PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Acaban de liberar a una mujer que ha pasado una década en la cárcel por un aborto espontáneo Now

Now

Acaban de liberar a una mujer que ha pasado una década en la cárcel por un aborto espontáneo

H

 

Teodora Vásquez, uno de los símbolos de la lucha por la legalización del aborto en El Salvador, ha salido de prisión tras ser conmutada su pena

silvia laboreo

16 Febrero 2018 13:07

Teodora del Carmen Vásquez ha pasado casi 11 años en prisión por un delito que no cometió. Por algo que en la mayoría de países del mundo ni siquiera está considerado un crimen.

El 13 de julio de 2007, esta mujer de 34 años, cocinera de profesión, tuvo una emergencia obstétrica que derivó en un parto extrahospitalario en los baños del centro educativo donde trabajaba. Un problema médico, un proceso natural que su país, El Salvador, convirtió en 1998 en el peor de los crímenes. El feto murió porque la ambulancia no llegó a tiempo y ella fue condenada a 30 años de prisión por homicidio agravado, acusada de asfixiar al recién nacido.

Ayer Teodora fue liberada del penal de Llopango en el que estaba recluida. Tras largos años de lucha por parte de diversas ONGs, activistas, organizaciones internacionales como la ONU o la CIDH, el Gobierno de El Salvador le ha conmutado la pena. "Estoy ilusionada por seguir luchando por otras compañeras que están presas injustamente. Sé que mi esfuerzo ha valido la pena y estoy muy contenta por estar de nuevo con mi familia", ha declarado Vásquez a la salida de prisión, donde se agolpaban familiares, amigos y activistas que durante todo este tiempo han apoyado su liberación.

Su sentencia ha sido conmutada por la Corte Suprema Judicial de El Salvador, que considera de manera unánime que “existen razones poderosas de justicia, equidad y de índole jurídicas que justifican favorecerla [a Teodora] con la gracia de la conmutación”. El organismo judicial explica en su resolución que las pruebas científicas no permitían determinar “ninguna acción voluntaria que condujera a la muerte de la criatura que estaba gestando".

La alegría por la decisión de la Corte Suprema ha sido aún mayor ya que tan solo dos meses antes, en diciembre del año pasado, un tribunal de apelaciones de El Salvador había ratificado su condena a 30 años.

Teodora ha sido durante estos años uno de los símbolos de la lucha por la despenalización del aborto en un país donde está prohibido bajo cualquier supuesto. Abortar en el Salvador es un delito, ya que se reconoce al feto como ser humano desde el mismo instante de la concepción. Y en el caso de los embarazos avanzados, el crimen por el que se acusa a estas mujeres es aún mayor. A partir de las 22 semanas de gestación la tipificación del delito cambia y las mujeres que sufren un aborto son acusadas de homicidio agravado por vínculo.

A lo largo de todos estos años, organizaciones como la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto El Salvador, dirigida por la activista feminista Morena Herrera, han trabajado para sacar de prisión a todas estas mujeres condenadas. El caso de Karina fue el primero y a este le siguieron otros más, agrupados bajo el movimiento Las 17. Teodora se ha convertido en la última mujer liberada, la decimosexta de una lista que se espera que aumente muy pronto con la próxima puesta en libertad de otra mujer, Mayra Figueroa.

Su sentencia ha sido conmutada por la Corte Suprema Judicial de El Salvador, que considera de manera unánime que “existen razones poderosas de justicia, equidad y de índole jurídicas que justifican favorecerla [a Teodora] con la gracia de la conmutación”.

Sin embargo, la alegría por su liberación no impide recordar que aún quedan otras mujeres presas por esta situación. Hace tan solo un año contábamos el caso de Evelyn,una joven de 19 años condenada a 30 años de cárcel por un parto extrahospitalario en la letrina de su casa. Como ella, alrededor de 27 mujeres más esperan en prisión que se revoquen sus condenas. Mujeres que suelen cumplir un patrón bastante concreto: pocos recursos, complicaciones ginecológicas espontáneas y pruebas poco fiables.

Por eso, las organizaciones de derechos humanos piden a El Salvador que acabe de una vez con la prohibición que impide el acceso de las salvadoreñas a este derecho fundamental. Alberto Romero, miembro de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto El Salvador recordaba tras la liberación de Teodora que la pelota se encuentra en el tejado del Gobierno. En octubre de 2016, Frente Farabundo Martí propuso al Congreso la despenalización del aborto en los 3 causales tradicionales (violación, riesgo de muerte de la mujer o inviabilidad fetal).

Sin embargo, la propuesta ha quedado estancada en una cámara donde los grupos conservadores y religiosos siguen teniendo mucho poder y donde la oposición pide aumentar las penas hasta 50 años de cárcel. "Los diputados de esta legislatura (que termina a finales de abril) deberían dejar como una herencia la aprobación de la despenalización para que El Salvador deje de ser de esa minoría de países en el mundo que todavía mantienen estas leyes contra las mujeres", advirtió Romero.

Un momento de la liberación de Teodora

Una opinión similar a la que comparte la presidenta del Centro de Derechos Reproductivos, Nancy Northup que pidió a El Salvador que “priorice la reforma de la ley de aborto y libere a las mujeres restantes injustamente tras las rejas”.

Mientras eso ocurre, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió a finales del mes de enero que El Salvador revise las condenas de 27 mujeres encarceladas y aplique una moratoria a la draconiana ley. Una petición similar a la que emitió a principios de febrero la relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales de la ONU, Agnes Callamard. Según denunciaba Callamard, la prohibición del aborto genera muertes arbitrarias atribuibles al Estado.

A lo largo de todos estos años, organizaciones como la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto El Salvador, dirigida por la activista feminista Morena Herrera, han trabajado para sacar de prisión a todas estas mujeres condenadas

Actualmente, solo 8 países del mundo prohíben totalmente la interrupción del embarazo. El año pasado Chile salió de la infame lista. Queda en manos de El Salvador ser el siguiente en hacerlo.

share