PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un estudio demuestra que drogas como el MDMA reparan partes dañadas del cerebro

H

Bryan Fernandez
 

En microdosis, las drogas psicodélicas impulsan nuevas conexiones entre neuronas

PlayGround

13 Junio 2018 17:01

Más allá de los chutes, los científicos están investigando las drogas psicodélicas -como el MDMA y LSD- para determinar si pueden reparar el cerebro. Hace ya meses se demostró que ayudaban a pacientes con depresión, trastorno postraumático o ansiedad. Pero esta vez, los investigadores han ido más allá.

En un estudio publicado en la revista Cell Reports, han encontrado pruebas de que estas drogas ayudan realmente a reparar circuitos del cerebro y sus partes dañadas. Los investigadores, dirigidos por la Universidad de California, tomaron neuronas de la corteza prefrontal, una región cerebral vinculada en el desarrollo de algunas enfermedades mentales. El equipo cogió muestras de estas neuronas a humanos, ratas y moscas. Luego las pusieron en cultivos y probaron a ver cómo les influían drogas como el LSD y MDMA.

En microdosis, el equipo observó que las sustancias provocaban un ligero crecimiento de nuevas dendritas, encargadas de unir neuronas para facilitar la comunicación e impulsaban nuevas sinapsis. Los resultados arrojaron que también incrementaron la densidad de unas partes conocidas como espinas dendríticas, que sirven como lugar de almacenamiento y transmisión de información.

“Una de las características de la depresión es que las neuritas tienden a marchitarse en la corteza prefrontal, un área clave del cerebro que regula la emoción, el estado de ánimo y la ansiedad”, explicó David Olson, profesor asistente en los Departamentos de Química y Bioquímica y Medicina Molecular y principal autor de este estudio.

Lo que les pareció más interesante es que estas sustancia parecen funcionar mejor que la ketamina. La ketamina es un droga que se ha estado utilizando en los últimos años de forma experimental como antidepresivos para combatir pensamientos suicidas.

Debido a que las sustancias probadas parecen que mejoran la plasticidad del cerebro, podría abrirse una vía para investigar nuevos tratamientos a enfermedades mentales. No obstante, Olson hace matizaciones.

“Aunque la mayoría de estas sustancias no se consideran adictivas de la misma manera que la cocaína, sí producen alucinaciones. No creo que se conviertan en medicamentos recetados, pero sí podría ocurrir un compuesto inspirado en psicotrópicos”, explica.

share