PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Tanking: el lado miserable de la NBA en alza

H

 

Algunos equipos están sofisticando su manera de perder a propósito esta primavera

Omar Naboulsi

01 Marzo 2018 11:32

Dentro de la NBA, en teoría el sistema de competición más igualitario del mundo -todas las franquicias tienen fijado el mismo límite salarial y las plantillas se pueden reconstruir fácilmente a través del draft-, hay algunas aristas difíciles de controlar.

La más espinosa aparece en febrero, exactamente después del All Star. Este paréntesis en la liga regular sirve para que las franquicias cojan perspectiva de su situación actual. Los equipos que aspiran a meterse en los Playoffs y luchar por el campeonato perfilan su juego para llegar al final de temporada en su momento más algido, pero los que se quedan fuera de las eliminatorias por el título hacen más bien lo contrario.

El "tanking" es el gran cáncer de la NBA, y sus directivos aún no saben cómo combatirlo. La estrategia es simple: los equipos que no se juegan nada empiezan a perder partidos a propósito para conseguir una mejor posición en el Draft y seleccionar a los jugadores que deseen.

Esto no es ninguna novedad, pero el tankeo ha dado una vuelta de tuerca... los cuerpos técnicos elaboran "informes inversos", es decir, estudian con qué jugadores en cancha tienen más probabilidades de perder.

Hasta ahora, los equipos se dedicaban a darle más minutos a los jóvenes y a reducir el tiempo en cancha de los jugadores veteranos, limitando el impacto de sus estrellas. Con la inexperiencia bastaba para cosechar derrotas, pero según un estudio del periodista de ESPN, Brian Windhorst, los equipos con peores registros utilizan estos análisis para encontrar los quintetos que menos rendimiento dan para evitar victorias.

Windhorst señala directamente a los Dallas Mavericks como uno de los equipos que están empleando esta nueva táctica.

De hecho, Mark Cuban, el propietario de los Mavs, confesó que se reunió con su plantilla durante el All Star y les dijo que "perder era su mejor opción". Al verbalizarlo, la liga le ha multado con 600.000 dólares.

El buque insignia de la franquicia, Dirk Nowitzki, tampoco está de acuerdo con su jefe. "No queremos una cultura que se rinda y deje de jugar. Es importante que nuestros jóvenes aprendan cómo competir durante todo el tiempo y que jueguen duro. Esa es la única forma de mejorar y jugar en esta liga", denunció el alemán, que a sus 39 años no puede permitirse el lujo de jugar para perder.

No es el único que está en esa situación. Marc Gasol se ha topado con una encrucijada parecida en los Grizzlies, que llevan 10 derrotas consecutivas.

“Mi frustración es bastante alta. Le muestras la liga a los chicos y les enseñas las cosas correctas, que es importante; pero esto va de ganar partidos, es lo que quieren los jugadores en esta liga. Esto no se trata de desarrollar jugadores porque ya tenemos una liga para eso… Esto es la NBA, no la G-League", dijo el pívot en The Commercial Appeal.

El tanking lleva años ensuciando la competición, pero lo de esta temporada empieza a ser preocupante, ya que 9 de las 30 franquicias de la NBA están metidas en el ajo.

Los protagonistas directos son 4 equipos del Este -Atlanta Hawks, Orlando Magic, Chicago Bulls y NY Knicks- y otros 4 en el Oeste -los ya mencionados Dallas Mavericks y Memphis Grizzlies, además de Sacramento Kings y Phoenix Suns-. Estos ocho equipos, junto a los Brooklyn Nets, son los que cosechan el peor balance de la liga. El drama de los Nets es que tampoco tienen ningún aliciente para perder, ya que su primera ronda en el Draft'18 la traspasaron hace 5 años y ha acabado en las manos de los Cavaliers de Lebron James.

Sus rachas delatan el objetivo común que tienen de aquí a abril. Suns y Grizzlies acumulan 10 derrotas seguidas cada uno, Orlando seis, mientras que Kings, Hawks y Bulls llevan cuatro consecutivas. Ninguno de ellos ha ganado desde el All Star y sus triunfos caerán con cuentagotas en el mes y medio de competición que queda por disputarse.

Tal y como apunta SB Nation, en la historia de la NBA nunca ha habido 8 equipos que en una misma temporada hayan ganado menos de 30 partidos, a excepción de las campañas reducidas por culpa del cierre patronal.

Para que la 2017/18 no pase a los anales con este vergonzoso dato, los equipos mencionados tendrían que ganar más del 50% de los partidos restantes, y no parecen estar por la labor. Hay franquicias que tenían claro que este año iban a tankear, otras simplemente están mal construidas y algunas han tenido mala suerte con las lesiones, pero todas van a perder como si les fuera la vida en ello.

El premio de llevarse a perlas como Luka Doncic, Deandre Ayton o Marvin Bagley en junio es demasiado tentador.

share