". El comando nació como fuerza de seguridad de su padre, pero con los años ha sido acusada de asesinatos y secuestros por parte de organizaciones como Human Rights Watch.

Precisamente la subdirectora de este organismo en Europa y Asia Central, Rachel Denber, ha criticado públicamente la foto de Salah y Kadyrov.

"Era 100% previsible. Kadyrov quería la presencia de Egipto en Chechenia para impulsar su ego. Se deleita en el punto de mira. Tiene un control despiadado sobre Chechenia e intenta eliminar todo tipo de oposición política en favor de los derechos humanos", ha asegurado Denber ante los medios.



Especialmente grave es la situación que viven los homosexuales rusos bajo el gobierno de Kadyrov. Dos periodistas del diario Novaya Gazeta ya han acreditado la existencia de campos de concentración para el colectivo. Allí son encerrados y torturados en cárceles secretas del territorio ruso. Desde febrero más de un centenar de "sospechosos" de ser homosexuales han sido detenidos.

Esta misma información acusa al gobierno de Kadyrov de asesinar a 3 hombres por su condición sexual. Los dirigentes la desmienten tachándola de "imposible" porque "en Chechenia no hay gays". Así al menos es como respondió Alvi Karimov, el portavoz de Kadyrov.

Desconocemos si Salah estaba al tanto de estas acusaciones, pero quizá ahora esté arrepentido de su último posado.

share