PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Hartos de Griezmann. O cómo usar honestamente un privilegio

H

 

Esto empieza a ser muy incómodo para todos

Ignacio Pato

14 Noviembre 2017 15:23

Empieza a ser muy incómodo esto.

"No entendéis a Griezmann ni captáis su humor", dice el presidente del Atlético Enrique Cerezo. Es su forma de echar -a cuatro días del derby contra el Madrid- un capote a la última del jugador francés. O de tomar al aficionado del Atlético por tonto.

Lo que el aficionado rojiblanco no suele ser es ciego o sordo. Ayer le preguntaron en Telefoot si soñaba con jugar con Mbappé y Neymar y el problema no fue que dijera que sí.

El problema es que cada vez que habla es para dejarse querer. PSG o Manchester United, qué más da. Y no solo: también con el Real Madrid.

El pasado abril, preguntado por un hipotético interés madridista en ficharle, ya dijo que no descartaba nada y que no podía hablar porque se metería "en la mierda". ¿Decir que está a gusto en el Atlético también hubiera sido meterse en la mierda?

Un poco después, en mayo, se puso a dar puntos a las posibilidades que tenía de seguir en el Calderón o irse. ¿Al Manchester? Un 6. ¿El Atleti? Un 7. No parece mucha diferencia, sobre todo teniendo en cuenta que L'Équipe le citaba así en unas horas: "Estoy preparado para irme. Si tengo que cambiar de equipo no será un problema. Podría ser Inglaterra, Alemania, China, Estados Unidos... Lo que quiero para el año que viene son títulos".

Griezmann lleva una temporada para olvidar. 3 goles en 13 partidos, con los números en la mano. Y sin aparecer cuando el equipo le ha necesitado para evitar ser prácticamente eliminado de Champions.

Esto tras un verano en el que el club ha pagado el delito que ha cometido fichando menores, no solo no pudiendo acudir al mercado de verano, sino además teniendo que subirle la cláusula de 100 a 200 millones de euros.

¿Sería Griezmann un jugador tan cotizado si Simeone no le hubiera exigido tanto y si no hubiera estado rodeado de unos compañeros que han llevado al Atlético de Madrid a estar a punto de ganar dos Champions en tres años?

Todos los trabajadores deberíamos tener derecho a decidir nuestro futuro. Los futbolistas de élite tienen ese privilegio. No estaría de más que Griezmann lo usara siendo al menos honesto con todos los que van con su camiseta al Metropolitano.

share