PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Otro niño muerto por la policía en Argentina: su sueño, ser como Messi Sports

Sports

Otro niño muerto por la policía en Argentina: su sueño, ser como Messi

H

TW Claudia Cesaroni
 

Cumpita quería sacar a su familia de la pobreza con el balón. Asociaciones antirrepresivas denuncian 725 muertos por gatillo fácil de la policía en 2 años de gobierno Macri

I.P.

14 Marzo 2018 17:50

A Facundo Ferreyra lo mataron hace unos días dos agentes de policía de un disparo en la cabeza. Tenía 12 años y para los policías circulaba "sospechosamente" en una motocicleta, acompañado de otro adolescente de 14 años.

Ocurrió en Tucumán, y desde el primer momento las versiones de policía y familia se contradijeron. Para los primeros, hubo intercambio de disparos y persecución. Rita Ferreyra, una de las tías de Facundo, desmintió que hubiera restos de pólvora en las manos de su sobrino. "Cuando llegamos a la fiscalía nos enteramos que el dermotest salió negativo, después nos enteramos que en algunos medios salió positivo. Él nunca jamás en la vida usó un arma, a él le apasionaba el fútbol", dijo.

El fútbol estaba muy presente en la vida del pequeño. Tanto que su apodo, Cumpita, procedía de su actividad como jugador del equipo Unión de Sunchales. El deporte de la pelota sale mencionado casi cada vez que habla alguien de la familia. Facundo, Cumpita, tenía un sueño: sacar a su familia del barrio bajo a través de su talento con la bola.

En la idea insiste su abuela, Mercedes del Valle Ferreira, que ha publicado una emotiva carta de despedida en La Garganta Poderosa -un medio creado en, por y para los barrios, las villas humildes, y en el que uno de los lemas es que 'ningún pibe nace chorro'- bajo el título de Mataron a mi negrito.

Además de dar su versión de los hechos y lamentarse por algunas informaciones falsas aparecidas en medios como Clarín -que el chico había sido velado entre disparos de pistola en la cancha de Atlético Tucumán-, la mujer describe a su nieto. "Había terminado la primaria en la escuela Miguel Lillo con muy buenas notas y estaba por arrancar su nuevo ciclo en la ENET Nº5. Ya tenía todos los útiles, la mochila preparada y su ropa lista. Es más, acabábamos de comprar unos zapatos que no le gustaban para nada, pero los necesitaba para arrancar el colegio. Vivía conmigo y con sus tíos, en mi casa, en el barrio Juan XXIII, conocido como Villa Bombilla, en Tucumán".

"El 7 de mayo, Facu iba a cumplir 13. Y sí, soñaba ser como Messi, para poder comprarle una casa a su mamá, que vive en Santa Fe. Allá, él había jugado al fútbol en Unión de Sunchales y tenía pensado volver en unos meses. ¡No podrá! Me parece verlo ahora, jurándonos que algún día nos iba a comprar “una mansión, para poder vivir mejor”. Lo pienso y todavía no entiendo. ¿Cómo que no volveré a ver a mi nieto? ¿Cómo que no volverá a correr hasta mis brazos, gritándome “Pachona, Pachona”? ¿Cómo que lo mataron, si nunca nadie dijo nada malo de mi negrito? No puedo explicar lo que siento aquí, en el pecho. ¡No saben cuántos amigos tenía! No saben cuántos niños había en su entierro".

9 años después de Luciano Arruga, se repite en el país un caso mediático de un menor muerto por la policía. Arruga tenía 16 años y procedía del barrio pobre bonaerense de Lomas del Mirador cuando un día fue detenido por agentes que ya lo hostigaban en la zona desde hacía tiempo porque se negaba a robar para ellos.

Quedó probado en juicio que Luciano fue torturado durante horas. Su cadáver se encontró: había sido presuntamente recogido como atropellado por un coche y estaba enterrado en el cementerio de Chacarita como NN. No name, sin identificar.

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) denunció el pasado fin de año que en 721 días de gobierno macrista hubo 725 muertos por las fuerzas de seguridad del Estado. Es el popular y tristemente conocido como gatillo fácil.

share