PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Argentina parará sus partidos si insultan a Macri

H

 

Las gradas le dedican cánticos y el sindicato de árbitros ha pedido que se imponga esta medida. El gobierno acusa a las barras peronistas. ¿Protección o censura?

PlayGround

28 Febrero 2018 14:57

Todo empezó el pasado 4 de febrero en el Nuevo Gasómetro del barrio bonaerense de Almagro. San Lorenzo empató con Boca Juniors en casa, aunque los locales vieron como el gol que marcó Tévez para Boca era fuera de juego y el árbitro expulsó a dos de sus jugadores.

Tal fue la indignación que los hinchas de San Lorenzo pasaron de insultar al árbitro al presidente Macri en pocos minutos: "Mauricio Macri la puta que te parió", se escuchaba en todo el estadio. Un par de semanas después ocurrió lo mismo en el Monumental, cuando River acabó empatando a 2 contra Godoy Cruz con varias decisiones arbitrales bastante discutibles.

Este fin de semana el fenómeno acabó de extenderse por todo el país: en los partidos de Huracán, Chacarita, Gimnasia, Independiente y Lanús los insultos a Macri se palparon nítidamente.

Por esta razón, uno de los dos sindicatos arbitrales de Argentina -SADRA- ha propuesto suspender los partidos cuando los aficionados insulten al presidente. "Lo estamos analizando. Estamos viendo la cuestión legal, si se encuadra dentro de un acto de discriminación", anunció el secretario general del gremio, Guillermo Marconi, en Clarín.

Tal y como ha confirmado el presidente de la Asociación de Fútbol Argentino, Claudio Tapia, el Comité Ejecutivo decidirá la semana que viene si se aprueba la medida.

Desde el Gobierno sostienen que los cánticos están dirigidos por sectores vinculados al Partido Justicialista y por las barras peronistas para generar un mal clima en contra de Macri, pero la sensación general es que no solo hay motivos políticos detrás.

Los aficionados tienen la sospecha de que los arbitrajes están arreglados para que Boca Juniors sea campeón sí o sí.

Macri fue presidente del club durante 12 años y Tapia también es aficionado xeneize. Es más, hace 10 días Macri recibió en la Casa Rosada al entrenador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, dejando claro que era una reunión entre amigos y que ninguno de los dos tenía nada que ocultar.

En definitiva, por mucho que silencien con amenazas a los críticos con el presidente, ¿cómo pretenden que dejen de sospechar un posible amaño?

share