PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

La historia de la mayor villana de la historia del deporte americano llega a los cines

H

 

Margot Robbie interpreta las ansias de gloria de la patinadora Tonya Harding

Omar Naboulsi

20 Febrero 2018 16:07

El nombre de Tonya Harding va a dar que hablar en España a partir de esta misma semana. El viernes se estrena la película Yo, Tonya, que explica la tormentosa historia de esta patinadora estadounidense.

Margot Robbie es la encargada de interpretar a Harding, que se hizo famosa en los 90 por ser la primera norteamericana en hacer un triple axel y ser acusada de contratar a un matón para romper la rodilla de su rival y compatriota Nancy Kerrigan...

Tanto Margot Robbie como Allison Janney -que interpreta a su madre y entrenadora- están nominadas al Oscar, y la segunda ya se ha llevado el Globo de Oro y el BAFTA a la mejor actriz de reparto.

Este es el tráiler de la comedia dramática basada en la mayor villana del deporte americano.

Todo ocurrió el 6 de enero de 1994, cuando las imágenes de Nancy Kerrigan llorando y gritando "¿por qué?" una y otra vez dieron la vuelta al mundo.

La patinadora había sido atacada tras un entrenamiento y estaba en el suelo agarrándose la rodilla ante el desconcierto de los médicos que la atendían. Se esperaba lo peor. Kerrigan llegó a pensar que no podría competir en los Campeonatos Nacionales en los que había salido victoriosa el año anterior y que estaría fuera de los JJOO de Invierno'94 Lillehammer -Noruega, pero las lesiones no fueron graves.

Pocos pensaron que detrás de aquella agresión había una trama conspiranoica revestida de maltratos, envidia y venganza.

La investigación acabó apuntando a Harding y se descubrió que su esposo, Jeff Gillooly, y su guardaespaldas, Shawn Eckhardt, fueron los autores intelectuales del ataque consumado por un tal Shane Stant con un bastón de metal.

Después de aquello, Harding negó cualquier implicación en el ataque y compitió junto a Kerrigan en los JJOO. De hecho, ambas compartieron stage y sesiones de entrenamiento en Noruega, a pesar del revuelo que se había creado con el caso en EEUU.

Sin embargo, a la hora de competir Harding estalló. Fracasó en su actuación por la presión que sufría y un problema en los cordones de sus patines, rompiendo en llanto tras la ejecución de su rutina... mientras Kerrigan ganaba la medalla de plata.

Al acabar los Juegos, Harding se declaró culpable de haber obstruido la investigación cuando se enteró de quién estaba detrás del ataque a Kerrigan. La Asociación de Patinaje Estadounidense le quitó la medalla ganada en los Campeonatos y la suspendió de por vida al considerar que estaba al tanto de la conspiración, algo que ella misma reconoció al cabo de los años en su autobiografía.

Lo que nunca se ha podido aclarar es hasta qué punto estuvo implicada en los planes de su exmarido.

Aunque se convirtió en una de las personas más odiadas del país, no todos la juzgan por lo que le pasó a Kerrigan, ya que hay personas que piensan que es una víctima de los medios y de la sociedad estadounidense. Tal y como se refleja en la película, Harding también estuvo condicionada por los abusos que sufrió desde que era una niña por parte de su madre.

La presión por alcanzar la gloria lo antes posible acabó asfixiando a Tonya Harding.

share