PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

"Ni una menos" se planta ante la estatua del boxeador que mató a Alicia Muñiz

H

 

Se cumplen 30 años de la atrocidad de Carlos Monzón y Argentina no lo olvida

Omar Naboulsi

15 Febrero 2018 13:32

Cientos de personas del movimiento "Ni una Menos" se han manifestado en las calles de Santa Fe este San Valentín. No fue para lamentar el asesinato reciente de otra mujer argentina -un país donde asesinan a una mujer cada 30 horas-, sino para protestar ante el monumento de Carlos Monzón, un campeón de boxeo en los años 80.

Este 14 de febrero se han cumplido 30 años del día en que Monzón decidió matar a su esposa Alicia Muñiz, siendo uno de los casos de feminicidio con más repercusión de la historia de Argentina.

"Ni una menos" se personó delante de la estatua de 8 metros de altura y 15 toneladas para denunciar "la violencia simbólica que constituye la estatua para el colectivo de mujeres".

En la lectura del manifiesto anunciaron que "el femicidio de Alicia Muñiz se convertiría en emblemático porque permitió dar visibilidad a la violencia de género que por primera vez se instalaba en la primera plana de los diarios y se debatía en los programas de televisión". Además, el texto añadía que las mujeres se sienten "violentadas" al "pasar frente al monumento a Carlos Monzón y sentir que se falta el respeto a la memoria de Alicia Muñiz y en ella a todas las mujeres y travestis asesinadas por la misoginia femicida".

El asesinato ocurrió en 1988 en Mar del Plata, unos minutos antes de las 6 de la mañana del 14 de febrero, cuando la modelo uruguaya cayó a peso muerto desde el balcón de una casa del barrio de La Florida.

Cuando Monzón la arrojó como un saco de patatas ya estaba muerta... el boxeador la había pegado una paliza, estrangulándola en la misma habitación donde el hijo de 6 años de la pareja estaba durmiendo.

La tarde anterior al asesinato Muñiz, que por entonces tenía 32 años, había vuelto a la casa de Monzón para recoger a su hijo, ya que estaban separados.

Esa misma noche salieron a tomar algo e hicieron las paces, anunciando a sus amigos que se habían reconciliado.

Según la versión de Monzón, cuando volvieron a casa comenzaron una fuerte discusión por el dinero de la pensión mensual que pasaba por su hijo. Monzón asegura que iba borracho y empezó a pegar a su esposa hasta que perdió la conciencia.

Tras arrojarla desde el balcón los médicos encontraron múltiples fracturas en el cráneo, una lesión en el codo derecho y una fractura de la rótula izquierda del cádaver.

La fotografía de los restos mortales ocupó las portadas de todo el país.

Tres días después los restos de Muñiz fueron sepultados en el Panteón de Actores del cementerio de la Chacarita. Por su parte, Monzón, que en su momento llegó a ser el icono del deporte argentino más reconocido hasta la explosión de Maradona en México'86, acabó siendo condenado a 11 años de prisión por homicidio simple.

Murió el 8 de enero de 1995 tras volcar con el coche en una carretera de Santa Fe cuando volvía de un permiso a la cárcel de Las Flores, donde aún seguía preso.

share