PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

"Lo de Valtonyc es una puta vergüenza"

H

 

Hablamos con Tote King sobre baloncesto, clasismo en la moda, libertad de expresión y su nuevo disco

Omar Naboulsi

23 Febrero 2018 06:00

Han pasado casi 12 años desde que vi a Tote King grabando un videoclip en el parque de Esplugues del Llobregat al que sigo yendo a echar alguna pachanga cada verano. Eran los años en los que empecé a escuchar rap con mis colegas y no sabíamos qué hacía Tote allí una mañana a 40 grados a la sombra haciendo trucos de streetball. Estaba rodando el corte de "Al rojo vivo", aquella canción que animaba la selección española que acabó ganando el Mundial'06 al cabo de un par de meses.

A medida que avanzaba su carrera siguó publicando otros hits basketboleros como "NBA" o "Blake Griffin Rap", y en cada disco que sacaba había varios guiños al deporte de la canasta. Son pocos si se comparan con los que aparecen en Lebron, su último trabajo. De hecho, si no tienes ni idea de baloncesto, en cada canción vas a encontrarte con un par de frases que no vas a pillar.

Aunque probablemente sea su disco más variado musicalmente, sigue manteniendo la frescura del rap sevillano de finales de los 90 y un montón de citas literarias y cinematográficas. La fórmula funciona: Lebron está entre los discos de hip hop más vendidos, en Spotify va como un tiro y en los dos primeros conciertos de la gira ha colgado el cartel de "sold out".

En las letras de Tote hay mil metáforas de la NBA. Aquí nos explica el porqué.

Algunos de tus seguidores que no dominen el basket, y los fans de Kobe, se estarán preguntando por qué el disco se llama Lebron.

Lo veía un buen símil por cómo me siento yo mismo. A nivel musical estoy óptimo, con 39 años y varios discos a mis espaldas, soy un veterano que puede hacer música fresca. El cerebro me funciona, tengo agilidad mental, muchas ganas de seguir y me veo muy competitivo.

Como Lebron James, has ido mejorando en todos los aspectos del juego hasta hacer algo muy variado.

En 2008 tuve mi punto de inflexión con T.O.T.E., sabía que me iban a llover palos por el cambio musical que hice pero fue una apuesta de puta madre porque desde entonces a la gente ya no le extraña que me ponga a coquetear con ritmos nuevos. Si hubiera seguido con un rap más clásico, ahora sería un palazo para cualquiera que me escuchase y me diría que me quiero subir al carro. El público empieza a entender por dónde iban los tiros.

"No hay deportistas que más odie que los futbolistas, desarrollan un complejo de inferioridad que vuelcan contra los otros deportes"

El disco está plagado de referencias basketboleras. En "Puzzle" cuentas cómo jugabas a baloncesto de joven y te diste cuenta que no ibas a llegar a nada, yendo a los partidos de resaca... ¿Fue el momento en el que aparcaste el deporte para dedicarte íntegramente al rap?

En aquella época fundamos La Alta Escuela con Juaninacka y estaba mucho más centrado en la música que en el deporte. Me lo pasaba mucho mejor quedando un sábado para ensayar y rapear las letras que teníamos que yendo a entrenar. Llegué a jugar en Segunda Nacional -la competición que hay justo por debajo de la Liga EBA- y ya no tenía muchos minutos, así que preferí el rap.

En "No love" entonas una frase que le ha encantado a los seguidores de la NBA: "vuelan como el diente de Isaiah Thomas". ¿Qué te ha parecido su traspaso a los Lakers?

Mi padre era entrenador de baloncesto y me dijo, con todo el dolor de su corazón, que los bases pequeños estaban acabados. En cuanto ves a jugadores de 2 metros con el mismo dominio de balón que uno de 1,70 te das cuenta de eso. A mí Thomas nunca me gustó a pesar del hype de su último año en Boston Celtics, ante jugadores que son el doble de grandes que él no tiene nada que hacer. Los americanos son muy listos y la NBA le puso de reclamo para que la gente bajita no se desanime. Los que han ganado con el traspaso son los Cavaliers que se han llevado a Larry Nance Jr, ese tío me parece la bomba.

