PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Cómo putear a los milicos y a Macri comprando 1 m² de césped Sports

Sports

Cómo putear a los milicos y a Macri comprando 1 m² de césped

H

 

La asombrosa hazaña de los hinchas de San Lorenzo recuperando al desaparecido 30.001 de la dictadura

Ignacio Pato

08 Octubre 2016 06:00

"La movilización social de nuestro club jodía a los militares". No hay mejor punto de partida para entender esta historia.

La frase nos la dice Christian Mera, abogado y uno de los impulsores de que el Club Atlético San Lorenzo de Almagro esté volviendo a casa. Al hogar que la dictadura militar de Videla les robó en el corazón de Buenos Aires.


Resultado de imagen de volver boedo dictadura


I- El desaparecido 30.001

Puedes odiarlo o que el fútbol te sea indiferente, pero si vas al barrio de Boedo te va a pasar esto. Caminas y caminas por sus calles y tienes la sensación de que a cada vuelta de esquina te vas a encontrar un estadio. Además de a café, croissants y milanesa, Boedo huele a césped.

Pero es un olor fantasma. Al equipo del barrio, uno de los más potentes del continente, la dictadura le robó en 1979 el estadio del Gasómetro. En su lugar hay desde hace 30 años un enorme supermercado Carrefour.

Mientras los militares —con la excusa del mundial 78— despilfarraban dinero para los estadios de River y Vélez, a San Lorenzo le pegó un tiro en el pecho con forma de ordenanza municipal: su estadio debía derribarse para que una calle cruzase el terreno y se construyeran pisos.


Resultado de imagen de boicot argentina 78


El militar disfrazado de alcalde de Buenos Aires, Osvaldo Cacciatore, fue el líder de lo que el sanlorencismo considera una maniobra orquestada. "Cacciatore presionó a nuestro presidente diciéndole que sabía dónde vivía y estudiaban sus hijos", recuerda Mera sobre una época en la que la extrema derecha gobernante "desapareció" a 30.000 personas.

El viejo Gasómetro de madera es el desaparecido 30.001.

"Cacciatore buscaba hacer un negocio inmobiliario en tierras de enorme valor", recuerda Adolfo Res, activista del colectivo Subcomisión del Hincha al que todos consideran el ideólogo de la vuelta a Boedo. En efecto, se acabaría derogando la ordenanza que prohibía construir otra cosa que viviendas y vendiéndose a la empresa francesa Carrefour por 90 millones el terreno que se había comprado por 9 millones.

Desde entonces, todo sanlorencista que se precie ha seguido una regla de oro: no comprar jamás en ese hipermercado.


Resultado de imagen de viejo gasometro


II- Las Madres y Los Camboyanos

Pero, ¿por qué molestaba tanto a los 'milicos' un equipo de fútbol?

Las Madres de Plaza de Mayo, que pedían la aparición con vida de sus hijos secuestrados por los militares, eligieron el estadio del Gasómetro como escenario para una de sus primeras apariciones públicas el 20 de junio de 1977. No fue casual.


Resultado de imagen de grupo artistico boedo


"Nuestro club lo fundó un cura en 1908 para sacar chicos de la calle, para que no les atropellasen mientras jugaban al fútbol. Muchos eran hijos de carboneros, familias de clase baja", dice Mera. El escritor y socio azulgrana Eduardo Bejuk asiente. "Boedo es un barrio de la zona sur, la menos favorecida de Buenos Aires. Es un barrio de casas bajas, muy identificado la poesía, con el tango, con una visión de la vida que podríamos llamar de izquierdas".

El espíritu del club recogió el espíritu literario Grupo de Boedo y el olor a alquitrán de los tangos de Homero Manzi. "San Lorenzo siempre cumplió un rol social importantísimo", afirma Mera. "Piensa que los militares veían como comunista cualquier expresión artística y el club tenía talleres de arte, teatro, poesía, tango, de carnavales. Todo ese tejido social les jodía y quisieron romperlo".


Resultado de imagen de san lorenzo camboyanos


Lo que ocurrió a partir de entonces fue que San Lorenzo se quedó sin casa y entró en bancarrota. Aquel equipo de los ochenta, sin agua corriente ni cumplimiento de contratos, fue conocido como Los Camboyanos, un mote guerrillero puesto por uno de sus propios jugadores al decir "Somos como los camboyanos, no damos nada por perdido".

