PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Ultranacionalista y antiárabe: Donald Trump ya tiene su propio equipo de fútbol en Israel

H

Getty
 

El polémico Beitar cambia su nombre en homenaje al presidente que ha reconocido a Jerusalén como capital del país

Omar Naboulsi

14 Mayo 2018 13:35

Donald Trump ha reconocido a Jerusalén como la capital de Israel y trasladará la embajada, hasta ahora en Tel Aviv, de los Estados Unidos a la ciudad. Se abrirá este mismo lunes, coincidiendo con el 70º aniversario de la fundación del Estado de Israel.

El gobierno israelí celebra el gesto de Trump, aunque no es el único. Uno de los principales clubes de fútbol del país ha decidido cambiar su nombre en honor al presidente norteamericano. Se trata del Beitar Jerusalén, un equipo de tradición ultranacionalista fundado en 1936 y que ganado 6 veces la liga Liga.

A partir de ahora se llamará Beitar Trump Jerusalén.

"El presidente Donald Trump, en un movimiento valiente, ha reconocido a Jerusalén como la capital eterna de Israel. Ha mostrado coraje y verdadero amor por el pueblo israelí y su capital", anuncia el comunicado publicado por el club en sus redes sociales. "El Beitar Jerusalén, uno de los símbolos más importantes de la ciudad, está feliz de honrar al presidente por su amor y apoyo con un gesto propio. El presidente del club, Eli Tabib, y el director ejecutivo, Eli Ohana, han decidido añadir al nombre del equipo el nombre del presidente norteamericano que ha hecho historia. De ahora en adelante nos llamaremos Beitar Trump Jerusalén".

Jerusalén ha sido reclamada por el pueblo israelí como capital "eterna e indivisible" desde 1980, pero la ONU nunca la ha reconocido como tal.

A efectos legales, la ciudad se encuentra en un limbo creado por la propia ONU, convertiendo Jerusalén en una zona neutral desmilitarizada, algo lejos de la realidad. La decisión de Trump ha generado mucha tensión, ya que Palestina también reclama la parte oriental de la ciudad como capital desde que Israel se la arrebatara en la Guerra de los Seis Días de 1967, siendo ocupada hasta el día de hoy.

El cambio de nombre del Beitar Jerusalén no ha sorprendido tanto como se puede pensar. Es uno de los equipos económicamente más poderosos del país y sus ultras muestran un fuerte sentimiento antiárabe. Fue fundado por las juventudes del movimiento Beitar, en el marco de la derecha sionista revisionista encabezada por Likud, el partido de Benjamin Netanyahu.

La Familia, su grupo ultra, es la facción más extremista del fútbol israelí. Sus miembros promueven la "pureza" del Beitar y ejercen una importante presión sobre los dirigentes del club.

No han permitido que ningún jugador árabe fiche por el club en 82 años de historia y durante los partidos se les puede escuchar entonando cánticos despectivos hacia Mahoma o el pueblo árabe en general.

En ese tiempo solo han jugado 3 jugadores musulmanes en el Beitar y todos ellos tuvieron que salir del club por la presión de los aficionados. Ndala Ibrahim es un futbolista nigeriano, jugó cuatro partidos con el Beitar cedido por el Maccabi Tel Aviv, aunque tuvo que acabar antes de lo previsto su cesión por el acoso de los hinchas.

Algo parecido a lo que sufrieron Zaur Sadayev y Dzhabrail Kadiyev, dos jugadores chechenos y musulmanes que reciberon insultos desde que llegaron a Jerusalén. Cuando Sadayev marcó el primer gol con el Beitar, los ultras abandonaron el estadio en señal de protesta.

La prensa israelí llegó a publicar que La Familia trató de incendiar las oficinas del club tras estos fichajes.

share