PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Cómo participar en los Juegos de Invierno sin saber coger unos esquís

H

 

Elizabeth Swaney te enseña cómo hacerlo... es más fácil de lo que piensas

PlayGround

21 Febrero 2018 12:01

Una esquiadora estadounidense que representa a Hungría está siendo la mayor sensación de los JJOO de Invierno de Pyeongchang'18... y no por sus aptitudes en las pruebas precisamente.

A sus 33 años, Elizabeth Swaney tiene a medio mundo preguntándose cómo ha llegado a competir en las pruebas de half-pipe de esquí si no sabe hacer ni medio truco. A decir verdad, parece que le cuesta mantenerse de pie sobre los esquís.

La historia de Swaney es digna de análisis. Estudió en Harvard y trabaja como ingeniera de sistemas en Silicon Valley, aunque siempre quiso ser atleta olímpica. Tras fracasar en el remo y en el patinaje, se puso como objetivo practicar para alguna modalidad de los Juegos de Invierno.

Entonces tenía 25 años e intentó representar a Venezuela en skeleton, pero finalmente compitió por Hungría en esquí gracias a la ascendencia de sus abuelos.

Para llegar a los Juegos, Swaney supo colarse por las rendijas legales de la competición de half pipe, escogiendo un país sin apenas licencias federativas y un deporte en el que terminar la prueba sin caerse aseguraba puntos.

La estrategía consistía en disputar competiciones con menos de 30 participantes. En la mayoría de pruebas de la Copa del Mundo de Frestyle femenina lo normal es que acudan entre 20 a 25 participantes y los 30 primeros puntúan, así que con finalizar la prueba se iba a casa con puntos sí o sí. De esta manera logró la puntuación necesaria para ir a Corea del Sur con sólo 13 pruebas. "Me he centrado en mi experiencia olímpica, pero también en el halfpipe y tratando de ir más alto cada vez y conseguir más giros", explicó tras completar una de las exhibiciones más tristes que se recuerdan.

"Quería demostrar que el esquí freestyle es posible y que nunca es demasiado tarde para entrar en este deporte y ayudar a otros a soñar y progresar en Hungría. Trabajé muy duro para venir aquí y solo hay 24 mujeres en el mundo que podrían estar en esta final. Así que lo uso como motivación. Espero que esta pueda ser una plataforma para inspirar a otros".

A pesar de sentirse orgullosa, su caso, junto al del venezolano Adrián Solano en los Mundiales de esquí de fondo del año pasado, ponen en jaque qué tipo de requisitos se deben cumplir para llegar a unos JJOO.

¿Revisará el COI su normativa antes de Pekín'22?

share