Efectivamente, el equipo bajó a segunda donde jugó el año de las Malvinas, y la hinchada arropó más que nunca a los jugadores, consiguiendo un hito asombroso: meter 75.000 personas en el Monumental de River, batiendo el récord de la final del mundial de los militares que ganó Argentina.

Ni la cancha más grande del país alcanzaba. El sanlorencismo necesitaba una, la suya de siempre.



III- Volver a Boedo no es un nombre de tango

No valía con la cancha que usa San Lorenzo desde 1993, ubicada en el barrio del Bajo Flores. Desde hace unos diez años, un grupo de irredentos en torno a la Subcomisión del Hincha se plantearon una utopía con nombre de tango: volver a Boedo.

Convencieron. Consiguieron firmas. Hicieron varias manifestaciones. Primero 20.000 , después 40.000 y finalmente 110.000 personas en Plaza de Mayo en 2012. El furor social fue tal que el gobierno de la ciudad aprobó ese mismo año la Ley de Restitución Histórica que reconocía que San Lorenzo tenía legitimidad sobre el terreno de Carrefour y que podía plantear una compra.

Entonces comenzó una gigantesca colecta. Se dividió la superficie en 35.000 metros cuadrados que los hinchas podían simbólicamente adquirir. Cada uno costaba 3.240 pesos, unos 190 euros. El actor y forofo sanlorencista Viggo Mortensen compró 150 metros.


Resultado de imagen de viggo mortensen san lorenzo


"Yo compré 4, son más de 700 euros", dice Mera. También tiene los suyos Bejuk. "Saqué un libro y con las ganancias compré 20 metros", proclama. A muchos hinchas les ha costado un sacrificio económico casi prohibitivo, otros se han juntado entre amigos.

En total, San Lorenzo juntó 150 millones de pesos, casi 9 millones de euros. Las pasadas navidades, Carrefour aceptó la oferta. Ahora, mientras la empresa gana tiempo, solo falta la presentación de toda la documentación de compraventa y obra ante el gobierno de Buenos Aires.

"La vuelta es una cuestión de Estado", asegura Res. Mientras se proyecta el nuevo estadio, quizá para 2018 y que podría llamarse Papa Francisco, el sanlorencismo saca pecho.


Resultado de imagen de san lorenzo hincha


IV- Acá no

Porque San Lorenzo no solo vuelve a Boedo. También ganó su primera Libertadores hace dos años —llevando 20.000 argentinos a Marruecos para disputar la Intercontinental contra el Madrid— y es el equipo que más firmemente se opone a la privatización de los clubes de fútbol que ansía el gobierno conservador argentino.

"Tenemos un marcado enfrentamiento con el gobierno nacional. Nuestro presidente, Matías Lammens, está en la acera contraria a Mauricio Macri", reconoce Mera. La mayoría de la hinchada respalda a una junta directiva que ha hecho crecer el número de socios de 18.000 a 70.000 en 4 años.

Los sanlorencistas tienen aún un par de motivos más para sentirse diferentes en las gradas. Una es su ingeniosa creatividad. "A nuestra hinchada nos llaman en Argentina la Escuela de Tablones porque todas las canciones que sacamos luego las copian otros equipos", asume Mera, que en 1984, apenas mayor de edad, fue uno de los fundadores de La Gloriosa Butteler, la barra de animación más activa.


Resultado de imagen de ciclon boedo


La Butteler fue también el colectivo que a principios de este siglo impidió que antiguos directivos vendieran el club a escondidas a la multinacional suiza ISL, que ya trató de comprar Boca Juniors cuando estaba presidido por Macri.

El otro orgullo sanlorencista es el ambiente pacífico que reina en su estadio. No pasa en todos los campos argentinos. "Mirá", señala Mera, "nuestro estadio es nuestra casa. Cuando River bajó, sus hinchas rompieron su propio estadio. ¡Eso es impensable acá!".

"Las barras de otros clubes proceden de barrios ajenos al club", explica. "En San Lorenzo el núcleo duro de la hinchada es de Boedo. Acá no se roba. Puede haber ladrones pero acá en la grada no 'trabajan'. En nuestro estadio se cuida a la gente".

Lógico. Para robar ya se bastaron suficiente desde fuera.


Resultado de imagen de cacciatore boedo

share