Tambíen mencionas a Draymond Green y la leña que reparte en pista. ¿Hacen falta más tipos duros en la NBA?

Green es un cabronazo que va pegando patadas en los huevos a sus rivales, pero a mí me gusta que se haya recuperado el estilo de los Bad Boys en la liga.

"Como Jordan, lo dejaré cuando me aburra porque lo haya hecho todo"

¿Ves a algún equipo capaz de frenar la dinastía de los Golden State Warriors?

No trago a los Warriors desde que llegó Kevin Durant. Cuando se hacen movimientos de este tipo en el deporte me parece abusivo, más allá de que KD dejara tirado a Westbrook en los Thunders. Lo bonito es llevarte el anillo con tu equipo, no yéndote donde más calienta el sol. Mi equipo favorito son los Wizards, pelean y hacen lo que pueden cada año manteniendo el bloque.

Quizá el verso del disco que pueda sonar más a ego trip sea el de "me iré como Jordan, por aburrimiento". ¿Crees que dejarás la música de esa manera?

Es un poco arrogante hablar de uno mismo así, pero es como lo veo. Una cosa es el hype que se genere a tu alrededor después de 20 años de carrera, pero en cuanto a calidad musical, lo dejaré cuando me aburra porque lo haya hecho todo. Sigo picándome cuando escucho un tema de Kendrick Lamar y me doy cuenta de que ha sacado un rapeo sobre un beat con una rítmica que yo no he probado antes, entonces corro a escribirme algo de ese palo.

"Cuando Doncic llegue a la NBA será un pepino"

En Lebron tampoco faltan referencias a la literatura y al cine. A los que crecimos viendo a Wesley Snipes vacilando a Woody Harrelson en Los blancos no la saben meter, el guiño a Billy Hoyle nos ha ganado. ¿Se está acabando el prejuicio con los europeos blancos en la NBA?

La NBA siempre se ha sabido amoldar a la multiculturalidad, aunque yo creo que la clave con los europeos está en que tiran increíblemente bien. Me quedé loco cuando vi a Bogdan Bogdanovic enchufando tanto en este último All Star, y físicamente está igual de entrenado que los americanos.

Uno de ellos está destinado a grandes cosas. En "Mi colega" adviertes: "voy a seguir a Luka Doncic como me dijiste". ¿Será tan bueno como parece?

Cuando Doncic llegue a la NBA será un pepino. Me meto hasta en un canal que suben vídeos de sus entrenamientos y no falla ni una. Si no se lesiona o le dejan sin jugar, sera un estrellón.

¿Por qué elegiste el basket?

En mi época, los que jugábamos a basket éramos los raros. Todo el mundo jugaba a fútbol, lo que pasa es que mi padre fue el mejor jugador de baloncesto en Sevilla en el 76 y siempre nos llevaba a mí y a mi hermano a los entrenamientos. Lo quiso el Granada para jugar en Primera y no se fue porque discutió con mi abuelo, que prefirió que se quedara en la ciudad para acabar la carrera. Nos enseñaba vídeos de Erving y Jabbar que tenía grabados de los All Stars... nos enamoró con el baloncesto y dejamos el fútbol de lado.

En la Liga ACB eres seguidor del Baloncesto Sevilla, incluso grabaste el videclip de "Puzzle" en su estadio. ¿Qué opinas sobre la compra del club por parte del Betis?

Es una pena. Me parece lamentable lo del cambio de equipación y del escudo. ¡Hasta la equipación lleva rayas verticales como si fuera un equipo de fútbol!

