PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo La otra protagonista de 'el apuñalamiento de Slender Man' también se libra de la cárcel Now

Now

La otra protagonista de 'el apuñalamiento de Slender Man' también se libra de la cárcel

H

 

"Ellas pensaban que Slender Man era real, y querían demostrar que era real"

L.M.R.

06 Octubre 2017 14:22

Waukesha Police Department

Tres compañeras de clase, un paseo por el bosque y 19 puñaladas. Un plan mortífero ejecutado a sangre fría por dos niñas de 12 años contra la mejor amiga de ambas. Todo para honrar a un ser espeluznante surgido de la imaginación colectiva de internet. Esos son los ingredientes de una fantasía macabra que causó conmoción entre padres y educadores de todo el mundo, y para la que ya tenemos punto final en forma de segunda sentencia.



El caso, que acabó siendo mundialmente conocido como 'el apuñalamiento de Slender Man', sucedió hace ahora tres años. Anissa Weier y Morgan Geyser planearon el asesinato de su amiga Peyton Lautner como ofrenda al que muchos consideran el primer gran mito de internet, la primera gran aportación propia de la web al folclore del terror. Weier y Geyser querían llamar la atención de aquel hombre sin rostro sobre el que habían estado leyendo durante meses. Querían ser sus marionetas y vivir con él. Y aquello, según los relatos, requería un sacrificio de sangre.

El día de la agresión ambas condujeron a su amiga hasta las profundidades de un bosque cercano a sus casas. Fue Morgan la que, un poco por azar, acabó utilizando el cuchillo. 19 puñaladas en piernas, estómago, hígado y corazón. Iban a matar.


Lista manuscrita en la que Weier y Geyser hacen recuento de los 'suministros' necesarios para acometer su plan mortal

El pasado mes de agosto llegó el primer fallo judicial sobre el caso. Anissa Weier fue declarada culpable de intento de homicidio en segundo grado. Podría haber tenido que cumplir hasta 10 años en una cárcel para adultos. Al final, la sentencia quedó reducida al considerar el jurado que Weier no era responsable de sus actos cuando cometió los hechos que se le imputan. En vez de cárcel, internamiento en un centro de salud mental. En 2020 podría solicitar la libertad condicional.

Ayer era el turno de Geyser, y el resultado es el mismo. Los abogados de la joven han llegado a un acuerdo con la Fiscalía por el que Morgan se declara culpable de intendo de homicidio en primer grado a cambio de no tener que pasar por prisión.

El juez Michael Bohren acepta que Geyser no merece ir a la cárcel porque considera probado que no era responsable de sus actos cuando le asestó 19 puñaladas a la que había sido su mejor amiga durante una década. La salud mental de la joven, diagnosticada de esquizofrenia pocos meses después del ataque, ha contado como eximente. Geyser tendrá que pasar al menos los dos próximos años en un hospital mental en el que será sometida a tratamiento.


Una de las muchas representaciones gráficas de Slender Man que circulan por Internet

Durante el juicio, varios peritos psicólogos han explicado que las niñas habrían caído en un estado de delirio motivado por su obsesión compartida por la figura de Slender Man. Primero habría caído Geyser. Ella habría sido la primera en convencerse de que aquel ser sin rostro era algo más que un personaje de 'creepypasta' convertido en meme viral. Weier, por influencia de su amiga, habría acabado desarrollando lo que clínicamente se conoce como un trastorno delirante compartido. “Ellas pensaban que Slender Man era real, y querían demostrar que era real”, dicen los psicólogos.

El caso, y la sentencia, llaman a reflexionar sobre un flanco poco explorado de lo que algunos han definido como la 'ciudadanía algorítmica', allí donde la digitalización de nuestras vidas no sólo modifica nuestros comportamientos, sino también la esfera de nuestros derechos, así como nuestra capacidad de imaginar colectivamente el mundo.

El potencial de las redes colectivas para crear mitos y probar su existencia mediante pruebas falsas pero muy verosímiles, multiplica su efecto aterrador: en internet, los nuevos monstruos y las nuevas amenazas están más vivas que en ningún otro medio. Hasta el punto de que pueden traspasar la línea que separa ficción y realidad para incitar a dos niñas a matar. Y eso plantea nuevas preguntas. Por ejemplo: ¿llegará un día en el que podamos presentar ejemplos de faje news y desinformación sacados de la web como prueba eximente de nuestros comportamientos en un proceso judicial?



share