PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

André el Gigante no podía ni sostener en brazos a "La Princesa Prometida"

H

WWE
 

El documental sobre su carrera descubre el ocaso de un hombre que podía beberse 120 latas de cerveza en 6 horas

Omar Naboulsi

13 Marzo 2018 16:53

"André el Gigante fue un Dios, literalmente la mayor celebridad del mundo. Es al mismo tiempo un ser humano real y una figura mitológica". Así se presenta en el tráiler del documental "André The Giant" al fenómeno de masas de la WWE en los 70 y en los 80 que fue descrito por su amigo y jefe Vince McMahon -CEO de la WWE- como "la octava maravilla del mundo".

La pieza sobre André René Roussimoff -su nombre verdadero- se estrenará el próximo 10 de abril a cargo de la cadena HBO. El director y productor ganador del Premio Emmy, Jason Hehir, será el director de un documental que retrata facetas poco conocidas del gigante francés. La pieza combina imágenes inéditas con entrevistas a personas muy cercanas a André, como Hulk Hogan o Arnold Schwarzenegger.

Esta showman de 2,25 metros de alto y 226 kilos -ese era su peso cuando luchaba, después engordó- solía mostrar al público su lado más dicharachero, pero también tuvo una parte muy oscura en su vida...

Se convirtió en un icono tan influyente que siempre tenía gente a su alrededor para salir de marcha, ya que era un gran bebedor. "La gente no le dejaría solo", dice el ex luchador Ric Flair en el tráiler, aunque lo cierto es que muchas las personas que le rodeaban estaban ahí para emborracharse gratis.

"Se burlaban de él. Él, si lo supiera, lloraría", explica Gene Okerlund, antiguo presentador de la WWE.

El físico que le sirvió para ser una estrella del wrestling también hizo que sus últimos años de vida fueran muy duros. El gigantismo que sufría hizo que las articulaciones estuvieran siempre al límite, tal y como describe la actriz Robin Wright, que vivió los problemas físicos que sufrió André durante el rodaje de "La Princesa Prometida" dando vida al gigante Fezzik.

"Había una escena en la que se suponía que yo caía y él me cogía. Y tuvieron que ponerme cables en la espalda porque él no tenía fuerza en los brazos", asegura la actriz.

El alcoholismo tampoco ayudaba. Bebía tanto que una vez se tomó 119 latas de cerveza en 6 horas -41 litros-.

Sus compañeros de ring Mike Graham y Dusty Rhodes juran que en otra ocasión se bebió 156 yonki latas de cerveza seguidas, aunque la borrachera más exagerada se la pegó en un hotel de Pensilvania al beberse 127 latas y varias botellas de vino. Al rato se lo encontraron inconsciente en el suelo del vestíbulo del hotel.

El personal no pudo levantar los 290 kilos que pesaba André en aquel entonces y tuvieron que esperar a que se despertara para sacarlo de allí.


El presentador Okerlund revela en el documental que André sabía que moriría joven por culpa del gigantismo. "El sabía que no viviría demasiado", afirma resignado.

"La octava maravilla del mundo" falleció en 1993 con 46 años, mientras dormía en su habitación de hotel en París, a causa de una insuficiencia cardiaca. En el mismo año se convirtió en el primer luchador en ser incluido en el Salón de la Fama de la WWE. Un cuarto de siglo después de su muerte, el público le sigue recordando con cariño.

share