PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Este de la campeona de versos de Euskal Herria es uno de los momentos más potentes que vas a ver este año sobre un campo de fútbol

H

 

"Se acerca una chica a Messi que hace rap"... NO, es Maialen Lujanbio, la campeona nacional de bertsolaritza, una disciplina con más de 200 años de historia y de la que estás a un clic de hacerte fan

Ignacio Pato

17 Enero 2018 10:27

El otro día jugaban la Real Sociedad y el Barcelona en Anoeta. El otro día, quien estuviera prestando atención a la cadena COPE de radio pudo escuchar el que puede ser el momento más vergonzoso del periodismo deportivo en lo que llevamos -poco, eso sí- de año. Fue justo antes del saque inicial.

"Sale una chica y se acerca a Messi". Alguien apunta: es la campeona de bertsolaris. La huída hacia adelante es sonrojante: "rap, para que nos entendamos", dice Paco González, el director de Tiempo de juego, el programa deportivo líder de la radio en España.

Lo que estaba pasando en la realidad y no en las adocenadas estructuras mentales de la cadena de los obispos es que había salido al césped no "una chica", sino Maialen Lujanbio, la campeona de Bertsolaritza de Euskal Herria, la primera mujer en ganar el máximo campeonato de la disciplina, título que repitió hace solo un mes poniendo patas arriba un Bilbao Exhibition Centre en el que 14.600 espectadores habían agotado las entradas muchas semanas antes.

Pues bien, ella no estaba en Anoeta para ser "una chica que se acerca a Messi", sino para, después de saludar al capitán realista Xabi Prieto y al argentino del Barça, realizar el saque de honor en calidad de la mejor de una tradición nacida a principios del siglo XIX. A Anoeta salió junto a los otros siete finalistas, todos hombres, a los que ganó para, además de golpear el balón, hacer unos bertsos dedicados a la labor comunitaria del fútbol.

Y fue posiblemente uno de los momentos más potentes sobre un campo de fútbol que va a dar el año.

"Aunque el trabajo del balón no es el mismo que el trabajo de las palabras / Si se fomentan los valores y las maneras más allá de la competencia / Si los niños y las niñas persiguen oportunidades deportivas / Si en boca de las estrellas y los aficionados hay palabras en euskera / Ahí será donde vuestras piernas y nuestros pies se unan".

La bertsolari había dicho hace unos días que "el fútbol tiene responsabilidad social" y que "su maquinaria tiene muchos aspectos criticables pero que también aglutina y es una referencia incuestionable en la sociedad". Lujanbio también se refirió al papel que juega el deporte con la lengua y con la igualdad de género.

Anoeta pasó del silencio a romper en aplausos cuando concluyeron aquellos bertsos. Como en el Bertsolari Txapelketa Nagusia, que se celebra cada cuatro años y en el que Lujanbio se coronó el 17 de diciembre de 2017 como la mejor en temática, lenguaje, métrica, melodía, tempo, acidez o vena humorística, varias de las virtudes en que se fija el jurado para puntuar a cada bertsolari.

En la final se las vio con el otro competidor más regular, Aitor Mendiluze. Tuvieron que improvisar sobre el sudor y cantar después sobre otro punto de partida: imaginar que un coche les lleva media hora persiguiendo. Pero uno de los momentos más espectaculares de Lujanbio fue precisamente con otra propuesta temática en semifinales: "Todo iba bien hasta que se encendió la luz".

Fue ahí cuando la bertsolari de Hernani, que ya había cantado en el certamen temáticas sobre trabajo sexual y maternidad, puso las neuronas a la velocidad de la luz para ofrecer una pieza improvisada única y brillante, basada en la experiencia trans.

"Un trago y otro trago por nuestras calles / El alcohol y las ganas de sexo nos encienden / A tu casa, a mi casa, las cosas de siempre / Hemos entrado a tu habitación y esto es lo que ha pasado / La luz estaba apagada, así me he desnudado / Y de pronto se ha encendido una pequeña luz / Estás mirando a mis caderas, no soy lo que esperabas / Antes de llegar a la cama ha habido risas y bromas / Lo que hemos pasado de boca en boca, bebiendo gin-tonics / Yo tenía los pechos firmes y tú me has dado la forma / Aunque llevaba pantalones estrechos y no falda / Soy esto y lo otro, estoy tomando algunas medicinas, hormonas / Soy hombre y mujer, no soy ni mujer ni hombre / El no querer estar en ningún sitio es lo que te inquieta / Has caído en los estereotipos y en las trampas / Que nos ha dejado esta sociedad y yo no te dejo / Tú ya sabes cómo nos han dibujado y cincelado / Qué importa que hoy me desnude delante de tí / Es lo que soy yo hecho cuerpo / Se está inflando lo que cuelga en mis caderas / Apaga ya la luz y deja a la piel que mire".

share