PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo El orgullo de ser del gueto, por Zlatan Ibrahimovi? Sports

Sports

El orgullo de ser del gueto, por Zlatan Ibrahimovi?

H

 

Chulo. Genial. A nuestros nietos les contaremos que vimos jugar a Ibrahimovi?

Ignacio Pato

22 Agosto 2016 06:00

"Si me jodes, te jodo". Así. Es una manera peculiar de que tu nuevo jefe te de la bienvenida en la empresa. Esa fue la que recibió Zlatan Ibrahimovi? cuando llegó al Ajax con 19 años.

El viejo zorro de Leo Beenhakker había descubierto al delantero en un partido amistoso que jugaba con su primer equipo profesional, el Malmö, en La Manga del Mar Menor.

Entre aquel partido y la llegada de Ibra a Amsterdam pasaron cuatro meses. Los suficientes para que Beenhakker se pusiera alerta con aquel insolente larguirucho. Beenhakker sabe que quien viene de abajo -en el fútbol y en todo- suele tener poco que perder.



'Si me jodes, te jodo' fue el recibimiento que tuvo Ibrahimovi? en el Ajax con 19 años





Rosengård es un barrio de Malmö en el que la mitad de sus habitantes han nacido fuera de Suecia.

No es el caso del jugador, pero sí de su padre, bosnio musulmán, y de su madre, croata católica. Como metáfora del siglo XX, Rosengård no tiene desperdicio. Fue diseñado como barrio futurista para los suecos de los felices 60 y ha acabado convertido en el marginado hogar de migrantes y refugiados libaneses, somalíes, iraquíes o exyugoslavos.

Con la tasa de paro más alta de la ciudad, en Rosengård el Islam es el credo mayoritario. Sus calles se hicieron famosas en 2008 cuando, tras el cierre de un local cultural islámico, se vivieron unos insólitos disturbios en el país escandinavo.

Osama Krayem, uno de los arrestados tras los atentados de Bruselas, se crió allí. Años atrás, Krayem había aparecido en la televisión sueca contando cómo su afición al Malmö le había ayudado a sentirse integrado.



Zlatan viene de Rosengård, un barrio de los 60 diseñado como futurista para los suecos y que ha acabado siendo hogar de migrantes y refugiados libaneses, somalíes, iraquíes o exyugoslavos





Zlatan comenzó jugando en el FBK Balkan, una de las asociaciones de migrantes -yugoslavos, rumanos, albaneses, búlgaros y turcos- más antigua de Europa.

Jugaba de portero. Fue aquella la época en la que Zlatan vio a su padre, con quien vivía, escuchar preocupado la radio. Con las tropas serbias haciendo listas de musulmanes en Bosnia, del transistor no salía nada bueno. Zlatan vio a su padre beber tanto como para creer flotar y las cervezas le ganaron sitio en la nevera a los filetes.



Con la radio emitiendo noticias sobre las tropas serbias haciendo listas de musulmanes en Bosnia, Zlatan vio a su padre, bosnio musulmán, beber tanto como para creer flotar



El hijo de Šefik pasó a ser delantero en el Balkan. El hambre de gol le despertó allí junto a la conciencia de clase. Provocaba, insultaba y, a veces sin mucho disimulo, agredía. "Los otros chicos eran de clase alta, tenían el último modelo de botas", escribió acordándose de las suyas de 6 euros. "Cuando jugábamos fuera, ellos llevaban encima 2000 coronas y se iban a comer pizza o hamburguesa. Yo les decía que no tenía hambre. Mi padre no había pagado el alquiler para darme 20. Me sentía de Marte".

El Malmö no lo dejó escapar. Le matricularon en un instituto "bueno". Zlatan nunca había visto a un chico de su edad con camisa.

El año en que debutó con el equipo fue el peor de toda la historia del Malmö. Bajaron a Segunda por primera vez. Allí Zlatan comenzó a jugar asiduamente, y con su primer sueldo se compró un móvil y se fue a vivir solo.



'Cuando jugábamos fuera los otros chicos llevaban encima 2000 coronas y se iban a comer pizza o hamburguesa. Yo les decía que no tenía hambre: mi padre no había pagado el alquiler para darme 20. Me sentía de Marte'





La meta era reventar el fútbol. Más concretamente, jugar en el Inter con su ídolo Ronaldo. Y mucho más concretamente, comprarse un Lamborghini Diablo lila metalizado.

El Malmö subió a 1ª, pero Zlatan subió mucho más. Se dio cuenta Beenhakker cuando le vio en La Manga, y volvió a Amsterdam rumiando cómo convencer a la austera directiva holandesa de pagar 8 millonazos por un delantero flaco de 1,95 a quien prácticamente no le había salido la barba.



El Ajax le cuadruplicó lo que cobraba en Suecia. Jugaría con el 9 de Van Basten



El Ajax le cuadruplicó lo que cobraba en Suecia. El chico comprendió que no podía empezar pidiendo un Diablo, así que puso como condición para fichar tener un Mercedes Benz.

Le dieron el 9 de Marco Van Basten.

Beenhakker, que por edad estaba más cerca de ser su abuelo que su padre, no estaba para hostias. Si me jodes, te jodo. No hizo falta. Aquel chaval se hizo con Amsterdam. Con Turín, Milán, Barcelona, París, Manchester, con el planeta. Ordenó a Nike vestir al Balkan. También construir una pista de fútbol en su barrio.

Y muchos chicos comenzaron a levantar la mirada del suelo cuando les preguntaban de dónde eran. De Rosengård. Como Ibra.



El chico sale de Rosengård, pero Rosengård no sale del chico




share