PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

20.000 personas en el aeropuerto: por qué es tan importante el gol de Koulibaly

H

Reuters
 

"Es como restituir para los ciudadanos un inmueble confiscado a la mafia", "belleza contrapoder", "rugir por una noche con toda la rabia acumulada hacia ellos", "victoria de una identidad", "la primera brecha en la toma del palacio", "expropio proletario"... los napolitanos nos explican por qué la ciudad no ha dormido esta noche, y por qué el 20 de mayo el Vesubio puede temblar

Ignacio Pato

23 Abril 2018 16:03

20.000 personas en un aeropuerto a las 3 de la madrugada. No hay ningún retraso en un vuelo transoceánico, ni una masiva huelga de trabajadores, no es ninguna operación salida.

Poco antes de esa hora, el tráfico hacia el aeropuerto de Capodichino en Nápoles era tan denso que muchos optaron por abandonar el coche en mitad de la carretera y continuar a pie hasta la terminal. Al tiempo, la ciudad explotaba en fuegos artificiales. No eran solo fuoche abbascio Furcell', como canta Liberato: de Fuorigrotta a Secondigliano, de Posilipo a Poggioreale, Nápoles estallaba y el Vesubio miraba.

Lo que había sucedido poco antes de todo eso es que Kalidou Koulibaly había marcado uno de los goles más importantes del año. Su cabezazo en el minuto 89 servía para ganar a la Juve -a la que Sarri, fiel a su manifiesto táctico, condenó a su primer partido en el Stadium sin un solo tiro a puerta- y colocar al Napoli a un solo punto del líder con solo cuatro partidos por jugarse. Al equipo del sur le sonríe relativamente el calendario: la Juve ha de jugar fuera contra Inter y Roma, mientras el Napoli tiene dos trasfertas delicadas: Florencia y Génova contra la Samp. El 20 de mayo, día del último partido en San Paolo contra el Crotone, ya está señalado en todos los calendarios.

Esta mañana hasta las señales del tranvía marcaban el resultado de anoche. Medio mundo mira a la ciudad campana con una mezcla de simpatía, incredulidad y tentación de reafirmarse en el cliché. ¿Todo esto por un gol? .

Y no. Lo mejor es que lo expliquen los aficionados mismos. El escritor y periodista Angelo Forgione, ferviente napolitanista y amigo de esta casa, les ha preguntado a sus más de 40.000 seguidores, a iniciativa de PlayGround, qué significado tiene el gol de Koulibaly y esta victoria. Estas son algunas de las respuestas más elocuentes:

"Es un expropio proletario".

"La ley del karma, la ley del corazón".

"Un cabezazo tan potente que abre la primera brecha en el palacio".

"Hemos derrotado a la arrogancia del poder económico. No servirá para compensar décadas de injusticia pero por una noche podemos rugir con toda la rabia acumulada hacia ellos".

"Imagina Navidad de niño. La noche sin poder dormir, llena de misterio y sorpresa. Ayer fue Navidad en Nápoles".

"El gol de Koulibaly es justicia, quien juega mejor gana":

"El rescate de un pueblo, la victoria contra el norte".

"La victoria de una identidad. La revolución deportiva contra la hegemonía del poder económico".

"Como la asociación Libera restituyendo para la ciudadanía un inmueble confiscado a la mafia".

"Quedan 4 jornadas, y quien conozca la historia sabe de lo que es capaz Nápoles en 4 jornadas —en referencia a los días conocidos como 4 Giornate di Napoli en que la ciudad se liberó del yugo nazi, siendo la primera gran urbe en conseguirlo en toda la guerra—".

"Como dijo Vilas Boas, el Napoli no es un equipo: es una ciudad entera".

"Ha sido el grito de un mudo: rabioso, inesperado, inexplicable, milagroso".

"Estábamos todos los napolitanos en ese remate de Koulibaly. Fue un rescate de un pueblo al que siempre han ofendido en ese estadio, cuando cantaban incluso nuestra canción Oje vita mia o peor incluso, cuando cantaban "Vesubio, lávales con fuego", aunque ayer extrañamente no se oyó. Koulibaly es nuestro Masaniello —líder de la rebelión popular contra los impuestos al virreinato español—".

"Viva Senegal".

"No es solo fútbol, no será nunca eso. Es una cuestión social, económica y hasta ética".

"El gol de Koulibaly demuestra que acabar con las mafias, en Italia, se puede".

"Los terroni expugnan Turín con un gol de un africano en el minuto 90".

Para conquistar el Palacio de Invierno del scudetto -o dicho en clave deportiva, para acabar con la tiranía juventina de seis ligas seguidas-, quedan ya solo cuatro fines de semana. La diferencia desde anoche es que ahora el soviet partenopeo, el equipo de Sarri, no solo rodea el edificio, sino que ya está colándose por algunos salones, como apunta Forgione. Queda el sorpasso, hacerse con el poder. El golpe de estado.

La historia italiana mira a Nápoles. En 89 años de historia de liga, el sur solo ha conseguido dos, las dos del Napoli en 1987 y 1990. En la primera de aquellas, una pancarta en el cementerio, dirigida a los muertos, hablaba por sí sola: "Lo que os habéis perdido".

share