PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Lyon, final en la capital de la futura extrema derecha francesa

H

 

Identitarios al estilo Hogar Social o CasaPound, el Frente Nacional planea un cambio de nombre en la ciudad y Marion Maréchal-Le Pen abre un centro de estudios políticos. La pregunta es: ¿se está convirtiendo Lyon en una de las capitales del fascismo europeo?

Ignacio Pato

16 Mayo 2018 17:40

1.250 policías, cuatro veces el número desplegado para un partido "normal" de liga francesa. Es por los ultras del Marsella, ha dicho mayoritariamente la prensa española. En Francia -un país muy sensibilizado con la violencia alrededor de los estadios tras la turbulenta Euro'16- hay a quien le pueda incomodar la visita de unos ultras, los del Atlético, con dos muertos a sus espaldas.

Que sea en Lyon también cuenta. Lyon es hostil a los colectivos del Marsella no solo por el fútbol, no solo porque sean rivales casi regionales, sino por lo que políticamente representan el grueso de sus aficiones. El estadio del Lyon no es un espacio excesivamente left-friendly que digamos. Más bien lo contrario, pero esto no es una rareza atribuible a los ultraderechistas Bad Gones: sobre Lyon algunos medios nacionales ya se preguntan si es una especie de capital de la extrema derecha francesa.

Franceses puros, Bastion Social y el instituto de Ciencia Política de Marion

Françaises de souche, Bastion Social y Frente Nacional

En la capital del departamento del Ródano el identitarismo fascista es especialmente activo en los últimos años. Groupe Union Défense ha intensificado sus acciones violentas en esta década. Se trata de un viejo sindicato estudiantil de ofensiva ultraderechista nacida en la facultad de Derecho de la universidad parisina en los 70, pero este año acaba de cambiarse el nombre. Ahora se hacen llamar Bastion Social. Hace menos de un año ocuparon un inmueble y ofrecen comida a lo que los racistas denominan françaises de souche, franceses puros, de padres franceses blancos que no tengan origen migrante. Su líder Steven Bissuel, con un tatuaje de Europa Patria Nostra, reconoce inspirarse en el modelo del fascismo de tercera vía italiano de CasaPound.

Bissuel, segundo por la izquierda, junto al líder de CasaPound Gianluca Iannone, con barba en el centro

El sociólogo Nicolas Hourcade apunta a que existen conexiones, aunque estas sean individuales y para movilizaciones puntuales, entre grupos así y ultras del Lyon. "La extrema derecha radical se ha implantado bien en Lyon en estos últimos años, y eso puede dejarse notar en el estadio", afirma en la cadena BFMTV, aunque deja claro que "no todos los ultras lioneses son fachas".

En el mismo medio, el politólogo Jean-Yves Camus señala a que si el identitarismo ultraderechista tuvo su origen en Niza, "el núcleo lionés parece hoy más dominante". Lo explica en base al hecho de "la doble tradición de la región: haber tenido la capital de la Resistencia pero también grupos de extrema derecha implantados desde hace mucho tiempo" en espacios relativamente abiertos además, como en librerías o en la universidad de Lyon-3.

En Lyon será precisamente donde el 1 de junio, en un par de semanas, se desarrolle un Congreso del Frente Nacional en el que se vote un cambio de nombre del partido. El cambio sería a Rassemblement National, traducible como "agrupación nacional". Sin duda una marca mucho más inclusiva que la del frentismo. El apoyo electoral al Marine Le Pen en Lyon fue bajo comparado con otras ciudades como Niza o Marsella.

El objetivo ahora es atraer a los jóvenes identitarios, de perfil más asociado al activismo fascista -con ejemplos como las recientes batidas de Génération Identitaire en la frontera de los Alpes e incluso la ocupación de mezquitas- al partido. Lyon se posiciona como espacio clave. Marion Maréchal-Le Pen, sobrina de Marine y alto cargo del partido ahora en la sombra tras su renuncia a la vida parlamentaria el pasado año, abrirá en septiembre y precisamente en Lyon un Centro de Estudios Políticos.

No solo la prensa francesa habla de este futuro vivero de la derecha francesa. Hace pocas semanas, The Guardian hablaba, a propósito de esta nueva iniciativa, de la nieta de Jean-Marie Le Pen como de más conservadora que Marine y como posible "futura jefa" del partido. Tiene 28 años y es un perfil mucho más empático, por actual y duro, para los jóvenes identitarios franceses. L'Observateur coincide en señalar que el hecho de que el centro se abra en Lyon, "un centro neurálgico de la extrema derecha intelectual", no es casualidad. En tres años, habrá titulados del centro político de Marion Maréchal-Le Pen reconocidos por el Estado. Para entonces, el Frente ya no será el Frente, y quién sabe si estará comandado por Marion Maréchal, dejando atrás un apellido que parece ser ya lo único que detenga la aspiración de la extrema derecha de convertirse en un partido hegemónico.

share