PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Mario el apestado. La injusticia de que a Balotelli ya no lo quiera nadie Sports

Sports

Mario el apestado. La injusticia de que a Balotelli ya no lo quiera nadie

H

 

En 4 años, 'Supermario' Balotelli se ha depreciado un 80% en el mercado futbolístico. La pregunta es: ¿valoramos más la corrección política que el talento impredecible?

Ignacio Pato

18 Agosto 2016 05:59

A Mario Balotelli no le quiere ni el Pescara, un recién ascendido a la Serie A italiana. Ni el Chievo Verona, ni el Besiktas turco.

Y aún menos deseado es en el equipo que le paga, el Liverpool. Allí, el entrenador Jürgen Klopp le ha mandado a entrenar con los chicos del filial, de entre 18 y 20 años.

Balotelli acaba de cumplir 26. Una vez fue Supermario. Hoy parece que tenga la peste.

Su trayectoria parece una fábula sobre cómo ha triunfado una especie de ola de extraña corrección política en el mundo del fútbol.


?Balotelli acaba de cumplir 26 años. Una vez fue Supermario. Hoy nadie le quiere ?



UN PRESENTE ESQUIZOFRÉNICO

El presente de Balotelli es esquizofrénico. Cada vez que el futbolista cuelga cualquier imagen banal, estival, familiar, en su Instagram, recibe centenares de mensajes en los que los aficionados se limitan a ponerle en mayúsculas el nombre de su club. Desean verle jugando para su equipo.

Su representante lleva todo el verano intentando colocarle sin éxito. Para Mino Raiola, es más fácil vender a Pogba al United por 120 millones de euros que a Balotelli por 6.


?Para su representante ha sido más fácil vender a Pogba por 120 millones que a Balotelli por 6??



Porque Balotelli, hoy, vale 6 millones. En el verano de 2012, tras su gran Eurocopa, valía 32. En cuatro años, Supermario se ha depreciado un 80%.

Es cierto que en la tarea de encontrarle un nuevo destino no ayuda que cobre más de 10.000 euros a la semana. Ni que en sus dos últimas temporada haya visto más amarillas que goles ha celebrado. Su rendimiento hace tiempo que no es el de aquel delantero que se iba a comer el mundo cuando debutó con el Inter a los 17 años.


??En 2012, Balotelli estaba valorado en 32 millones. En cuatro veranos se ha depreciado un 80%



MARIO NO QUIERE SER NEGRO

Mario no está rindiendo como en sus mejores días. Pero lo que a los clubes les preocupa no es solo su comportamiento en el césped. Balotelli es un titular andante, un caramelo para los medios, una figura de durísimas aristas, pero también de estrafalarios episodios, incluso desde antes de que fuera futbolista.

Balotelli hasta los tres años fue Mario Barwah. Fue con esa edad cuando los Balotelli, un matrimonio blanco y lombardo, le adoptaron. Sus padres, migrantes ghaneses en Palermo, no podían mantenerlo.


?Mario fue adoptado por el matrimonio Balotelli con 3 años. Sus padres, migrantes ghaneses, no podían mantenerlo ?



"Se lavaba las manos con agua hirviendo. También se pintaba la piel de rosa", dijo de él una de sus maestras. Mario no quería ser negro.

En casa tenía una consola, pero la mayoría del tiempo se lo pasaba en el pasillo. Jugaba partidos contra rivales imaginarios, jugaba contra sí mismo. Fuera, derrochaba talento en el Lumezzane.


?Se lavaba las manos con agua hirviendo. Se pintaba la piel de color rosa. No quería ser negro



Con 15 años estaba ya en Tercera, pero Mario se preguntaba por qué fuera del campo las cosas parecían más complejas. A Balotelli le ignoraban las chicas. "Parecía transparente", dejó escrito en su biografía. Dejó de celebrar los goles.

La durísima ley antimigrantes del gobierno derechista Bossi-Fini le impedía nacionalizarse italiano hasta que cumpliera los 18 años. Para entonces, ya había escuchado demasiados gritos simiescos y debutado en Serie A con el Inter. Comenzó a jugar con la selección y en algunos estadios, como el de la Juventus, escuchaba, por boca de decenas que parecían miles, que no existen italianos negros.


?La ley antiinmigración le impidió nacionalizarse hasta los 18 años. En los estadios le gritaban que no existen italianos negros




MONIGOTE MEDIÁTICO

Los primeros problemas llegaron cuando Mourinho le lanzó una advertencia: Balotelli no podía esforzarse menos que veteranos como Figo, Zanetti o Materazzi. La relación con el Inter se acabó en el lapso de un mes. Primero, cuando a Balotelli se le ocurrió ponerse la camiseta del Milan en un programa de televisión. Días más tarde, harto de los silbidos de sus propios aficionados, tiró al suelo la nerazzurra interista.

A duras penas pudo salir del párking del estadio esa noche. La siguiente estación sería Manchester. En el City brilló. Hizo 30 goles en 80 partidos y el pase que permitió a Agüero hacer campeón al club. También dejó escenas insólitas como la infantil pelea que tuvo con Kolarov por lanzar un penalty.


??En el Inter no le perdonan que despreciase su camiseta. En el Manchester City brilló, pero acabó casi pegándose con su entrenador



Acabó llegando a las manos con el mister y volviendo al Milan. A esas alturas, Mario Balotelli era ya una especie de monigote mediático. Un día le veíamos, absortos, no saber ponerse un peto de entrenamiento.



Otro día, tras marcarle al United, se preguntaba en una camiseta '¿por qué siempre yo?'.



Balotelli se hizo meme. Fue con la celebración de aquel gol a Alemania en la Euro'12. Se plantó en mitad del campo, sin camiseta y miró cabreado a todos lados y a ninguna parte.

Aquella victoria la celebró Mario abrazando a su madre Silvia, judía e hija de supervivientes de los campos nazis. Días atrás, había estado visitando Auschwitz. Su cotización ha caído en picado desde ese verano.


???Enfadado y con la vista nublada, se convirtió en un meme. Nunca ha vuelto a estar tan cotizado



SIMPLEMENTE BALOTELLI

Hoy, Milan y Liverpool llevan dos años intentando pasarse la patata caliente. Ahora el tiempo cuenta para ellos y para el jugador, con el mercado de verano a falta de dos semanas para cerrarse.

El jugador le ha pedido consejo a Mourinho. El portugués ya le dio uno hace unos años: 'si te provocan, no reacciones'.

Quizá es sencillamente imposible que Balotelli siga ese tipo de instrucciones. Quizá sea momento de que los demás aceptemos a Balotelli, quizá sea la oportunidad de oro para un entrenador que se arriesgue porque valore el talento.


????Quizá sea el momento de que aceptemos a Balotelli. Quizá tenga un plan para ganar el Balón de Oro



Porque Balotelli va corto de protocolo pero sobrado de talento. Y tiene hambre. Hace solo unos días decía que acabaría ganando el Balón de Oro.

En este momento, nadie sabe cómo. Quizá su plan sea tan inverosímil como aquel mensaje que dejó tras los atentados de París: "¿Por qué no somos todos amigos?".

Simplemente Balotelli.

share