PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo El taxista que le ganó al centro comercial y otros cuentos para soñar con fútbol Sports

Sports

El taxista que le ganó al centro comercial y otros cuentos para soñar con fútbol

H

 

Para medir el alcance del trabajo de Toni Padilla basta un dato: hace once años una crónica suya sobre Rijkaard llegó al examen de Selectividad

Ignacio Pato

13 Diciembre 2017 06:00

a

Toni Padilla lo que más le gusta del fútbol es la capacidad que este ha tenido para unir a su familia en momentos adversos. "Ser hinchas del Sabadell, ir juntos al campo", tal y como dijo en esta entrevista. Su abuela, ya mayor, lo escuchaba en la radio en casa y "estaba contenta si habíamos ganado o muy enfadada si habíamos perdido".

Dicho en corto, en el fútbol está, en dosis de alcance fugaz pero intenso, todo. La pelota siempre ha estado ahí, hasta en el examen de Selectividad de hace once años. Una de las dos opciones de la prueba de comentario de texto de Lengua y Literatura Catalana era sobre una de sus crónicas de la etapa de Frank Rijkaard en el FC Barcelona.

Para un periodista-historiador (o al revés) qué mejor vehículo que ese trozo de trapo o cuero para contar también los avatares del último siglo a lo largo de 34 cuentos divididos por continentes. En eso consiste su recién publicado Atlas de una pasión esférica (Geoplaneta).

Casi una colección de microlecturas para antes de dormir, una de las virtudes del atlas -además de las ilustraciones de Pep Boatella- es que la síntesis pedagógica con la que cada historia está explicada lo hace ideal para un público, si no infantil, sí al menos rotundamente joven. La cantera del mañana. Pero no solo. Precisamente otro logro es que difícilmente un aficionado hardcore al fútbol conocerá todos los episodios que ha elegido Padilla. Y con los más famosos se ha encargado de desmitificarlos, de contarlos bien.

LEER MÁS: Cómo putear a los milicos y a Macri comprando 1 m² de césped

Adolfo Res, impulsor de la vuelta de San Lorenzo al barrio de Boedo

Arroja luz sobre la expulsión de Mwepu Ilunga, reconoce el mito de Abdón Porte y homenajea al Euzkadi casi campeón de México. No olvida al amigo futbolista de Bob Marley, redescubre la importancia de Adolfo Res, el taxista que no quiere llevar a un cliente al Carrefour de Boedo y trata de poner en su lugar la leyenda del futbolista del gulag Nikolai Starostin. Nos habla de las futbolistas-obreras a las que apartaron de este deporte porque le quitaban público a los hombres, refresca la labor comunitaria de la escuela Bubamara de Sarajevo, donde se formaron bajo las bombas jugadores como Edin Dzeko o nos revela que existe un tercer género, las fa'afafine, que también saben pegarla.

LEER MÁS: Soviets en pantalón corto: de Lenin a la cibernética

También recuerda Padilla historias más truculentas, como el del hito de Iraq clasificándose para el mundial de México'86 en mitad de una tormenta política. La repesca fue entre la selección del país que gobernaba Saddam Hussein y la Siria de Hafez al-Assad, aliado del enemigo acérrimo de aquel Iraq: el Irán chiita. En Damasco, antes del partido, dos sirios degollaron sobre el césped once gallinas que simbolizaban ser los iraquíes.

Por supuesto hay momentos también para otro tono y para aquellas que están haciendo historia justo ahora. Nadia Nadim, la niña afgana que llegó en un camión a un centro de refugiados de Dinamarca, hoy habla cuatro idiomas, estudia medicina y es una de las mejores futbolistas del mundo.

share