PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Crónica de un total desacierto: ¿por qué el Real Madrid se ha quedado sin el portero del futuro?

H

 

El Mundial de Rusia, Zidane y la inestabilidad del proyecto han hecho que Kepa renueve por el Athletic

Omar Naboulsi

23 Enero 2018 17:12

Kepa Arrizabalaga ha vuelto a sentir hoy el cariño de su afición. Tras un mes sin pisar el césped de Lezama por una lesión en el segundo metatarsiano de su pie derecho, ha salido a entrenarse a uno de los campos de la ciudad deportiva del Athletic de Bilbao y se ha llevado una ovación con sabor a aprobación.

Los seguidores del equipo bilbaíno están pletóricos porque el portero del futuro ha renovado hasta 2025 y ha hecho oídos sordos a la oferta del Real Madrid.

Esta misma mañana ha salido a rueda de prensa para jurar amor eterno a los colores rojiblancos tras unos meses de rumores e idas y venidas de informaciones de todo tipo que llegaron a asegurar que tenía un preacuerdo con los madridistas e incluso que ya había pasado el reconocimiento médico.

¿Cómo no ha acabado jugando en el Real Madrid?

"He firmado por siete temporadas y estoy muy contento. Las negociaciones han sido largas en el tiempo y a partir del 1 de enero ha habido clubes que se han puesto en contacto tanto con el club como conmigo. El Athletic siempre ha estado al tanto de todo”, ha asegurado hoy en una de las ruedas de prensa más esperadas de los últimos años.

“Soy una persona que necesita tiempo para reflexionar y sabía que esta era una decisión muy importante de mi vida y va mucho más allá del dinero. Quiero aclarar que durante este tiempo se han dicho muchas cosas que he dicho o hecho, se han puesto en mí muchas decisiones cuando lo único que se ha visto a la postre es que he decidido seguir en el Athletic mucho tiempo".

Con esas palabras ha cerrado cualquier tipo de polémica. Ni una referencia directa al Real Madrid.

Quizá sea porque en la capital no le garantizaban la estabilidad deportiva. Iba a cobrar más de 3 millones de euros por temporada, eso es cierto, pero las contradicciones le han acabado echando para atrás.

Florentino Pérez quería ficharle a toda costa este mes de enero –previo pago de la cláusula de rescisión, ya que el Athletic no quería negociar-, pero Zidane salió ante los medios a decir que no quería ningún refuerzo a mitad de temporada y que estaba contento con Keylor Navas y Kiko Casilla. Es decir, el escenario que se planteaba era fichar por el Madrid sabiendo que sería suplente de Navas hasta junio sin la aprobación del entrenador y después le tocaba esperar que no ficharan más porteros en el mercado de verano. No le convencía.

La otra opción que tenía era aguantar hasta junio en el Athletic para después fugarse a coste cero, pero la presión que pudiera sufrir de la grada de San Mamés podría haber convertido sus últimos meses en casa en un auténtico infierno.

Fernando Llorente ya vivió eso en sus propias carnes: se negó a renovar y estuvo desde enero hasta el final de su última temporada en la grada sin jugar.

Es la estrategia que sigue Josu Urrutia desde la presidencia del club. El dirigente prefiere perder algunos millones en forma de traspaso a cambio de darle prestigio a la entidad y dejar claro a sus socios que siempre intentará retener a los talentos surgidos de Euskal Herria.

Todo esto sin tener en cuenta que pasar 6 meses apartado significaba automáticamente perderse el Mundial de Rusia’18 de este verano, donde tiene muchos números de entrar en la lista de convocados de Julen Lopetegui.

"Yo estaba en una situación de valorar todo y elegir un camino en mi vida deportiva. No decidí nada hasta hace poco", pronunciaba el portero esta mañana.

A sus 23 años ha elegido quedarse en el sitio donde lleva más de 15 temporadas protegiendo porterías, aunque ahora siempre quedará la duda de si ha renovado con el Athletic porque Zidane no ha querido apostar ciegamente por él o es que simplemente ha recapacitado y quiere convertirse en el nuevo estandarte del club de sus amores.

¿Valía la pena irse para ganar títulos a riesgo de acabar siendo suplente del Navas, Courtois o De Gea de turno?

Sea como sea, el Real Madrid se ha quedado sin los servicios de uno de los mejores porteros de la próxima década. El tiempo será el que lo confirme o lo desmienta, pero a priori acabamos de vivir la crónica de un gran desacierto merengue.

share