PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo La mejor banda sonora que ha tenido nunca una dictadura Sports

Sports

La mejor banda sonora que ha tenido nunca una dictadura

H

 

Ennio Morricone cumple 88 años. Ha compuesto más de 500 bandas sonoras... incluida la de Argentina '78

Ignacio Pato

10 Noviembre 2016 12:24

Hasta hace unos meses tuvo que esperar el compositor Ennio Morricone para que Hollywood le diera un Óscar por una película concreta. Tenía uno honorífico, pero esta vez fue por Los odiosos ocho, teniendo el maestro 87 años. Hoy cumple 88.

Morricone redefinió la banda sonora del western moderno. Su aportación a la Trilogía del Dólar de Sergio Leone (Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo) lleva décadas en instalada en la cultura popular. Si presenciamos cualquier situación que evoque un tenso duelo entre dos personas aun hoy estamos tentados de silbar alguna melodía de Morricone.

Desde finales de los 60 fue una especie de stajanovista de las bandas sonoras. Compuso las de clásicos de culto como Teorema, Sacco e Vanzetti, Saló o Novecento. Morricone siempre estaba con una tensa melodía a punto.

Hasta que llegó el mundial 78. El italiano fue el elegido para poner música a Argentina'78, el mundial celebrado con la complicidad entre la FIFA y la dictadura militar de Videla. Lo de que cada mundial tuviera su banda sonora no es, vemos, un invento nuevo. De hecho el origen está en este twist rock de Los Ramblers para Chile'62:



Como vemos, también, la cosa va acorde con la moda musical del momento. En el 78 Morricone perpetró una canción llena de vientos, coros y algo de sintes por detrás, a medio camino entre la canción de las bicis de Verano Azul -tres años posterior-, marcha militar y escena de calma previa al tormento en una película slasher.



Muy lejos de los mejores momentos que el italiano ya había firmado en la gran pantalla, pero también de posteriores composiciones como Érase una vez en América, La misión, Los intocables o Cinema Paradiso.

Aun así, los militares argentinos, que mientras la selección ganaba su mundial seguían con su tarea represora que dejaría 30.000 desaparecidos y un país arruinado bajo el influjo de la escuela de Chicago, no se han visto en otra igual.

Nunca una dictadura ha tenido, aun siendo mediocre, mejor banda sonora.


share