PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Siguiente pancarta: 'Hermana, yo sí te creo'

H

 

"Violaría a una rusa que vea despistada y daría un palizón a un niño inglés de 12 años. 2-0 y a casa”, se lee en el grupo de WhatsApp de 5 violadores

Ignacio Pato

16 Noviembre 2017 11:18

Uno de los whatsapps del grupo de los cinco violadores de una chica en Sanfermines de 2016 dice:

"Violaría a una rusa que vea despistada y [le daría] un palizón a un niño inglés de 12 años. 2-0 y pa casa".

La frase la escribió el exguardia civil Antonio Manuel Guerrero. De los seis vídeos que hay de la violación, cinco fueron grabados con su iPhone. Se refiere a la pasada Eurocopa, jugada solo un mes antes de su crimen. Quién sabe qué logística hizo que no fuera en aquel avispero neonazi -como le llamamos aquí- de sillas y botellas rotas y sí en las fiestas más populares de todo el Estado.

Al juez le ha parecido que aquel whatsapp y otros muchos de antes del delito no aportan nada al juicio y no los ha admitido como prueba. En cambio, a su señoría sí le parece relevante analizar el muro de Facebook de la chica violada. Nadie lo ha explicado mejor que Marta García Aller en 'Facebook es la nueva minifalda'.

También hemos tenido que ver atónitos cómo en programas de máxima audiencia matinal se da la palabra a 'coachs' que dicen, textualmente y como se ve en el siguiente vídeo, que "al final hay seis víctimas, sean culpables ellos o sea culpable ella. Ella tiene derecho a un 'no' y también ellos tienen esa oportunidad de decir que no ante una provocación de ella".

En su momento, supimos que a uno de los violadores le dio un ataque de ansiedad la primera noche que pasó en el trullo. También algún que otro lumbago. Por haber violado a una mujer de la que cierto medio, en el titular más deleznable del año, se ha encargado de hacernos saber que hace "vida normal".

Sus violadores comparten afición por el Sevilla FC. Tan dentro están de cierta grada sevillista que en enero pasado nos costó no vomitar viendo cómo algunos de sus amigos pedían, con una bandera con los colores del club, la libertad para uno de los violadores, José Ángel Prenda Martínez 'El Gordo'. En El Sadar, en la ciudad de los hechos.

En España hay una violación cada vez que te sientas a comer. Cada ocho horas, lo dice hasta Interior. Después nos preguntamos que...

No es momento de pedagogía. Sí de sentir náusea infinita hacia ellos, solidaridad incondicional hacia ellas. Es momento de que la siguiente pancarta que veamos en un estadio de fútbol sea un enorme 'Hermana, yo sí te creo'.

Imagen vía @NoPennywise

share