PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Zidane llama a evitar "al máximo" al Frente Nacional Sports

Sports

Zidane llama a evitar "al máximo" al Frente Nacional

H

 

"Estoy muy lejos de esas ideas"

I.P.

28 Abril 2017 17:21

Zinedine Zidane ha sido tajante en la habitual rueda de prensa de los viernes del Real Madrid. No hablamos de la titularidad o no de Isco, de lo cerca o lejos que está la Liga o de las posibilidades de derrotar al Atlético el martes en Champions, sino de algo más importante.

Le han preguntado por la segunda vuelta -7 de mayo- de las elecciones francesas entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen. Y al entrenador madridista le han bastado un par de frases para dejar clara su posición:

"Mi mensaje es el mismo de 2002, estoy muy lejos de las ideas del Frente Nacional. Hay que evitarlo al máximo. Los extremos nunca son buenos", ha dicho. 


Resultado de imagen de zidane 98


Corto y al pie. Pero, ¿qué dijo Zidane en 2002?

2002 fue la fecha en la que Jean-Marie Le Pen, el padre de Marine, pasó a la segunda vuelta contra Jacques Chirac, que acabaría ganando la presidencia por el 82% de los votos contra un 17. Las palabras de Zidane fueron "Lo único que quiero decir es que la gente tiene que votar. Es muy importante. Y, sobre todo, hay que pensar -y noto el peso de mis palabras-, hay que pensar en las consecuencias que puede tener votar a un partido que no se corresponde para nada con los valores de Francia".

Y agregó: "Hoy más que nunca tengo presente la Francia multicolor del Mundial". Se refería al orgasmo nacional que supuso la consecución de la copa del mundo de fútbol en 1998 por parte de la selección bleu, con Zidane como máxima estrella.

"Soy francés. Mi padre es argelino. Estoy orgulloso de ser francés y estoy orgulloso de que mi padre sea argelino". Con esa frase también resumía el espíritu que aquel verano pareció impregnar Francia. La expresión Black-Blanc-Beur se hizo popular para dejar constancia de que la nueva Francia triunfadora (y bajo el primer ministro socialista Lionel Jospin) era "Negra", "Blanca" y "Magrebí" en aparente armonía.

Sin embargo, aquella impactante imagen del jugador proyectada en el Arco del Triunfo mientras miles de personas gritaban Zizou président!, era el prólogo a la época en la que la xenofobia francesa explotó en la cara de toda la nación.


Resultado de imagen de zidane arc 1998


Lo que siguió fue que, a pesar de renovar el éxito en la Euro 2000, los hechos parecieron darle la razón a Éric Cantona cuando dice que "Si la selección gana, son negros, blancos y árabes. Si pierde, chusma extranjera". Dos años después, medio país contenía la respiración y se preguntaba qué si todo había sido un espejismo cuando vio a Jean-Marie Le Pen, un negacionista de los campos de concentración nazis, estar a un paso del Elíseo.

Tras los mayores disturbios que vivió el país, en 2005, cuando Nicolas Sarkozy llamó "chusma" en directo delante de todo el país a los habitantes de una banlieue, Francia perdió la final de Alemania'2006 con el cabezazo de Zidane al pecho de Materazzi incluído. A Zidane, eso sí, los políticos nunca le "recordaron" sus orígenes magrebíes.

Después llegarían otros dos escándalos de tintes racistas en el seno de la selección. Primero, el ridículo deportivo coronado por una huelga de jugadores en el mundial 2010, basada en la premisa de las actitudes racistas del entrenador Raymond Domenech hacia los jugadores negros, con especial fijación en Nicolas Anelka. Después llegó al cargo Laurent Blanc.

Una filtración de una conversación suya en la que pedía manifiestamente "cuotas" para que haya más jugadores "blancos" en la selección francesa es el penúltimo capítulo de la torturada historia de un país que no tiene un grave problema de identidad, sino un grave problema a la hora de afrontar que Francia no es lo que sus dirigentes blancos -y sus dirigentes blancas- quisieran que fuera.


share