PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

"Me estaba volviendo loco, era como si mi cuerpo estuviera tratando de decirme 'estás a punto de morir'"

H

 

El escudero de Lebron James explica cómo asimilar el sufrimiento de un ataque de pánico en medio de un partido

Omar Naboulsi

07 Marzo 2018 15:45

Kevin Love es un tipo tranquilo. Desde sus años en la universidad siempre se le consideró una estrella a la que no le acaba de gustar eso de asumir un rol de líder, por eso quizás hemos podido ver su mejor versión en los Cleveland Cavaliers, con Lebron James llevándose todas las portadas.

Sin embargo, esta semana está bajo el foco de las cámaras por una carta que ha escrito en The Players Tribune en la que explica un episodio impactante que ha vivido esta misma temporada. Todo empezó el pasado mes de noviembre, en el partido que jugó en casa contra los Atlanta Hawks. Love, un ala-pívot que tiene medias de 18 puntos y 11 rebotes en toda su carrera, se quedó solo en 4 puntos y 4 rebotes en apenas 18 minutos de juego, abandonando el choque en el tercer cuarto.

Después del partido, la franquicia informó que había sido trasladado al hospital por dolores de estómago y dificultad para respirar...

Cuatro meses después, Love ha confirmado que sufrió un ataque de pánico.

"Era 5 de noviembre, dos meses y tres días después de cumplir los 29 años. Estábamos en casa contra los Hawks en el décimo partido de la temporada y una tormenta de cosas estaba a punto de estallar. Estaba estresado por los problemas que había tenido con mi familia, no estaba durmiendo y el mal comienzo de temporada -4 victorias y 5 derrotas- después de las expectativas me estaba pasando factura", explica el escudero de Lebron James, tras la salida de Kyrie Irving en verano.

"Es difícil describirlo, pero todo estaba girando, era como si mi cerebro intentara salir de mi cabeza. Me estaba volviendo loco, era como si mi cuerpo estuviera tratando de decirme 'estás a punto de morir'. Corrí hacia el vestuario y acabé tirado en el suelo del vestuario tratando de obtener suficiente aire para respirar". Cuando salió del estadio, le acompañaron al hospital, donde le confirmaron el ataque de pánico. Se reincorporó a la rutina del equipo al día siguiente y jugó contra los Milwakee Bucks solo dos días después haciendo un partidazo -32 puntos y 16 rebotes-.

Fue algo aislado, pero Love quería enteder por qué le pasó, así que desde entonces visita a un especialista varias veces al mes.

"¿Qué demonios había pasado? ¿Por qué? No podía enterrar lo que había sucedido y tratar de seguir adelante. Acudí a la cita con cierto escepticismo. No creo que muchos jugadores de la NBA hayan tratado con un terapeuta, pero me sorprendió. El baloncesto no fue el foco principal de la charla", recuerda.

La muerte de su abuela fue uno de esos asuntos fuera del baloncesto que trató con el terapeuta y que le sirvieron para darse cuenta de que "realmente necesitaba ayuda".

En la carta, Love también se acuerda del caso de DeMar DeRozan, el jugador franquicia de los Toronto Raptors, que hizo público hace un par de semanas que sufrió una depresión. "Jugué contra él muchos años y nunca podría haber adivinado que tenía esos problemas. A veces pensamos que somos los únicos que pasamos por estas experiencias y la realidad es que probablemente nuestros amigos, compañeros o vecinos también se estén enfrentando a ellas".

Tras publicar el escrito muchos compañeros han salido a respaldar a Love, el primero de ellos LeBron James. El líder de los Cavs sabe que tiene que apoyar a un compañero con el que lleva 3 temporadas compartiendo vestuario y que actualmente lleva más de un mes de baja por la fractura del quinto metacarpiano en su mano izquierda.

"A todo el mundo le pasa algo que no podemos ver. La salud mental es un asunto invisible, pero de una forma u otra nos afecta a todos. Es parte de la vida. Si lees esto y lo estás pasando mal, más allá de lo grande o pequeño que te parezca tu problema, solo quiero decirte que ni eres raro ni diferente por compartirlo. Al contrario. Puede ser la cosa más importante que hagas. Lo ha sido para mí", acaba Love con esta reflexión.

share