PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo La revista para chicas y maricas que te rejuvenece sin cremas ni cirugía Now

Now

La revista para chicas y maricas que te rejuvenece sin cremas ni cirugía

H

 

Quítate 15 años de encima con una simple lectura

María Yuste

06 Agosto 2015 09:49

(Imágenes: Stephen Lyne para PlayGround)

Hoy me ha venido la regla. Pero, por suerte, también me ha venido el primer número de Fanzine para chicas y maricas, una especie de revista de adolescentes para adultos, con un tampón de regalo.

Y no lo digo solo por el tampón. Fanzine para chicas y maricas es el complemento ideal para cualquier día en el que te sientas un poco “depre”:

Fucsia a tutiplén; fotos de Johnny Depp, Mark Van Der Loo o Leonardo Dicaprio cuando aún estaban cañón; especial de estrellas estrelladas; guía para ser una chica mala o un test para saber qué clase de golfa eres...

Algo así como un cruce entre la Mondo Brutto y la BRAVO. Un sueño hecho realidad para todos aquellos que lloramos con el cierre de la revista Súper Pop, a pesar de llevar años sin saber el nombre de la gente que salía en sus portadas.

Julián Almazán, su creador, confiesa a PlayGround que la primera vez que leyó la mítica revista tenía 13 años: “Era la única manera que muchos teníamos entonces para ver tíos buenos. Con Internet y las redes sociales, los jóvenes de ahora ya no tienen ese tipo de problemas y la revista ha acabado desapareciendo”.

Una auténtica desgracia que él viene a suplir e incluso mejorar, puesto que aquellas revistas siempre excluyeron de forma explicita a su público homosexual.

Julián sabe lo que hace. Empezó a hacer fanzines en la década de los noventa, durante su época dorada, cuando aún no había Internet y el fanzine y era el único medio alternativo que tenía la juventud para descubrir nuevos mundos.

Sin embargo, con la llegada de los años dos mil y la red, el fanzine perdió su razón de ser. Aunque no desapareció. Se transformó. Julián se dio cuenta entonces de que los fanzines tenían ahora una onda distinta. Eran más artísticos, más “modernillos”. Pero él quería volver a hacer uno como los de toda la vida, que se pudiera leer y sirviera para aprender cosas y descubrirle música y películas a la gente.

“Creo que antes valorábamos más las cosas que descubríamos. Ahora tenemos tantas referencias y tanto acceso a ellas que lo que hacemos es acumular mierda en el disco duro. Tenemos mil películas que no vemos, mil series de televisión que vemos por obligación como si fueran los deberes y, en cierto modo, se ha perdido el encanto del descubrimiento, de la exclusividad, de lo que merece la pena tener...”

Por eso consideraba necesario volver a los orígenes. Aunque, a pesar de recuperar con mucho humor y una pizca de ironía a esas viejas glorias a los que los millennials rendimos culto en nuestra adolescencia, Chicas y maricas no es un proyecto nostálgico:

Aunque parezca que han pasado muchos años, seguimos igual. Yo veo ahora a las chicas como están con Auryn y me parece exactamente lo mismo que pasaba hace 30 años con los New kids on the block o las Spice Girls. Aunque hayan cambiado las formas de consumir esos productos, todo sigue igual”.

Incluso a nosotros mismos nos siguen gustando las mismas cosas. Aunque solo sea un poquito y nos dé vergüenza reconocerlo en público. Por eso leer Fanzine para chicas y maricas hace que ese dolescente que todos llevamos dentro vuelva a gritar como un fan enamorado.



Nunca hay que dejar de pensar como un adolescente enamorado



share