PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Giménez, Saúl, Lucas: el futuro del Atleti ya es presente

H

 

Por qué el Atleti de 2019 puede seguir combatiendo, molestando... y ganando

Ignacio Pato

17 Mayo 2018 13:13

Deberían estar contentos en Uruguay. Seguramente lo estén. Saben que anoche no solo el Atleti ganó su tercera Europa League, sino que medio mundo asistió a la certificación de que el paisito tiene a una de las mejores parejas del centrales de la actualidad. Qué importante en año de mundial.

A Godín, 32 años, no hace falta presentarle, pero Josema Giménez, la otra parte de la doble G de garra charrúa, se graduó anoche como un central de primer nivel. Muchos aficionados en el club rojiblanco ya lo sabían, pero no el camino de Giménez hasta aquí no ha sido fácil: ha tenido que lidiar con dos compañeros de altísimo nivel como Joao Miranda, primero, y Stefan Savic este año.

Getty

Con 23 años parece consolidarse como titular en un puesto fundamental, de máxima exigencia, en el Atleti del Cholo. A su favor ha jugado su capacidad para domar un caracter explosivo, para medir la dureza y no penalizar al equipo, y también su -aun por rentabilizar más- poderoso remate. De entrega va sobrado.

Si el Atleti y él quieren, hay central para prácticamente una década.

El crecimiento de Saúl Ñíguez es indiscutible. Sin altibajos, aun con momentos buenos -el golazo marcado al Bayern hace dos primaveras le catapultó a las portadas- y menos buenos -un comienzo seco este año del que tuvo que liberarse con un gol al Barça-. Su autoexigencia y la que Simeone tiene con los jugadores es la misma. Es el tercer jugador de toda la Liga que más corre: 371 kilómetros esta temporada.

Para Simeone, tiene, literalmente, "condiciones para ser uno de los mejores centrocampistas del mundo".

Getty

El 8, con 23 años, ya es vieja guardia. Ya habla como un veterano, como cuando anoche puso en su sitio a la prensa que, en plena celebración, insistía en preguntar por el futuro de Griezmann.

El escudero con pegada de Koke y Gabi, tres capitanes para un centro del campo de cantera. Junto a ellos dos, más un Torres que se va, más Thomas y Lucas, aportan el ADN de la Academia del Atleti, ahora quizá más que nunca -con el cambio de estadio y logo- necesario para la conexión emocional con el aficionado.

Uno de ellos, Lucas Hernández, pudo ganarse anoche el puesto de titular en el lateral izquierdo de Francia en Rusia'18. Con 22 años. Ahí es nada. Pas mal para un madrileño nacido en Marsella.

Getty

A los cuatro años se mudó a Madrid, donde su padre jugó en Atlético y Rayo, y a los 11 entró en las categorías inferiores atléticas. Debutó en el primer equipo con 18 años y su bautismo de fuego fue una prórroga de octavos de Champions hace dos. Desde entonces ha cumplido siempre.

Su progresión ha ido relativamente condicionada al estado físico de Filipe Luis, pero el brasileño tiene diez años más que Lucas y nadie duda de que el lateral izquierdo -y quizá el eje de la zaga junto a Giménez- del Metropolitano puede ser suyo durante muchos años.

Con todos ellos ya titulados, con la continuidad de Oblak, con uno o dos fichajes que tapen bien el hueco que deje la posible marcha de Griezmann y con más Simeone, el Atlético puede seguir haciendo lo que mejor sabe hacer: combatir y molestar. Y ganar.

share