PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

La dinastía es real: ¡Los Warriors se llevan el anillo!

H

Justin K. Aller/Getty Images
 

Curry y Durant han sido demasiado para LeBron James, que ha acabado jugando con una mano casi rota. ¿Será este su último partido en Cleveland?

Omar Naboulsi

09 Junio 2018 08:50

Es complicado definir el papel de los Warriors en la NBA con una palabra que no sea la de ‘dinastía’. Este equipo ya es leyenda en virtud de una superioridad que les ha llevado a campeonar, otra vez más, en estas Finales de 2018. Tres anillos en 4 años, con el parón de 2016 por la redención de LeBron en Cleveland. Golden State Warriors se ha convertido en el cuarto equipo en conseguir semejante gesta, después de Celtics, Lakers y Bulls.

Cada jugador que entraba en el vestuario tras recibir el trofeo de campeón no podía evitar soltar algún grito de liberación, conscientes de que sus nombres serán recordados.

En este 4-0 a los Cavs, el equipo de Steve Kerr ganó por 85 a 108 sin dar ninguna concesión. Los locales fueron a remolque desde el principio, hasta que el tercer cuarto de los Warriors, para variar, les acabó hundiendo.

Esta es la segunda vez que barren a LeBron James en unas Finales, tras las que perdió en 2007 contra los Spurs. En los próximos días las especulaciones sobre su futuro serán una locura, aunque la noticia ha saltado en la rueda de prensa posterior al Game 4, cuando ha reconocido que ha jugado las Finales con una mano prácticamente rota.

LeBron James y Stephen Curry en un lance del juego. Gregory Shamus/Getty Images

No lo ha querido decir hasta que ha acabado la eliminatoria y nadie se ha dado cuenta. Se la rompió tras perder el Game 1. Él mismo ha revelado que tras aquella dramática derrota le pegó un puñetazo en el vestuario a una pizarra, produciéndose una lesión en la muñeca.

A falta de 4 minutos, con el partido perdido, Tyronn Lue le ha sentado y se ha llevado la ovación de la noche. En el campo ha sonado a la despedida improvisada de LeBron.

Ese homenaje de la afición contrasta con los abucheos que también dirigieron a sus propios jugadores cuando veían que iban a ser barridos y no subían su nivel defensivo. Las caras de J.R. Smith, Kyle Korver o José Calderón en los pasillos interiores del estadio hablando con sus familias mostraban la profunda decepción que se han llevado.

La otra cara de la moneda la protagoniza Kevin Durant, que desde que ha llegado a los Warriors ha ganado 2 anillos y se ha llevado su segundo MVP de las Finales.

Fans de Golden State Warriors celebrando la victoria. Justin K. Aller/Getty Images

Esta noche Durant ha jugado a un nivel altísimo, consiguiendo un triple-doble de 20 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias. Stephen Curry se ha vuelto a quedar con las ganas de llevarse este premio, a pesar de haber sido la estrella del partido con 37 puntos en 39 minutos.

Tampoco debería preocuparse. Con el momentum ganado por esta dinastía, parece cuestión de tiempo que se lleve el MVP.


share