PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

¿Qué hay detrás del equipo chino que está arrasando con la liga española?

H

 

El Gobierno de Xi Jinping vigila muy de cerca las inversiones millonarias del Beijing Guoan, el equipo más caro de Asia

Omar Naboulsi

14 Febrero 2018 15:29

"Tengo un cacao en la cabeza... No puedo decir que no a una oferta que arregla la vida a toda mi familia, pero por otra parte se me quedaría el corazón helado por dejar al equipo en la situación en la que se encuentra".

Así es como Jonathan Viera, la estrella de la UD Las Palmas, le ha pedido al club en rueda prensa que haga un esfuerzo y acepte la oferta de 20 millones de euros que el Beijing Guoan ha hecho por él. El canario firmaría un contrato de 3 temporadas con el equipo chino en el que cobraría 5 millones netos por cada una de ellas.

A sus 29 años y tras una carrera con algunos altibajos le acaba de llover el contrato de su vida a costa de abandonar al equipo en el que se formó en puestos de descenso.

Pocos le reprocharán su salida por esa cantidad de dinero, ya que si no es él, el Beijing Guoan intentará fichar a otro crack de La Liga como Iago Aspas. Hace apenas un mes ya se llevó a Cédric Bakambu por 40 millones y un salario de 18 kilos al año... ¿pero de dónde ha salido este nuevo gigante asiático?

Durante los últimos 20 años el Beijing Guoan ha sido uno de los equipos punteros de China -una liga, 3 copas y un par de Supercopas acreditan su constancia-, pero sin alardes económicos a pesar de contar en sus filas con jugadores como Jonathan Soriano, o Frédéric Kanouté hace unas temporadas.

Sin embargo, todo ha cambiado en el último año. En enero de 2017 Sinobo Group se hizo con el control del 64% de las acciones del club a cambio de 754 millones de euros, una exagerada inversión que convirtió al Beijing Guoan en el equipo más caro de Asia. El porcentaje estando bajo el dominio de CITIC Group, una compañía de inversión que pertenece al Gobierno de China.

El nuevo grupo inversor se fundó en Pekín en 2005 y se dedica a gestionar propiedades inmobiliarias de lujo, así como a invertir en campos diversos de las finanzas y la cultura. Ahora parece que su nuevo objetivo es cambiar el orden establecido en el fútbol chino, donde el Guangzhou Evergrande lleva años tiranizando la competición, siendo campeón de las últimas 7 Superligas.

A pesar de sus ansias de victoria, los expertos no entienden como Sinobo Group se ha gastado tanto dinero en un equipo que ni siquiera es el mejor de su país.

Sus enormes inversiones han hecho que el Gobierno ande con la mosca detrás de la oreja, ya que teme que la burbuja del fútbol acabe estallando. Para remediarlo, hace unos meses cambiaron el sistema de traspasos, aplicando una nueva normativa que restringe el derroche millonario de estos inversores.

Todos los clubes de la Superliga china pagan un impuesto de lujo del 100% si superan un límite establecido por la CFA -Asociación China de Fútbol- en los traspasos.

En el caso de los fichajes de futbolistas extranjeros, este se había marcado en 45 millones de yuanes -5,8 millones de euros-, mientras que para los nacionales el límite se fijaba en 20 -2,5 millones de euros-.

Precisamente el Beijing Guoan está siendo vigilado por las autoridades chinas a raíz del traspaso de Bakambu. El fichaje del delantero estuvo unas semanas en stand by porque el club intentó eludir el impuesto como fuera. El club creyó haber encontrado la forma al hacer que el propio Bakambu o un tercero desembolsara los 40 millones de su cláusula de rescisión, comprando la libertad del jugador. Éste, una vez libre, aceptaba el ofrecimiento del Beijing Guoan, quien de esta manera no efectuaba el pago de un traspaso.

No coló. La Federación ha denunciado la maniobra y ha señalado que el pago de una cláusula rescisión -ya sea por el jugador o un tercero- también entra en la categoría de traspaso y no queda exenta del pago del impuesto de lujo.

Esto implica que el Beijing Guoan debe abonar otros 40 millones de euros a un fondo común para el desarrollo del fútbol chino. Mientras no lo haga efectivo Bakambu no puede ser inscrito para disputar campeonatos oficiales y ya se habla de que la Federación le descontaría 10 puntos en la clasificación si no realiza el pago en breves.

Un "cacao" igual de grande que el que tiene Jonathan Viera en su cabeza.

share