PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

El Joventut puede desaparecer hoy mismo

H

 

El primer equipo catalán en ser campeón de Europa está al borde de la liquidación

Omar Naboulsi

13 Febrero 2018 14:30

Casi 88 años de historia se pueden ir por el sumidero en cuestión de horas. El Joventut de Badalona, uno de los clubes históricos de la Liga ACB, está a punto de desaparecer, por increíble que parezca.

¿El motivo? La falta de liquidez para cumplir los pagos y solventar la deuda que acumula desde hace años. El Consejo de Administración de la Penya acordó ayer esperar a la decisión del Ayuntamiento de Badalona respecto la Fundación Badalona Capital Europea del Básquet antes de convocar una junta de accionistas en la que podría solicitar la liquidación de la entidad, según adelantó Palco23.

El detonante de esta situación límite ha sido el incumplimiento de los acuerdos por parte del Ayuntamiento, que en marzo del año pasado firmaron la alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, y el entonces presidente del Joventut, Jordi Villacampa. Ambos anunciaron que la ciudad adquiría por 2,3 millones de euros los terrenos del Mas Ram, aunque después los técnicos municipales pararon la operación por considerar que los terrenos no eran útiles.

Además, se firmó un contrato de patrocinio que servía para cancelar la deuda de 1,9 millones por el Impuesto de Bienes Inmuebles -IBI- del pabellón.

Efectivamente, el único símbolo reconocible internacional que tiene una ciudad como Badalona hacía pagar al club por usar el Pabellón Olímpico, donde el Dream Team fascinó al mundo en Barcelona’92.

A día de hoy, no se ha cumplido nada de eso y el Ayuntamiento decidió dejar sin validez todos los acuerdos y no realizar ninguno de los pagos acordados.

De hecho, el consistorio acaba de anunciar que el Joventut empezaría a cobrar el patrocinio si justificaba 900.000 euros de subvenciones recibidas entre 2014 y 2015 para el mantenimiento del pabellón. Tras el fracaso de Mas Ram, Dolors Sabater realizó una propuesta para elevar el contrato de patrocinio a 4,8 millones en cuatro temporadas, pero tampoco se llegó a ejecutar.

En resumen, los técnicos tienen bloqueadas las cuentas del Ayuntamiento hasta que no se justifiquen las donaciones, así que el Joventut está atado de pies y manos y por eso han solicitado la reunión de urgencia para hoy con el presidente Juanan Morales a la cabeza.

Mientras tanto, se siguen investigando las presuntas irregularidades de las subvenciones al club durante el mandato de Xavier García Albiol.

Esta grave crisis institucional ha provocado que los empleados del club y los jugadores no hayan podido percibir la última nómina.

Por si fuera poco, la situación deportiva del equipo es la peor de su historia. El primer club catalán que ganó la Copa de Europa -y el único que ha jugado siempre en la máxima categoría nacional junto al Real Madrid- es penúltimo en la clasificación de la Liga ACB con 4 victorias, el mismo balance que el último, que el Real Betis. La semana pasada la Penya echó a su entrenador, Diego Ocampo, y fichó a Carles Duran. Pocos días antes ya se había reforzado con el base argentino Nicola Laprovittola, aunque tampoco le ha servido para sumar alguna victoria.

Aún le quedan 14 jornadas para salvarse, pero ahora ya importa más bien poco porque es posible que mañana mismo ni exista.

Al contar con una masa social de unas 4.500 personas y decenas de títulos nacionales y continentales en sus vitrinas, más de uno se ha tirado de los pelos al enterarse de la noticia. La misma que confirma que el baloncesto español no es sostenible sin un gran patrocinador, una entidad pública, un mecenas o un club millonario detrás, sino no se explica que un equipo del que han salido talentos como Villacampa, los hermanos Jofresa, Ricky Rubio o Rudy Fernández no pueda seguir con vida.

La posible desaparición de la Penya es especialmente dolorosa porque es la mejor cantera del país y, posiblemente, de Europa. Cada temporada saca jugadores para el primer equipo que acaban haciendo carrera en ACB, incluso algunos han llegado a la NBA.

“Si la Penya baja, no sé dónde va a ir el baloncesto nacional”, dijo Duran hace unos días en su presentación, y no le falta razón.

El Joventut cuenta con alrededor de 450 jugadores de 4 a 18 años y más de 40 equipos de formación, destinando medio millón de euros de los 4 que tiene como presupuesto a los jóvenes. Es el club en el que se han formado más jugadores de la Liga ACB, ya que aproximadamente, 1 de cada 4 españoles de la competición son made in Penya.

¿Dejará el Ayuntamiento de Badalona que muera su único emblema?

share