PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Feminista, ecologista y socialista: así es la nueva primera ministra de Islandia Now

Now

Feminista, ecologista y socialista: así es la nueva primera ministra de Islandia

H

 

El mejor país del mundo para ser mujer será dirigido por Katrín Jakobsdóttir, la política mejor valorada de Islandia

silvia laboreo

04 Diciembre 2017 16:13

islandia, sumida en continuos escándalos que han precipitado tres elecciones en 4 años, podría restablecer su estabilidad gracias a una mujer. Katrín Jakobsdóttir, líder del Movimiento de Izquierda-Verde ( en islandés Vinstrihreyfingin – grænt framboð) acaba de asumir el cargo de primera ministra del país, tras casi un mes de negociaciones entre los diferentes partidos. Y lo hará con una coalición tripartita formada por un amplio rango de ideologías: el Movimiento de Izquierda-Verde (ecologistas y de izquierdas), el Partido de la Indpendencia (derecha tradicional vinculado a la clase poderosa) y el Partido Progresista, partido de centro derecha conservador.


Feminista, ecologista, experta en literatura islandesa y ex ministra de Educación

Jakobsdóttir es una mujer de 41 años, socialista, feminista, anti-militarista que cree en la lucha contra el cambio climático y en la reducción de la desigualdad de género. También es la líder islandesa mejor valorada en las encuestas de opinión y su carisma es apreciado incluso por aquellos que no son votantes de los verdes. Graduada en 1999 por la Universidad de Islandia, Jakobsdóttir tiene una licenciatura de filología islandesa y una menor en francés. En 2004 cursó un máster en literatura islandesa cuyo trabajo final versó sobre la obra del escritor islandés de novela negra, Arnaldur Indriðason. Antes de dedicarse a la política trabajó en el sector editorial y como correctora en la televisión estatal RÚV.

En 2007 fue elegida parlamentaria y en febrero de 2009 ingresó en el gabinete de Jóhanna Sigurðardóttir, líder por aquel entonces de la Alianza Socialdemócrata, como ministra de Educación, Ciencia y Cultura. Eran los años duros de la crisis y la ministra aprovechó para lanzar una política de promoción de la industria creativa para remontar así la recesión económica. Katrín abandonó el Gobierno en 2013, mismo año en el que fue elegida presidenta del Movimiento de Izquierda-Verde.

LEER MÁS: Islandia podría tener la solución para detener el cambio climático

Cuatro años más tarde, Jakobsdóttir ha conseguido derrocar a la coalición de centroderecha liderada por Bjarni Benediktsson que había gobernado Islandia en los últimos meses. Pese a que el primer ministro saliente consiguió quedar primero en las elecciones del pasado octubre, perdió un cuarto de sus escaños por un escándalo político que tuvo lugar diez meses después de asumir el cargo. Bjarni Benediktsson encubrió los esfuerzos de su padre para ayudar a “restaurar el honor” de un pedófilo convicto por lo que el presidente de Islandia, Guðni Thorlacius Jóhannesson, decidió encargar la formación de un nuevo gobierno a la líder ecologista.

Dentro de los principales puntos de la agenda política de la primera ministra se encuentra una mayor inversión en el sistema sanitario, educación, e infraestructura, una bajada de impuestos para las rentas más bajas y una mejora en la igualdad de género y los derechos de las personas LGTBIQ.

LEER MÁS: Islandia, el primer país del mundo en prohibir por ley la brecha salarial

Pese a que ha recibido críticas por pactar con la derecha, el programa político de Katrín Jakobsdóttir tiene varios puntos en común con sus hasta ahora enemigos políticos. Los tres grupos se muestran preocupados por el aumento del turismo y del precio de la vivienda en los núcleos urbanos y coinciden en la necesidad de ir más allá del Acuerdo de París en lo relativo al clima. Además, los tres miembros de la coalición comparten su oposición a la entrada de Islandia en la Unión Europea, un proceso que muchos islandeses considerarían volver a la pérdida de soberanía que tenían antes de independizarse de Dinamarca.

¿Conseguirán esos puntos en común mantener la coalición tripartita durante toda la legislatura? ¿O acabará disolviéndose el Gobierno antes de tiempo como ya ha sucedido en tres de las cuatro últimas legislaturas? Está en manos de la líder más carismática del país que eso no suceda.

share