"Cuando jugaba al fútbol en la calle lo hacía con cualquier zapatilla, pero cuando llegué al equipo de baloncesto sí que noté algo de esnobismo. Siempre estaba el típico pijo fardando de las bambas nuevas que le acababan de comprar"

Sobre la moda hiphopera, ¿por qué crees que antes triunfaban las camis de la NBA y ahora lo hacen las de fútbol?

Mucha culpa la tienen los grandes grupos de rap europeos, como Sofiane o MHD, con el merchandising del PSG. También influye mucho que las camisetas de fútbol se llevan apretadas y ahora se ha acabado la moda baggy de ropa ancha, así que una cami de fútbol pega mucho más si llevas unos pitillos. Es una lástima la verdad, yo sigo vistiéndolas.

Uno de tus temas míticos es el de "Botines" -Un tipo cualquiera, 2006- en el que repasas decenas de modelos de zapas de baloncesto. ¿Cuáles te flipaban de niño?

No tenía ningun modelo concreto, me compraba lo que podía con el dinero que me daban mis padres y nunca pude tener grandes bambas. Ya cuando era más mayor me pillé un par de Jordan, las Patrick Ewing y las Converse de los Lakers, pero hasta que no empecé a ganar dinero no pude tener bambas caras.

¿Creaba una brecha social entre los que podían tener las bambas fardonas y los que no?

Fue una de las cosas más chungas que me pasaron cuando empecé a jugar a basket. Cuando jugaba al fútbol en la calle lo hacía con cualquier zapatilla, pero cuando llegué al equipo de baloncesto sí que noté algo de esnobismo. Siempre estaba el típico pijo fardando de las bambas nuevas que le acababan de comprar, y a mí mi padre me compraba unas que me duraran.

"Una camiseta de fútbol pega mucho más que una de basket si llevas pitillos"

Con unos horarios tan complicados, ¿ves los partidos de la NBA acompañado?

De niño me pegaba los madrugones con mis colegas, después tuve una época en la que me desencanté del basket y me puse a practicar y a seguir deportes de contacto como el muay thay, el boxeo o la UFC. Ahora veo los partidos solo, aunque tengo pendiente una quedada con Nexxa -su DJ- para ver ni que sea algún partido de los Playoffs juntos.

"Lo de Valtonyc es una puta vergüenza, lo mismo que llevo pensando de este país desde hace años. Debería poder decir lo que le diera la gana"

A los locos por el baloncesto siempre se les ha visto como unos frikis que se quedan en casa los viernes y los sábados por la noche en vez de salir a tomar copas. ¿Por qué?

Me ha pasado lo mismo toda la vida, el baloncesto antes estaba visto como algo cool para unos cuantos frikis, pero nada más lejos de la realidad. ¡Éramos gente normal y corriente, cojones!. Esto tiene una explicación, yo lo llamo "el rencor del futbolista". Si tú ves a un futbolista hablando por la tele en una entrevista, en la mayoría de casos la diferencia con un jugador de baloncesto es demoledora.

Cuando la gente de la calle que lleva toda la vida jugando al fútbol y adorando a sus figuras ve a los baloncestistas expresándose fluidamente desarrolla un rencor, porque la mayoría de futbolistas no lo hacen así. En ese momento es cuando los que juegan a basket quedan como unos frikis. Por cierto, no hay deportistas que más odie que los futbolistas, desarrollan un complejo de inferioridad que vuelcan contra los otros deportes. No todos son así, obviamente, me refiero a los que he conocido y los que he podido ver en entrevistas.

¿Qué piensas sobre el encarcelamiento de Valtonyc?

Es una puta vergüenza, lo mismo que llevo pensando de este país desde hace años. Debería poder decir lo que le diera la gana. Nosotros apoyamos al chaval desde el primer momento y flipamos cuando salió la sentencia. Estamos tan indignados que le hemos pedido al que se encarga del tema de los vídeos en nuestros conciertos que ponga un mensaje en las pantallas del escenario, así que en todos los bolos aparecerá nuestro mensaje de apoyo a Valtonyc.

share