PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

A la próxima gran figura de la NFL le falta una mano

H

Getty
 

Las franquicias se están rifando a Shaquem Griffin, una bestia capaz de levantar 102 kilos con una prótesis

PlayGround

12 Marzo 2018 15:27

El pasado 5 de marzo se acabó la "Combine" de la NFL en el Lucas Oil Stadium de Indianapolis. Una semana de dura competencia donde los mejores jugadores universitarios de EEUU se someten a una serie de pruebas físicas y de habilidad ante los cazatalentos de los franquicias.

Todos los que se presentan a las pruebas tienen la misma ambición: que les seleccionen en el Draft que se celebra en abril.

Para ello, los deportistas muestran su capacidad de salto, velocidad, potencia, fuerza y coordinación. Una de las pruebas obligatorias es la repetición en press banca, levantando 102 kilos tantas veces puedan.

Shaquem Griffin, el linebacker de la Universidad de Central Florida -1,88 m. y 104 kilos-, fue el que más destacó. Es un atleta bestial. De hecho, llegó a ser quinto clasificado en triple salto a nivel nacional y se coronó campeón estatal de salto de longitud, pero los ojeadores tienen dudas porque solo tiene una mano, la derecha. La izquierda se la amputaron a la altura de la muñeca cuando tenía 4 años por una malformación congénita.

Eso no le ha impedido hacer 15 repeticiones en el levantamiento de pesas con una prótesis en su antebrazo izquierdo, ni correr 40 yardas en 4,38 segundos. Todos los que estaban allí aplaudieron la hazaña.

A sus 22 años, este defensa de St. Petersburg –Florida- es el pequeño de dos gemelos, ya que nació un minuto después que Shaquill, que actualmente juega en los Seattle Seahawks.

Shaquem se vio afectado por el síndrome de banda amniótica. Su muñeca izquierda se enredó con una fibra durante el embarazo y como consecuencia la mano quedó atrofiada e incapacitada para desarrollarse. Esta enfermedad afecta a uno de cada 1200 bebés y los que la tienen notan fuego en sus dedos. Sufría tanto dolor que una noche, cuando aún tenía 4 años, su madre le pilló en la cocina gritando de dolor. Shaquem tenía un cuchillo en la mano derecha, decidido a deshacerse de la izquierda. “Córtame los dedos”, chillaba desconsolado.

Al día siguiente lo llevó al médico y poco después le amputaron la mano en el hospital.

Los dos gemelos son unos obsesos del fútbol americano. Su padre les entrenó a conciencia desde bien pequeños, y ambos se comprometieron a jugar siempre juntos. Cuando a Shaquill le ofrecían becas universitarias que no apostaban por Shaquem las rechazaba, hasta que Central Florida les acogió.

Allí Shaquem pasó de ser un receptor manco a un linebacker de primer nivel. Jamás ha ha aceptado un trato distinto al de los demás, ni siquiera un parking preferente en la universidad reservado para minusválidos porque no se siente tal.

Ha sido elegido el Mejor jugador defensivo de su Conferencia, así parece estar más que listo para la NFL.

Para convencer a los ojeadores ha probado guantes especiales para jugar y ya ha hablado con una empresa especializada en fabricar prótesis con impresoras 3D, pero de momento se siente más cómodo jugando con el brazo desnudo.

De llegar a la NFL, sería un caso sin precedentes. El único que se le parece es Jason Pierre-Paul, de los New York Giants, que hace años perdió varios dedos de una mano por una explosión y ha seguido jugando a gran nivel.

¿Será la próxima gran estrella del fútbol americano un gemelo con una sola mano?

share