PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Satanás marcando gol en propia meta del feminismo

H

José Ignacio Munilla / Arte PG
 

Eso ha dicho un obispo en España. Tanto él como el demonio (como las comparaciones con el fútbol) comparten algo: no pintan nada ante el 8M

Ignacio Pato

07 Marzo 2018 13:26

Dice el obispo de San Sebastián un poco lo de siempre, que el demonio está detrás del feminismo. Que todas las mujeres brujas y todo eso, poco más o menos. Sin embargo esta vez lo ha hecho utilizando un símil futbolístico: "el demonio ha metido un gol desde sus propias filas" a la causa feminista, ha dicho José Ignacio Munilla.

La comparación futbolera del señor obispo es muy acertada. En plan la mierda, claro. Nos evoca una singular imagen: un partido de fútbol jugado por las mujeres contra los hombres. Feministas contra el sentido común, la paz y los cimientos de la sociedad podría llamarse el choque. En las casas de apuestas estaría claro por quién poner todo tu dinero excepto por un detalle.

Satanás, Belcebú, Lucifer, Samael y todo ese rollo resulta que juega en el equipo del feminismo. Agárrate el fichaje. Siguiendo la crónica deportiva del señor obispo nos encontramos con que en algún momento del partido este jugador -seguramente medio defensivo por sus natural tendencia al hostigamiento- ha cogido el balón y lo ha metido en su propia portería, la del feminismo. Defendida seguramente por una portera y defensas mujeres que, por supuesto, no han parado ese dramático balón porque ya se sabe que ni saben ni entre más de dos se entienden. Pues eso, gol en propia. Qué desastre el feminismo. La casa por barrer.

Se le olvida al señor obispo que Satanás, el único culpable de ese gol imaginario, es hasta donde sabemos un tío. Y que, como él, mejor haría en abandonar el partido y cerrar el pico porque no pinta nada cuando ellas hablan y actúan. Especialmente en vísperas de una histórica huelga feminista.

share