PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Marsella-Atlético: uno de los partidos del año... ¿en una escalada de alarmismo?

H

 

Dos aficiones orgullosas, con radicales políticamente antagónicos... en una ciudad con ultras que odian a ambos y aroma a emboscada

Ignacio Pato

16 Mayo 2018 10:25

"Si nos vamos a ultras y a situaciones complicadas, yo recuerdo algunas imágenes del Manzanares", ha dicho Andoni Zubizarreta, director deportivo del Olympique de Marsella. Medios como La Sexta se le han echado encima porque "de los problemas de la afición del Marsella no dice nada", y "antes que hacer autocrítica o señalar a los suyos, prefiere señalar a los ultras rojiblancos".

Es una curiosa manera de apagar un fuego echándole gasolina, esta última. Aitor Zabaleta y Jimmy son dos muertes que pesan sobre el Frente Atlético, de ideología ultraderechista. Ellos estarán en la final de la Europa League de Lyon contra el Marsella. Tampoco podemos olvidar el apuñalamiento en el que en enero pasado se vio envuelto presuntamente un miembro de Suburbios Firm, una escisión también de extrema derecha del Frente Atlético con vínculos con Hogar Social Madrid.

Por supuesto que serán la minoría dentro de la expedición atlética. Habrá unos 10.000 aficionados rojiblancos en Lyon, aunque el club ha devuelto más de mil entradas. Algunos medios, como Cope, relacionaban ese hecho con el temor a una hipotética violencia por choques entre ambas aficiones.

No podemos obviar que el de la Provenza es un club con una de las aficiones más aguerridas -y en ocasiones agresiva- de Europa. El OM tiene media docena de grupos de animación que suman unos treinta mil miembros. La ideología predominante es antifascista con tendencia multicultural, de izquierda. Uno de estos colectivos, Commando Ultra 84, es el más antiguo de Francia.

Frente Atlético, de 1982 y que en su momento contaron con una facción abiertamente de izquierda llamada Red Star, es uno de los más veteranos de España.

Lo que preocupa a la opinión pública española -algunos medios presentan a la afición del Marsella con vídeos que parecen películas de terror- no parece tanto el choque político entre ultras de ambos equipos, sino dos hechos sobre los que se está haciendo hincapié estos días. La aparición de hinchas del OM cantando "Jean-Michel Aulas, vamos a romperlo todo en tu casa", en referencia al presidente del Lyon -"No hay que tomárselo en serio, es una broma. Comprendo la inquietud de los lioneses por su contenido, pero cuando cantamos 'La Marsellesa', eso no significa que vaya a correr la sangre", ha dicho el responsable de seguridad del OM Thierry Aldebert-, y un antecedente directo, la visita de los franceses al Manzanares en octubre de 2008.

Aquella vez, y tras incidentes entre la policía y la afición marsellesa dentro del Calderón, Santos Mirasierra, uno de los líderes de CU84, fue finalmente detenido y pasó tres meses en la cárcel. Este miércoles, tras una década argumentando que es "un ultra y no un criminal", Mirasierra estará en Lyon.

Getty

No ayuda que sea precisamente en Lyon, donde el delegado de gobierno de la región, Stéphane Bouillon, anuncia que se triplicará o cuadruplicará la seguridad con respecto a un partido "normal" de la liga francesa. "Normal" en la Ligue 1 quiere decir uno de esos partidos en los que por ley, si hay rivalidad entre ambas aficiones, la visitante no viaja. Este hecho le añade un carácter único al partido: habrá más de diez mil marselleses en una ciudad poco amiga de esta afición y situada solo a 300 kilómetros. El escenario más temido será el centro de la ciudad, más imprevisible para la policía que el estadio, situado a las afueras. Los departamentos de seguridad de ambos clubes recomiendan a los hinchas ir directamente al estadio.

En Lyon, a priori, y siempre a priori y sin alarmismos, no debería haber un ambiente acogedor para los hinchas del OM. Bad Gones, el grupo ultra más numeroso y activo del Lyon, es un grupo claramente ultraderechista. Cruces célticas, esvásticas, profanaciones de cementerios judíos, lemas como 'nuestro honor se llama fidelidad' (el mismo de las SS) y postales de Hitler están en su historial.

A South Winners, el grupo más marcadamente antifascista del OM, ya se enfrentaron en una multitudinaria pelea en una autopista en 2013 que dejó más de una decena de heridos, la mayoría lioneses.

Bad Gones -chicos malos, en variante francoprovenzal- son también un grupo veterano, de 1987. Tiempo han tenido para cultivar una buena amistad con Ultra Sur del Real Madrid. Aunque no está confirmada la presencia de estos últimos en Lyon mañana, un OM-Atlético no deja de ser un pack indeseable en la ciudad del Ródano.

A la posible -posible- batalla campal estarían invitados por cada lado ultras de extrema derecha del Anderlecht belga y antifascistas del AEK griego.

Es obvio que de momento esta violencia en plan Eurovisión de las hostias es solo una hipótesis. Lo que es seguro es que Europa ofrece uno de los partidos más apasionantes del año, y no solo por el título en juego.

share