PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Arrojan la cabeza de un toro decapitado al equipo propiedad de Red Bull Sports

Sports

Arrojan la cabeza de un toro decapitado al equipo propiedad de Red Bull

H

 

Había maneras menos desagradables de protestar contra el fútbol moderno

I.P.

22 Agosto 2016 17:49

Definitivamente el RB Leipzig no es el típico equipo que gusta a todo el mundo. En su último partido, de copa alemana, algunos radicales del Dynamo Dresden le recibieron tirando al campo la cabeza de un toro decapitado.




La acción ha levantado la esperada polémica. Muchos alemanes se preguntan cómo es posible meter en un estadio de fútbol la cabeza de un toro. Lógicamente, la sangrienta y metafórica protesta ha causado un profundo rechazo social.

Los motivos no se explican solo por proximidad geográfica. Es cierto que a Dresden y Leipzig -dos ciudades de la antigua RDA- las separan solo 120 kilómetros. Pero aun más cierto es que el RB colecciona ya varias protestas en contra.



Una de las más llamativas fue cuando hace un año la mayoría de hinchas del Union Berlin aprovecharon la visita del RB a la capital para hacer huelga de animación durante 15 minutos, vistiéndose de negro riguroso por un particular luto. El que expresaban con la pancarta 'La cultura del fútbol muere en Leipzig'.


Aquí puedes leer sobre el recimiento que hizo el St. Pauli al RB Leipzig el año pasado




El RB Leipzig está cumpliendo un plazo que no agrada a casi ninguna afición en Alemania. Comprado por la empresa Red Bull en 2009, cuando estaba en 5ª división, el plan de los inversores era ponerle en Champions League en diez años. De momento, son nuevo equipo de la Bundesliga, la 1ª división alemana.

En este tiempo, el equipo ha necesitado de varias argucias legales.

La más llamativa está en su nombre, RB Leipzig, donde RB significa, según el club, RassenBallsport, o "deportes de césped". La ley alemana no permite que los clubes deportivos tengan -a excepción del histórico Bayer Leverkusen- en su nombre oficial el de ninguna marca comercial. 

Para contentar la Ley 50+1 que impide que ningún inversor tenga más de la mitad de acciones de un equipo, Red Bull puso a la venta participaciones a 800 euros cada una -10 veces más caras que las del Bayern de Múnich, por ejemplo-, asegurándose así el control de la firma sobre el club.




share